Artículos en Iglesia

El MISTERIO que cada dí­a nos visita
De ganadores y perdedores

De ganadores y perdedores

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) en En el exilio el


Nuestra sociedad tiende a dividirnos en ganadores y perdedores.  Desgraciadamente, no reflexionamos con frecuencia sobre la manera como  afecta esto a nuestras relaciones mutuas ni lo que significa para nosotros como cristianos.

El Avemaría

El Avemaría

por: Iris de Paz en Siempre con ella el

 El Avemaria es la oración más uni­versal de la Iglesia después del Padre­nuestro. Lo es porque recordamos los principios de la redención con la Encar­nación del Elijo de Dios, y nos dirigimos confiadamente a María, la Madre de Jesús y Madre de la Iglesia. Y lo es también por­que ha sido una oración tradicional muy común desde tiempos antiguos.

Acoger al forastero

Acoger al forastero

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

En las Escrituras Hebreas, esa parte de la biblia que llamamos el Antiguo Testamento, encontramos un fuerte desafío religioso a acoger al forastero, al extranjero. Esto fue recalcado por dos razones: Primera, porque, en otro tiempo, el pueblo judío mismo había sido extranjero e inmigrante. Sus escrituras continuaron recordándoles que no olvidaran eso. Segunda, ellos creían que la revelación de Dios, casi siempre, nos viene a través del forastero, en lo que es foráneo a nosotros. Esa creencia era integrante de su fe.

Santificados y misericordiosos.

Santificados y misericordiosos.

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Dos mensajes destacan en las lecturas de este domingo:

El primero consiste en la revelación de nuestra identidad, lo que somos por gracia: “Sois templos de Dios y el Espíritu de Dios habita en vosotros”. “Vosotros sois de Cristo y Cristo de Dios”. Y esta identidad nos la otorga y asegura la misericordia divina: “Él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura”. “Aleja de nosotros nuestros delitos”.

102. Cristo, el gran profeta

102. Cristo, el gran profeta

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Nos recordó el cantarillo anterior que los saduceos y fariseos urdían la trama para quitar de en medio al Profeta que se sabía  solemnemente, en la Sinagoga de Nazaret, ungido para poner en marcha el aceptar los nuevos valores del Reino de Dios. Al leer el texto de Isaías declara: Esto que acabáis de escuchar se ha cumplido HOY.

Moralización amargada

Moralización amargada

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Uno de los peligros inherentes a intentar pasar toda una vida de fidelidad cristiana es que somos propensos a volvernos moralizadores amargados, hermanos mayores del hijo pródigo, airados y celosos de la supergenerosa misericordia de Dios, amargados  de que las personas que se descarrían y se pierden puedan acceder tan fácilmente a la mesa del banquete celestial.

La voluntad de Dios

La voluntad de Dios

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Es sabiduría conocer la voluntad divina, y el autor sagrado afirma que “es prudencia cumplir la voluntad de Dios”. Quizá interpretamos estas enseñanzas en orden a actuaciones concretas, a mandamientos que debemos cumplir, y sin duda, una dimensión de la enseñanza conlleva el cumplimiento positivo de lo que sabemos es bueno.

El poder de Dios como impotencia

El poder de Dios como impotencia

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) en En el exilio el

El novelista y ensayista francés Léon Bloy hizo una vez este comentario sobre el poder de Dios en nuestro mundo: “Parece que Dios se ha condenado hasta el fin de los tiempos a no ejercer ningún derecho inmediato de amo sobre criado ni de rey sobre súbdito. Podemos hacer lo que queremos. Él se defenderá sólo por su paciencia y su belleza”.

“Sois sal, sois luz”

“Sois sal, sois luz”

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

 Hoy se nos propone la figura del justo que se apiada y presta, y la de aquel que con corazón magnánimo comparte sus bienes y da pan a los hambrientos y vestido al desnudo. Sin duda que la misericordia se demuestra con hechos concretos y no con ideologías o discursos especulativos.

101. ¡Ya!...pero todavía no!

101. ¡Ya!...pero todavía no!

por: Alfredo María Pérez Oliver en El pozo de Jacob el

El cantarillo 101  se siente feliz por ser el que va a dar comienzo a la vivencia claretiana de ser ungido por el Espíritu. Es totalmente apropiado el eslogan “Spiritus Domini”  inspirado en el Evangelio de Lucas que narra con todo detalle la visita a Nazaret “donde se había criado”.  Y  a sus paisanos dedica el comienzo de su Ministerio