Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz @rosaruizrmi

Queridos amigos y amigas:

El mal es astuto. Siempre. Como la serpiente. Y también es amigo de generar sospechas, de confundir, de enfrentar, de enredar con razones aparentes... Como la serpiente. Hay tres grandes consecuencias cuando el Mal nos maneja: nos avergonzamos de nosotros mismos, desconfiamos de los demás y nos escondemos de Dios.

En la Antigüedad, la enfermedad es una de las señales del mal. Cuando falta la salud, falta también, de algún modo, la buena relación con uno mismo, con los demás y… con Dios. En esas culturas, no poder hablar, no poder escuchar o ver, era tanto como reconocer que se había roto la armonía y el orden. Que el Mal que rompe y nos divide lleva la voz cantante. Ahora ninguno diríamos que la enfermedad es signo del Maligno, pero sí experimentamos que cualquier síntoma físico o psíquico nos desequilibra, nos resta bienestar.

Por eso en momentos así se agradece tanto que quien puede regalarnos la Salud (la salvación) quiera tocarnos, mezclarse con nosotros, y decirnos: “effetá, ábrete”. Como Jesús. La dirección en que actúa Dios es exactamente la contraria de la que elige el Mal: uno divide, otro unifica; uno engaña, otro clarifica; uno se aleja, otro se acerca. Y así, la buena gente no paraba de exclamar: “Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos”. Dios nos hace bien.

Vuestra hermana en la fe,
Rosa Ruiz @rosaruizrmi