Artículos en Espacios

La vida contada desde las cuatro esquinas del mundo.

Hablar con autoridad

Hablar con autoridad

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Cada vez vamos teniendo más recelo de las palabras. Por todos sitios oímos decir a la gente: “¡Eso es sólo hablar! ¡Eso no es nada más que palabras vacías!”

Tratando santamente nuestras adversidades

Tratando santamente nuestras adversidades

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Hace treinta años, John Jungblut escribió un pequeño folleto titulado On Hallowing Our Diminisment. Es un opúsculo que sugiere maneras como podríamos forjar las humillaciones y adversidades que nos cercan...

Magnanimidad. ¿Qué significa ser de gran corazón, ser magnánimo?

Magnanimidad. ¿Qué significa ser de gran corazón, ser magnánimo?

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Una vez, durante un partido de béisbol en la escuela secundaria, un árbitro tuvo una decisión muy injusta contra nuestro equipo. Todo nuestro equipo se indignó y todos nosotros empezamos a gritar airadamente al árbitro, maldiciéndolo, insultándolo, expresando nuestra ira a voz en grito. Pero uno de nuestros compañeros de equipo no siguió la misma conducta.

Sobre auto-aversión y culpa

Sobre auto-aversión y culpa

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Recientemente, en el popular programa de televisión Saturday Night Live, un cómico tuvo una ocurrencia pintoresca a una respuesta que Nancy Pelosi había dado a un periodista que la había acusado de odiar al Presidente. Pelosi había asegurado que, como católica romana, no odiaba a nadie; y esto inspiró al cómico a expresar esta ocurrencia: “Como católica, sé que siempre hay una persona a quien odias: a ti misma”.

Inadecuación, daño y reconciliación

Inadecuación, daño y reconciliación

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Aun con las mejores intenciones, aun sin malicia en nosotros, aun cuando seamos fieles, a veces no podemos dejar de hacernos daño mutuamente. En ocasiones, nuestra situación humana es simplemente demasiado compleja para que no nos lastimemos unos a otros.

El caminito

El caminito

por: Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) en En el exilio el

Casi todos nosotros hemos oído hablar de santa Teresa de Lisieux, una mística francesa que murió a la edad de 24 años en 1897 y que es quizás la santa más popular de los dos últimos siglos. Es famosa por muchas cosas, y no lo menos por una espiritualidad que ella denominó su “caminito”. ¿Qué es su “caminito”?