Comentario al Evangelio del

Oscar Romano, cmf

A la paz de Dios:

Jesús emplea un lenguaje distinto sobre Dios. Me he hecho muchas veces la pregunta: ¿por qué Jesús utiliza este lenguaje de las parábolas?  He llegado a algunas conclusiones, unas más de fondo, otras más de forma, sobre la novedad del lenguaje de Jesús.

RAZONES DE FORMA.

Es un lenguaje, el de las parábolas, que todo el mundo entiende. Porque se parte de la vida. Quien tiene los ojos abiertos y una sensibilidad especial, sabe que la vida es la madre de toda la sabiduría. La vida, el día a día, nos va dando sus lecciones. Basta saber mirar. Y aprender.

Jesús es más que un simpático abuelete contador de historias. Y que conste: a todos nos gusta tener simpáticos abueletes que nos cuenten historias, y en lo más profundo de nosotros mismos está ese deseo de ser en el futuro simpáticos abueletes contadores de historias. Jesús es así, pero es más.

Jesús se adelanta a su tiempo en las modernas cuestiones de marketing. Sabe que cuando “vendes un producto”, tus “clientes” te tienen que entender. Jesús sabe anunciar muy bien su producto, pero va más allá.

Igual que en las cosas del mercadeo, también se adelantó a esas nuevas técnicas pedagógicas (mapas conceptuales y similares) que animan a llegar a lo desconocido a través de lo que ya sabemos. Como en clase el primer día de un nuevo tema: “Vamos a ver, chicos, lo que sabemos. Los huecos que queden en la pizarra, es lo que tenemos que aprender”. Es bonita esta manera de enseñar-aprender. Jesús es un excelente pedagogo, pero va más allá.

RAZONES DE FONDO.

Una que son dos, o dos que es la misma. Cuando en aquella época se hablaba de Dios se remitía al culto y a la ley.

El lenguaje del culto es arcano por naturaleza. Los misterios están sólo al alcance de unos pocos iniciados, unos privilegiados. Jesús no quería esta manera de entender a Dios, y sus cosas, en la lejanía del séptimo cielo.

Ni tampoco quería el lenguaje de la ley usado para mantener el poder de unos pocos: yo-qué-sí-sé (Warren Sánchez) te digo a ti, ignorante-que-no-sabes, cuál es la voluntad de Dios.

La cosa de las parábolas no es, entonces, un asunto menor. Es algo muy serio porque supone una nueva manera de ver a Dios y de entender la relación con Él: que todos entiendan que pueden, sin intermediarios, hablar y oír hablar de Dios. Y con Dios.

Y en esta parábola Jesús lo deja clarinete

Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano

Comentarios
Ver 13 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.