Comentario al Evangelio del

Paulson Veliyannoor, CMF

Comunión de los Santos

Una pregunta con la que a veces se encuentra un religioso es: "¿Cuántos miembros hay en su Congregación?". Uno de mis compañeros tiene una respuesta preparada: "Más de 7.000 miembros". Si la respuesta sorprende al que pregunta, que puede, por tanto, poner una mirada incrédula, mi amigo le explica: "Sí, somos más de 7.000. Hay unos 4.000 en el cielo, y 3.000 aquí en la tierra". Y, ¡esa es la verdad! Tenemos que contar necesariamente cada una de las almas que nos precedieron, ya sean miembros de nuestras familias biológicas, religiosas o comunidades de fe. Siguen viviendo y relacionándose con nosotros; siguen ejerciendo su ministerio de intercesión por nosotros.

La solemnidad de la Comunión de los Santos nos recuerda que pertenecemos a una familia muy grande, parte de la cual está en el cielo y sigue siendo miembro del Cuerpo vivo de Cristo. Si lo profesamos en nuestro Credo, debemos hacer de ello una realidad con la que nos relacionamos, también en nuestra vida cotidiana.