Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz @rosaruizrmi

Queridos amigos y amigas:

De nuevo la primera lectura de hoy nos vuelve a hablar del tema de la desnudez. Aunque ahora no es la desnudez de la libertad de la que hablamos el jueves, sino la desnudez que asusta y nos pone en manos del miedo. Mal compañero el miedo. Algo que sigue siendo fruto del Mal. Cuando pasamos de pasear con Dios en la tranquilidad de la vida a escondernos de Él, algo dentro de nosotros está roto.

Y cuando eso pasa, todo nos da miedo. Y empezamos a echar culpas a diestro y a siniestro, siempre fuera de nosotros. Menos mal que lo propio de Dios es cubrir nuestra desnudez y nunca avergonzarnos. Propio de Dios es alimentarnos y nunca agrandar nuestras necesidades. Propio de Dios es compadecerse de nosotros y nuestra falta de fuerzas y nunca aprovechar nuestras debilidades.

Quizá por eso es capaz de movilizar a todo su “público” y contar con todos ellos para que coma la multitud. No lo hace para su propio beneficio (de hecho, nos cuentan que cuando notó que querían hacerlo rey por darles de comer, Jesús se aleja y esconde). Cada cual pone lo mejor de sí, lo que tiene y es. Y Dios pone su parte, lo que le es propio: bendecir, multiplicar, cuidar, alimentar, cubrir nuestra desnudez. Tenemos mucha suerte.

Vuestra hermana en la fe,
Rosa Ruiz @rosaruizrmi

Comentarios
Ver 15 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.