Comentario al Evangelio del jueves, 22 de junio de 2023

Fecha

22 Jun 2023
Finalizdo!
José M. Vegas cmf

El Padre nuestro y la corrección fraterna

Solemos tener nuestros mayores conflictos con las personas más cercanas, con las que más queremos. También sucede en el ámbito religioso, que una de las primeras crisis de fe (si no la primera) se suele dar por situaciones conflictivas en el seno de la comunidad cristiana (la Iglesia, la parroquia, el grupo o movimiento eclesial de referencia), en la que se esperaba encontrar una atmósfera de amor, armonía y entendimiento. Surge así el sentimiento de desilusión, incluso de escándalo, que lleva a preguntarse: “pero, ¿dónde me he metido yo?” Como vemos en la primera lectura, ya en las primeras comunidades cristianas se daban situaciones de conflicto, y no solo entre los “cristianos de a pie”, sino también entre las comunidades y personas de la talla del apóstol Pablo.

La respuesta de Pablo es una auténtica declaración de amor a su comunidad, pero que se traduce en una fuerte corrección fraterna. La aparente dureza de sus palabras se corresponde con la gravedad de la situación, que ponía en peligro la integridad de la fe. Hay cuestiones esenciales en las que no es posible ni deseable transigir: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy y siempre, no os dejéis llevar por doctrinas llamativas y extrañas” (Hb 13, 8-9). El amor verdadero, del que Pablo hace gala en su entrega desinteresada y generosa, no puede estar divorciada de la verdad revelada en Cristo y, por tanto, de la corrección clara de toda desviación de ella. No se puede transigir, decimos, en cuestiones que afectan a la verdad que salva.

Pero para que esta “intransigencia” no se torne una rigidez contraria al amor cristiano, es preciso abordar todo conflicto en espíritu de oración, de apertura y súplica al Dios Padre, el único ante el que, pese a todas nuestras diferencias podemos sentirnos hermanos, con vínculos más fuertes que todo posible conflicto. Jesús, maestro de oración, nos introduce con la enseñanza del Padre nuestro en su propia experiencia filial, la unidad en el amor que preserva las diferencias.

José M. Vegas cmf

Print Friendly, PDF & Email