Comentario al Evangelio del

Paulson Veliyannoor, CMF

La toma de posesión

A menudo me ha maravillado la gracia con la que todos los mártires cristianos, sin excepción, se han acercado a su muerte; las poderosas palabras que pronuncian y que aturden incluso a sus adversarios.

Uno de los grupos de jóvenes mártires que más me gustan, mis hermanos mayores en la fe, son los 51 mártires claretianos del "seminario martirial" de Barbastro (España), casi todos ellos adolescentes o jóvenes adultos. Tuvieron la opción de optar por el martirio; pero no lo hicieron. Tenían la opción de odiar, pero no lo hicieron. ¡Y el tipo de palabras que pronunciaron en sus últimos momentos! Escribieron a la Congregación: "Todos morimos felices sin remordimientos ni recelos.

Todos morimos rogando a Dios que nuestra sangre no sea derramada en venganza". Es humanamente imposible hablar así. Eso da la verdad: en esos momentos, incluso para los más débiles, las palabras se darán. No seremos nosotros los que hablemos, sino el Espíritu de Cristo. No hay duda de ello.