Comentario al Evangelio del

Paulson Veliyannoor, CMF

Entrando donde los ángeles temen pisar

Las descripciones de Dios dadas por Isaías y por Jesús no pueden ser más diferentes entre sí: parecen polos opuestos.

Para Isaías, la majestuosidad y la santidad de Yahvé son tan poderosas e intimidantes que sólo puede caer de pie totalmente consciente de su pecaminosidad. Pero Jesús presenta a un "Padre" tan maternal que incluso tiene contados los cabellos de nuestra cabeza.

¿Cómo conciliar estas dos imágenes?

Por supuesto, no son contradictorias, sino dos aspectos del mismo Dios. Es tan santo que ninguna criatura de la tierra puede resistir ante él; sin embargo, Dios está tan lleno de amor que podemos subirnos a su regazo y tirarle de la barba. ¿No cantaba Alexander Pope que "los tontos se meten donde los ángeles temen pisar"? Pope podría haber estado hablando fácilmente del seno de Dios, donde los ángeles temen pisar, pero nosotros, sus hijos tontos, podemos irrumpir.