Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz @rosaruizrmi

Queridos amigos y amigas:

Creo que a menudo confundimos el ansia de Dios por proteger su poder -conocer el bien y el mal- con nuestras propias ansias de ser dioses -conocer el bien y el mal-.

Pero la mayor confusión es dar más importancia al pecado y la metedura de pata que al soplo de vida que nos hace seres vivos y bien vivos: ¡vivientes! Ese soplo de Dios que entra en nosotros por la nariz, según el Génesis. Este Dios que aprovecha cualquier rendija para entrar, para vivificarnos. Un Dios que, como dice el salmo 103, abre su mano y nos sacia de bienes y si nos retirara su aliento, moriríamos.

Porque nuestro Dios está mucho más interesado en la vida que nos recorre el interior que lo que ocurre por fuera. No es que no sea importante, claro. No es que no nos influya. Pero ni punto de comparación. Como dice Jesús en el evangelio de hoy: lo que sale de dentro del hombre es lo que le hace puro o impuro. Preocupémonos más por las maldades que permitimos salgan de dentro nuestro. Sin duda tiene más importancia que andar teorizando con el conocimiento del bien y el mal. Mientras hablamos andan a sus anchas las mentiras, envidias, difamaciones, codicias, fraudes….

Cuestión de elegir: cuidemos el soplo de vida que hemos recibido en nuestro interior. Y dejemos que lo que salga de ahí no haga abundar el mal que nos rodea por fuera.

Vuestra hermana en la fe,
Rosa Ruiz @rosaruizrmi

Comentarios
Ver 20 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.