Comentario al Evangelio del

Paulson Veliyannoor, CMF

Un corazón abierto

El Papa Benedicto XVI (Ratzinger, He aquí el traspasado) sitúa el Sagrado Corazón en el centro del Misterio Pascual, lo que da un vuelco a la comprensión del corazón como órgano de autoconservación:

"La tarea del corazón es la autoconservación, mantener unido lo que es suyo. El Corazón traspasado de Jesús también ha "trastocado" (cf. Os 11,8) esta definición. Este Corazón no se ocupa de la autoconservación, sino de la autoentrega. Salva al mundo abriéndose a sí mismo. El colapso del Corazón abierto es el contenido del misterio pascual. El Corazón salva, en efecto, pero salva entregándose. Así, en el Corazón de Jesús, se nos presenta el centro del cristianismo. Expresa todo, todo lo que es genuinamente nuevo y revolucionario en la Nueva Alianza. Este Corazón llama a nuestro corazón. Nos invita a salir del vano intento de autoconservación y, uniéndonos a la tarea del amor, entregándonos a él y con él, a descubrir la plenitud del amor que sólo es eternidad y que sólo sostiene al mundo".