Artículos en Iglesia

El MISTERIO que cada dí­a nos visita
109. Claret, profeta en la corte

109. Claret, profeta en la corte

por: Alfredo Mª Pérez Oliver en El pozo de Jacob el

Como anuncié al llenar el cantarillo anterior, tenía ya preparados otros para ser llenados con las aguas turbulentas que desde distintos torrentes, entraban el la corte de la “Reina de los tristes destinos” como fue llamada por Aparisi y Guijarro en su discurso a las Cortes el 4 de Julio de 1865.

Madre de la esperanza, del amor más hermoso

Madre de la esperanza, del amor más hermoso

por: Asterio Niño, cmf (Revista Iris de Paz) en Siempre con ella el

Sin duda alguna el Amor más hermoso es Jesús, el hijo de Dios vivo, salido de las entrañas de María Santísima. Jesús es un Amor Y es un amor hermoso. “El es el más bello de los hombres; en sus labios se derrama la gracia” (cf. Sal 44,3).

Completando el círculo – De los libros de cuentos a la espiritualidad

Completando el círculo – De los libros de cuentos a la espiritualidad

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Mi primer amor fue la literatura, las novelas y la poesía. De niño, me encantaban los libros de cuentos, misterios y aventuras. En la escuela primaria, me hicieron aprender de memoria poemas y me gustaba el ejercicio. La segunda enseñanza me introdujo en una literatura más seria: Shakespeare, Kipling, Keats, Wordsworth, Browning. Como algo extraordinario, todavía leo libros de cuentos, historias de vaqueros del viejo Oeste, tomadas del anaquel de mi padre.

La desesperación como debilidad más bien que pecado

La desesperación como debilidad más bien que pecado

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Clásicamente, tanto en el mundo como en nuestras iglesias, hemos visto la desesperación como el pecado más grave e imperdonable. La simple opinión era que ni Dios ni ningún otro te puede salvar si tú simplemente te rindes, te desesperas, te haces incapaz de esforzarte. Casi siempre en la mente popular esto fue aplicado al suicidio. 

108. Profeta delante de Dios y del pueblo

108. Profeta delante de Dios y del pueblo

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Claret desde la fragua rusiente salió con el firme propósito de imitar, configurarse con Jesús. Por tanto también con el Profeta de Nazaret “Poderoso en obras y palabras” (Lc. 24,19). Y Dios al elegir al profeta lo sitúa en un lugar y en un tiempo. El cantarillo anterior nos ha explicado las fuerzas del mal, que lucharon para alejar de Madrid al indeseado Claret. Fracasaron en sus argucias para enviarlo a las diócesis de Zaragoza o Toledo. No lo lograron por la firme voluntad de la reina de mantener en Madrid a su Confesor.

Un libro extraordinario

Un libro extraordinario

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Se afirma que Dorothy Day indicó una vez: No me llaméis santa. ¡No quiero ser desechada tan fácilmente! Una nueva biografía sobre ella escrita por su nieta Kate Hennessy (Dorothy Day – El mundo será salvado por le belleza: Un retrato íntimo de mi abuela), andará -creo yo- un largo camino previniendo a alguien de convertir a Dorothy Day -que pronto será canonizada por la iglesia- en lo que ella se temía, una santa de escayola que puede  ser piadosamente idolatrada y luego no ser tomada en serio

Llegar a ser un mendigo santo

Llegar a ser un mendigo santo

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) en En el exilio el

A excepción de la Escritura y de unos pocos místicos cristianos, la espiritualidad cristiana, hasta ahora, ha sido remisa en regalarnos una perspectiva para los años de nuestro retiro. La razón de eso no es ningún misterio. Hasta hace poco, la mayoría de la gente moría poco después de la jubilación, y así, pasados nuestros años activos, no había necesidad de una espiritualidad altamente desarrollada de la generatividad.

107.  Claret profeta siempre

107. Claret profeta siempre

por: Alfredo Maria Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

No superan las distintas relaciones del atentado de Holguín, a la que el mismo Claret relata en su autobiografía redactada en Madrid. La cita es larga pero creo importante conocerla desde la vivencia de Claret como víctima y con la perspectiva de recordarla pasados unos seis años:

Quinientos años de incomprensión

Quinientos años de incomprensión

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Recientemente firmé una tarjeta para un amigo -un devoto bautista- cuya educación supuso cierto recelo de parte de los católicos romanos. Eso es algo con lo que él aún lucha; ¡pero todos nosotros no! La historia infecta por fin nuestro ADN. ¿Quién de nosotros está enteramente libre de recelo de lo que es religiosamente diferente de nosotros? Y ¿cuál es el remedio?