Artículos en El alzar de las manos

Porque orar es amar: mirar con el corazón, oir con el corazón, hablar con el corazón...