Comentario al Evangelio del

Fernando Torres cmf

 

Revitalizar nuestra fe

      Si el domingo pasado se nos recordaba nuestra identidad cristiana como parte fundamental de nuestro ser, las lecturas de este domingo nos invitan a tomar conciencia de que esa identidad no la poseemos todavía. Aunque la hayamos recibido como herencia, la tenemos que hacer nuestra. La fe nos viene dada por haber nacido en una familia cristiana, la fe pertenece a nuestra herencia cultural, pero es nuestra responsabilidad convertir esa herencia en una realidad viva. Del mismo modo que nuestros mayores la vivieron y a través de ellos, de su testimonio vital, la hemos recibido, igualmente sólo seremos capaces de entregársela a la próxima generación en la medida en que la fe forme parte de nuestra vida cotidiana. 

      El Evangelio de hoy nos relata la historia de la transfiguración. El hecho de que Jesús se transfigurara ante los apóstoles pone de manifiesto que aquellos no poseían todavía la fe plena.No eran capaces de verle tal cual era. No eran capaces de verle todavía con los ojos de la fe. Lo veían apenas como un hombre. Un hombre grande, ciertamente. Pero apenas un hombre. Jesús se transfigura delante de ellos para que se den cuenta de quien es. A los apóstoles les queda todavía un largo camino de maduración en la fe, de ir creciendo al lado de Jesús, de aprender a vivir de acuerdo con el Evangelio. Lo mejor de esta historia es que Jesús no les deja solos en ese proceso. Está con ellos, los acompaña, los ayuda, los orienta. Es paciente con sus errores. Cuando caen, los levanta y los anima para que sigan caminando con él. La transfiguración no es más que una etapa en el camino de seguir a Jesús. Suben al monte y luego bajan. Sigue el camino, a veces difícil, pero los apóstoles saben ahora que tienen a Jesús con ellos. Que no les va a dejar de su mano.

      Nosotros estamos en una situación parecida. De nuestros padres, de nuestros mayores, hemos recibido una herencia cristiana, una herencia de fe. Fue el mejor tesoro que nos pudieron dar. Nos lo dieron con amor. Ahora es nuestra responsabilidad que esa fe esté viva, que ser cristianos sea algo más que un mero nombre. No siempre es fácil vivir como cristiano. En el trabajo, en casa, con los amigos, con los hijos. A veces surgen problemas. Hay momentos difíciles. Pero sabemos que Jesús siempre está con nosotros. Podemos confiar en él porque nunca nos abandona. En este tiempo de Cuaresma, la Iglesia nos pide que revitalicemos nuestra fe. Para que nuestra herencia cristiana no sea como ese tesoro que se entierra y no sirve para nada. Para que sea como el campo que trabajado, abonado y regado da muchos frutos de vida para nosotros y para nuestras familias. 

 

Para la reflexión

      Ser cristiano, vivir y actuar como tal, ¿es algo que sólo es de los domingos por la mañana, cuando voy a misa? ¿Que significa para mí ser cristiano en el trabajo? ¿Y con mi familia, con mis hijos? ¿Qué tendría que cambiar en mi vida para que ser cristiano algo más que de nombre?

Comentarios
Roberto
Roberto

el 18/3/19
Buenos días, siempre he tenido una duda con respecto a la relación existente entre la divinidad y los seres animales (excluyendo al hombre como tal) que se plasma en los pasajes de la Biblia, ESTA inquietud ha vuelto a mi cabeza tras revisar la Primera lectura de este domingo...si toda creación de Dios es amada y bendecida por él, por qué es que varios profetas manifiestan hechos de sacrificios y crueldad contra animales a fin de que los creyentes puedan redimirse o demostrar su fé ?????. Hasta cierto punto puedo comprender la justificación de que los animales y plantas fueron creados para estar al servicio del hombre, pero de ahí a que expresen que "cortaban por la mitad", "degollaban", "colgaban" animales por cumplimiento de mandato divino, me da que pensar que es una manera de » ver comentario
Me gusta 0
Isabel
Isabel

el 18/3/19
Jesús, bendice a todo aquel que vive y comulga con la fé de reencontrarse consigo mismo, para entrar en ti, en tu amor eterno a través de sus acciones que glorifican tu nombre.
AMÉN
Me gusta 0
Miguel Ángel
Miguel Ángel

el 17/3/19
En el día de hoy, el Señor nos invita a darnos cuenta de que hay momentos en la vida en los que hay que elevarse sobre lo cotidiano y pedir la presencia de los padres y madres del cristianismo para que nos traigan la fe que se lacera con el devenir de los días. Es un acto de amor y humildad que viene a aumentar la compasión y la misericordia de Dios por nosotros, los pobres y desclasados de esta tierra. No solamente revitalizamos la fe, sino que nos sostenemos en la tradición que sirve de origen, transforma y humaniza nuestra vida. Es la simple alegría del vientre materno del Señor. Qué alegría sentirse amado y acogido aún en nuestras debilidades como
la de Pedro. Señor, no hagamos tres tiendas; basta con la de tu amor donde cabemos todos.
Me gusta 0
Yanet Ocampo L
Yanet Ocampo L

el 17/3/19
Eres grande y majestuoso mi Señor amado te doy gracias infinitas este domingo que es tu día por esta palabra en la que me invitas a no desanimarme a estar siempre fortalecida en la fe a pesar de mis dificultades, porque siempre estás a mi lado llevandome de tu santa mano. Me llenas de esa esa esperanza, pero también me pides que con esa misma confianza produzca frutos y abundantes Señor, que es lo que aún me cuesta, pero sé que fortalecida en ti lo lograremos.
Te alabo, te bendigo y te glorifico mi Padre amado amen.
Me gusta 0
Maritza
Maritza

el 17/3/19
Jesucristo nos invita a vivir y compartir la Fe Cristiana, transformando nuestro ser para vivir prestos a perdonar, a decir a nuestro hermano aún estás a tiempo para encontrar esa paz que Jesucristo nos dejoy.
Me gusta 0
AnaPaula
AnaPaula

el 17/3/19
Realmente hermosa reflexión, siempre me deja con paz interior leer el Evangelio y su reflexión por las mañanas.
Me gusta 0
victoriasnchez
victoriasnchez

el 17/3/19
Este II domingo de Cuaresma nos presenta un aspecto de luz
No nos habla de de dolores sino de transfiguraciones. "Jesús,
se llevó a Pedro,a Juán y a Santiago a lo alto de la montaña a
orar.Mientras oraba,su rostro ,cambió.La oración, lo es todo en
nuestra vida cristiana.La oración está cargada de energía .Pero
también hay otros medios,además de la oración ,como son la
palabra,el amor ...por los que podemos ser transfigurados .El
misterio de la transfiguración "nos enseña que ninguna de las
transformaciones será posible si no llega el toque de la gracia
No es el hombre el que conquista a Dios,sino que es Dios el
que se regala al hombre ,en un clima intenso de oración y de
amor.El hombre,representado en los tres discípulos,juega más
bien un triste papel; sus t » ver comentario
Me gusta 0
Orlando Jesus
Orlando Jesus

el 17/3/19
Este evangelio de hoy me compromete a dar testimonio cristiano en mi trabajo y con mi familia de la que me aleje por transitar mucho tiempo en la oscuridad.
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 17/3/19
Señor mio y Dios mio Jesucristo, tú eres mi luz y mi salvación, ayúdame por favor para que yo no caiga en pecado alguno para transfigurarme de la oscuridad a la luz y pueda ir contigo a la vida eterna, bendito seas por siempre Señor, amén.
Me gusta 0
Serafin
Serafin

el 17/3/19
La profunda reflexión en estos días de cuaresma, me han despertado del letargo y conformismo con la vida. El camino aun es largo, pero la toma de consciencia, me esta haciendo ver lo que antes eran solo esbozos.
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 17/3/19
Reflexiono con la palabra de hoy que nuestra transformación a la vida eterna es ese estado d3 bienestar y elevación que tendremos los que creemos y los que nos precedieron por gracias del resucitado!! Vana es nuestra Fe si no creemos en esta transformación y destino de lo espiritual y de comunidad de peregrinación a la vida Eterna Señor creo más aumenta mi Fe,Amen
Me gusta 0
Amparo
Amparo

el 17/3/19
Gracias a todos hermanos, todo lo que su corazón lleno de amor nos dice me anima a intervenir en estos comentarios, también siento ese deseo de decir a mi señor Jesucristo, que perdone mis faltas, que ilumine mi camino, quiero que me encamine a ser ejemplo en este camino para mí familia, que tengo fe, pero que aumente mi fe, esperanza, durante el tiempo de Cuaresma quiero crecer en amor a mi projimo, por el amor a Dios tenerlo siempre presente en todos mis días.Seguire adelante en el camino con mucha fe y confianza.
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 17/3/19
"El Señor es mi luz y mi salvación"
El Señor ilumina mi vida y me salva de caer en errores que hacen la vida dura y amarga.El Señor nos ama y nos bendice con su paz.Quiere que nos pongamos de su parte, incluso con nuestras debilidades, para que hagamos crecer en bien en esta generación necesitada de amor.
Si Jesús pasara hoy por este mundo "doloroso y dramático" lloraría y exclamaría: "Siento compasión de esta multitud"
Nuestro testimonio ha de ser de nobleza,humildad,alegría y conformidad.El señor, en la oración, alimenta estas virtudes y las hace crecer vigorosas y fuertes, concediéndonos además el don de la compasión.
Un lugar privilegiado para hablar de Dios es la familia.Comunicar la fe a los hijos y nietos es entregarles el mayor tesoro que poseemos.Por eso hemos » ver comentario
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 17/3/19
El evangelio de hoy 17 de marzo, nos invita para que vivamos sin miedo ni temor una cuaresma encaminada al arrepentimiento, en reconocer todas nuestras faltas y pecados, a evitar siempre caer en la tentación y cometer el pecado que tanto el Señor aborrece, por eso debemos apropiarnos de la palabra del Señor, de igual manera es necesario que también nuestra vida sea límpida, transparente, hermosa, bella, humilde y sencilla, mantenerla de la mano de Cristo que nos invita y nos llama a vivir en la esperanza, en la fe, en la caridad, en la confianza y en el amor, seamos esa luz que ilumina el sendero de aquellos que han perdido la paz, la tranquilidad y tal vez la fe, sin embargo allí esta Cristo para ayudarnos a seguir adelante y seguir su ejemplo de vida y enseñanzas que recogemos de » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 17/3/19
Este es mi hijo amado, ¡escuchadlo!
Al finalizar la experiencia maravillosa de la Transfiguración, los discípulos bajaron del monte con los ojos y corazón transfigurados por el encuentro con el Señor. Es el recorrido que podemos hacer nosotros. El redescubrimiento cada vez más vivo de Jesús, no es el fin en sí mismo, pero nos lleva a bajar del monte Cargados con la fuerzas del Espíritu Divino, para decidir nuestros pasos de conversión y para testimoniar- constantemente la caridad, como ley de la vida cotidiana. Transformados por la presencia de Cristo y del ardor de sus palabra, seremos signo concreto del amor vivificante de Dios para nuestros hermanos, especialmente para quien sufre, para los que se encuentran en soledad y abandono, para los enfermos y para la multitud de homb » ver comentario
Me gusta 0
María  Elvira
María Elvira

el 17/3/19
Tenemos q darnos cuenta q todos los días Jesús nos hace una invitacion para seguirle, pero como somos tercos no nos damos cuenta de esa invitacion, por que para seguirlo hay que renunciar a nuestra vida mundana y, eso nos cuesta muchísimo, por que buscamos una vida comoda y fácil, no queremos dejar esa comodidad decimos que creemos en El pero solo de palabras, somos débiles y necesitamos acercarnos más a El por medio de la oración y pedirle que nos oriente y fortalezca en todo nuestro accionar por que solos no podemos en definitiva..
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 17/3/19
Comentario: Al Santo Evangelio de hoy día 17/03/2019.

Jesús llamó un día a sus discípulos “para estar con él” Pues bien, como se nos recordaba el Miércoles de Ceniza, la práctica de la oración constituye sin duda un camino privilegiado de sintonía y encuentro con él para disfrutar de su sincera y grata compañía. Es en el silencio interior del corazón como vamos haciendo nuestro recorrido cristiano, camino hacia la Pascua.
En la escena de la Transfiguración el Señor, que nos revela su intimidad, nos invita también a estar con él. Quiere que abramos los oídos en actitud dócil de escucha. Pero no para “vivir en la nube” narcisista de la autocomplacencia, sino para arrostrar con decisión y coraje el camino diario que conduce del Tabor a lo alto del Calvario. » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.