Artículos en Iglesia

El MISTERIO que cada dí­a nos visita
Ángeles con hoces y la cólera de Dios

Ángeles con hoces y la cólera de Dios

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) en En el exilio el

Hay un impactante texto en el Libro del Apocalipsis donde la imagen poética que se usa, a pesar de toda su belleza, puede despistar peligrosamente. El autor  escribe allí: “Así que el ángel metió su hoz sobre la tierra y la tierra quedó segada. Echó las uvas en el gran lagar de la cólera de Dios”.  ¡Un fiero ángel purificando el mundo! ¡Dios en ardiente ira! ¿Cómo se debe entender eso?

87. Nada menos que herederos

87. Nada menos que herederos

por: Alfredo Maria Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Vuelvo a tomar el hilo y recuerdo que estoy llenando cantarillos con las cuatro consignas que Benedicto XVI  encuentra en la primera carta de Pedro. Somos hijos al ser incorporados al Cuerpo de Cristo. Al injertarnos en Él somos hijos y herederos.

La hospitalidad

La hospitalidad

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

En el hemisferio norte, estamos llegando a la temporada alta de vacaciones, del 15 de julio al 15 de agosto, tiempo propicio para las relaciones humanas, el encuentro con amigos, las reuniones familiares, las relaciones sociales, que posibilitan los valores de la acogida, de la hospitalidad, las meriendas y cenas entre conocidos.

La fuente de la felicidad

La fuente de la felicidad

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Todos buscamos la felicidad, es un impulso innato. Los científicos señalan que el mundo se mueve por alcanzar la sociedad del bienestar, y fija esta meta en la obtención de algunos bienes, y en la posesión de aquello que se proyecta en el imaginario colectivo como meta, aunque se trate de algo efímero.

86. Testigos de la presencia el Resucitado

86. Testigos de la presencia el Resucitado

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Los primeros testigos de la presencia de Jesús resucitado están ahí con la fuerza del encuentro. Hay que dejar aparte la primera presencia, tan íntima, tan inabarcable con María la Madre. Ella no se asoma al brocal pidiendo dar su testimonio, lo guarda todo en su Corazón. Así que voy a recordar la primera que presentan los Evangelios: María Magdalena.

¡Nosotros primero!

¡Nosotros primero!

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

“Yo soy ciudadano, no de Atenas ni de Grecia, sino del mundo”. Sócrates escribió esas palabras hace más de veinticuatro siglos.  Hoy más que nunca éstas son palabras que necesitaríamos apropiarnos porque, más y más, nuestro mundo y nosotros mismos estamos sumergiéndonos en formas perjudiciales de tribalismo donde nos importa en primer lugar tener cuidado de nosotros mismos.

De armas y pacifismo

De armas y pacifismo

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) en En el exilio el

Los Evangelios nos cuentan que, después de la muerte del rey Herodes, un ángel se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: “Levántate. Toma al Niño y a su Madre y vete a la tierra de Israel, porque ya han muerto aquellos que atentaban contra la vida del Niño” (Mt. 2, 19-20). El ángel, al parecer, habló prematuramente; el Niño Jesús estaba todavía en peligro, está aún en peligro, está amenazado de muerte y todavía le siguen la pista, aun hoy día.