Artículos en En el exilio

Como cristianos, creemos que llevamos la imagen de Dios en nosotros y esta es nuestra más profunda realidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Pero concebimos esta imagen de una forma demasiado ingenua, romantica y piadosa. Imaginamos que en algún lugar dentro de nosotros hay un bello icono de Dios estampado en nuestras almas. Puede ser, pero Dios, tal y como afirma la Escritura, es más que un icono. Dios es fuego -libre, infinito, inefable, incontenible.
(Ron Rolheiser, OMI)

¿Qué hay en el rostro de Dios?

¿Qué hay en el rostro de Dios?

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Rezamos estas palabras con sinceridad. ¿Alguna vez las decimos verdaderamente a conciencia? ¿Podemos decir honradamente que las angustias que nos impulsan a arrodillarnos son un anhelo de ver a Dios?

Alegría: una señal de Dios

Alegría: una señal de Dios

por: Ron Rolheiser (Traducción Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Sólo existe una verdadera tristeza: ¡no ser santo! El novelista, filósofo y ensayista francés Léon Bloy acaba su novela La mujer pobre con esa frase tan citada. He aquí una cita de Léon Bloy menos conocida que nos ayuda a entender por qué hay tal tristeza en no ser santo. La alegría  es una señal segura de la vida de Dios en el alma.

¿Qué me está pidiendo el amor ahora?

¿Qué me está pidiendo el amor ahora?

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Hace varios años, una compañera mía sufrió una aplastante decepción. Su tentación instintiva se orientó hacia la ira, hacia el cierre de una serie de puertas y retirarse. En vez de eso, herida en el espíritu, se hizo la pregunta: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?

Una Plegaria Eucarística

Una Plegaria Eucarística

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Siendo seminarista, un verano tuve el privilegio de asistir a un curso dirigido por el renombrado liturgista Godfrey Diekmann. Esto fue en aquel atrevido tiempo poco después del Vaticano II, cuando estaba muy de moda mirar con recelo las oraciones rituales prescritas y escribir las tuyas propias.

Más que una casa o un lugar

Más que una casa o un lugar

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

El hogar es más que una casa o un lugar en un mapa. Es un lugar en el corazón, el lugar donde más deseas estar al final del día. La idea metafórica del hogar nos puede ayudar a aclarar muchas cosas, sobre todo la manera como el sexo se conecta con el amor.

Perder la canción en el cantante

Perder la canción en el cantante

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Frecuentemente, cuando estoy escuchando a alguien que canta en vivo o en televisión, cierro los ojos para tratar de oír la canción de modo que no deje que la interpretación del cantante se interponga a la canción. Una canción puede perderse en su interpretación; ciertamente, la interpretación puede cambiar de modo que la canción quede reemplazada por el cantante.

El poder envolvente del odio

El poder envolvente del odio

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Cualquier cosa que atéis en la tierra será atada en el cielo, y cualquier cosa que desatéis en la tierra será desatada en el cielo. Sabemos que esto funciona para el amor. ¿Funciona también para el odio? ¿Puede seguirnos el odio de alguien, aun en la eternidad?

Niños ricos que crecen sin dinero, o comprensión

Niños ricos que crecen sin dinero, o comprensión

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Gloria Steinem confesó una vez que, a pesar de no haber estado nunca con sobrepeso, siempre ha estado al tanto de lo que pesaba, porque los genes que heredó de sus padres la predisponían en esa dirección.

Un santo para nuestro tiempo

Un santo para nuestro tiempo

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Hoy, ser meramente santo no es suficiente; debemos tener una santidad requerida por el momento presente. Simone Weil escribió eso, y tiene razón. Necesitamos santos requeridos por el momento presente...

Los ojos del amor

Los ojos del amor

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Imaginaos a una pareja joven intoxicada mutuamente en las primeras etapas del amor. Imaginaos a un neófito  religioso enamorado de Dios, orando en éxtasis. Imaginaos a un joven idealista trabajando incansablemente con los  pobres, inflamado y sediento de justicia. ¿Está en realidad enamorada esta joven pareja? ¿Se encuentra de hecho  enamorado de Dios ese neófito religioso? ¿Está verdaderamente enamorado de los pobres este joven activista  social?  Cuestión nada fácil.

Nuestro corazón es más fuerte que nuestras heridas

Nuestro corazón es más fuerte que nuestras heridas

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) en En el exilio el

Diez años antes de su muerte, acaecida en 1996, Henri Nouwen estuvo aquejado de una depresión que casi lo hizo trizas. Durante el tratamiento, escribió un libro muy valiente, La voz interior del amor, en el que comunicó humilde e ingenuamente sus luchas y los esfuerzos que le llevó superarlas.

El origen de nuestros conflictos y diferencias

El origen de nuestros conflictos y diferencias

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

¿Por qué la gente sincera se encuentra frecuentemente en conflicto unos con otros? El problema aquí no es cuándo la sinceridad se encuentra con la doblez o el simple viejo pecado. No. La cuestión es por qué la gente sincera y temerosa de Dios puede encontrarse radicalmente en conflicto entre sí.

Retirar la tensión de la comunidad

Retirar la tensión de la comunidad

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Energía que no transformamos, energía que transmitimos. Esa es una frase que oí primeramente de Richard Rohr y señala un desafío central para todos los adultos maduros

El poder de la belleza

El poder de la belleza

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

¡El mundo será salvado por la belleza!  Fyodor Dostoevsky escribió eso, Dorothy Day lo citó y, siglos antes de Jesús, Confucio lo hizo central para su pedagogía.  En algo coincidían.

La dimensión cósmica de la Resurrección

La dimensión cósmica de la Resurrección

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Una vez, un crítico le preguntó a Pierre Teilhard de Chardin: “¿Qué tratas de hacer? ¿Por qué todo este comentario sobre átomos y moléculas cuando estás hablando de Jesús?”

Es saludable amar tu vida

Es saludable amar tu vida

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Entre la gente de fe, existe la opinión de que, si eres una persona de fe profunda, eres capaz de  renunciar fácilmente a las cosas de este mundo, ver el mundo en toda su condición efímera, no adherirte a las cosas y morir más pacíficamente. No es cierto. Eso es ingenuo, al menos muchas de las veces.

Una afinidad improbable

Una afinidad improbable

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Uno de los santos favoritos de Dorothy Day fue Teresa de Lisieux, Teresa Martin, la santa a la que llamamos “la florecilla”. A primera vista, esto podría parecer una extraña afinidad. Dorothy Day fue la mayor activista para la justicia, protestando en las calles, siendo arrestada, yendo a prisión e iniciando una comunidad y un periódico, el Catholic Worker (Obrero católico), al servicio de los pobres.

Abrir nuestros secretos a la luz

Abrir nuestros secretos a la luz

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

¡Tú estás tan enfermo como tu secreto más morboso! Ese es un axioma inteligente. Lo que está enfermo en nosotros permanecerá enfermo a no ser que lo abramos a los demás y a la luz del día. Mientras es un secreto, es una enfermedad.

Invitación a algo más elevado

Invitación a algo más elevado

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

En 1986, el novelista checoslovaco Ivan Klima publicó una serie de ensayos autobiográficos titulados Mis primeros amores. Estos ensayos describen algunas de sus luchas morales como joven agnóstico que busca respuestas sin contenido moral explícito en el que trazar esas luchas.

El imperialismo del alma humana

El imperialismo del alma humana

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

En su autobiografía, Nikos Kazantzakis cuenta cómo en su juventud fue estimulado por una inquietud que lo tuvo buscando algo que él nunca pudo definir totalmente. No obstante, hizo las paces con su falta de paz porque aceptó que, dada la naturaleza del alma, se daba por hecho que sentiría esa inquietud y que un alma sana es un alma estimulada.