Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco, cmf

Queridos hermanos:

El escrito que llamamos “carta a los Hebreos”, al que hemos venido dirigiendo la atención en estas últimas semanas, no es ciertamente una carta, pues no indica remitente ni destinatario; pero el autor ha querido acercarlo ligeramente al estilo epistolar, especialmente al de San Pablo. Por ello, antes de concluir, ofrece unos breves consejos: hace una llamada a la hospitalidad (¿recordamos la obra de misericordia “hospedar al peregrino”?, a visitar a los presos (me consta que la pastoral penitenciaria, que la Iglesia nunca olvida, es muy gratificante y fructífera), a la fidelidad matrimonial y a la castidad en general, y a una confianza en el Dios providente que ahuyente toda codicia o ansiedad, conscientes de que Dios es muy capaz de suplir todas nuestras deficiencias. Orientaciones bien prácticas que podrían servirnos de examen de conciencia.

Al leer el evangelio de hoy, no puedo evitar una leve sonrisa, recordando algo que cierta agrupación religiosa, autodenominado cristiana, se toma muy en serio: la supuesta prohibición bíblica de celebrar cumpleaños. Es tirar del rábano por la hoja más lateral.

En algunas enseñanzas Jesús y el Bautista se parecen tanto que Herodes llega a pensar si no serán la misma persona. Son dos profetas que incomodan, pues van más allá de las convenciones de su época. Por entonces el “cambio de pareja” era fácil y frecuente; y, al parecer, Herodías se encontraba más a gusto con su nuevo maromo, Herodes Antipas, reyezuelo de Galilea, que con el hermanastro de este, Filipo, jefe de los altos del Golán. Y Antipas debió de descansar el día en que “despachó” a su primera pareja, una princesa nabatea hermana del rey Aretas IV; este juró odio eterno a cuanto oliese a judío, por lo que, más tarde, se propuso perseguir hasta el fin del mundo al judío Saulo (cf. 2Co 11,32), que se había osado llevar a su reino (la “Arabia” de Gal 1,17) “una especie de” judaísmo.   

Hasta aquí la comedia de enredo. Pero el evangelista quiere recalcar cosas de más trascendencia. El radical Jesús había declarado indisoluble el matrimonio, según el plan primigenio de Dios manifestado en el AT, pero que el mismo AT había “dulcificado”, “por la dureza de sus corazones” (cf. Mc 10,4-8). Jesús vuelve a la seriedad primitiva; reafirma el respeto sagrado a la esposa y a la dignidad de la vida afectivo-sexual. Marcos nos informa de que esto ya había costado la vida a Juan el Bautista.

Y esto nos lleva a la segunda parte del mensaje: prevención frente a los  poderosos, siempre dispuestos a acallar al profeta, eliminándolo, si es preciso,  Antipas había encarcelado al Bautista con mala conciencia, convencido de que era un hombre justo; actuó cobardemente: en él pudo más el deseo de agradar a su nueva esposa que el respeto a la santidad de Juan. Quizá oía de vez en cuando reproches de su conciencia: por eso bajaba a hablar con el preso. En cambio Herodías debió de tener menos escrúpulos: aprovechó la primera ocasión para acallar definitivamente la voz que había incomodado a su marido y a ella. Y Herodes cayó en nueva cobardía: ¿qué diría su mujer, y los invitados…? Respetos humanos ahogaron el respeto a la santidad y a la propia conciencia. ¿Quién no está expuesto, seguramente en asuntos de menor cuantía, a algo semejante?

Vuestro hermano

Severiano Blanco cmf

Comentarios
Ver 20 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.