Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco, cmf

Queridos hermanos:

El autor del Génesis, perteneciente a la sociedad agrícola de su tiempo, sabe que las cosechas no siempre se corresponden con el sudor derramado sobre el campo, y que las culebras se arrastra por la tierra… Conoce, además, los dolores que acompañan al parto. Sobre todo, es consciente de que el hombre busca una felicidad que, en vez de salirle al encuentro, parece huir de él: las puertas del paraíso anhelado son infranqueables. En su reflexión sobre tanto mal, se pregunta por las causas, y elabora una respuesta imaginativa; nuevamente nos encontramos con el género etiología.

Ese mundo idílico, supuestamente perdido a causa del pecado, en realidad no existió nunca. La Biblia no enseña cosmogénesis, ni entiende de glaciaciones, o de evolucionismo. Pero ciertamente sabe que muchos males de nuestro mundo proceden de la maldad moral del hombre, con la cual Dios no está de acuerdo. Y sabe que quien está en harmonía con sus hermanos y con Dios lleva en sí mismo un manantial de felicidad.

Por otra parte, ve al ser humano como el centro de la creación, la cual camina hacia donde él la conduzca. Y eso lo expresa mediante el deterioro que todo sufre cuando el hombre deteriora su propia existencia; “el hombre es el pastor del ente”, escribió un filósofo del siglo pasado. San Pablo dirá que la creación está sometida a la vanidad por uno que la sometió, no por propia responsabilidad. Y al mismo tiempo formula una esperanza: cuando el hombre sea plenamente recuperado, redimido, también la creación participará de la gloria de los hijos de Dios, cuya manifestación está aguardando con dolores como de parto… (Rm 8, 22).

Mientras tanto, la Iglesia celebra anticipada y sacramentalmente esa omnipresencia del bien. El mandato de Jesús “dadles vosotros de comer” es el origen de una fiesta de la fraternidad. Sobre lo poco que el hombre puede aportar, viene el poder de Jesús y aparece algo así como un mundo nuevo; se cumple la petición de un himno vespertino que dice: “Si poco fue el amor en nuestro empeño/ de darle vida al día que fenece/, convierta en realidad lo que fue un sueño/ tu gran amor, que todo lo engrandece”.

Efectivamente, la multiplicación de los panes que narra Marcos es la aparición de un mundo nuevo. Se sacia el hambre material y tiene lugar también un acontecimiento de comunión humana y una anticipada celebración eucarística; el evangelista narra la acción de Jesús con las mismas palabras de la Última Cena. El grupo es numeroso, y el milagro sucede fuera de Palestina, en tierra pagana. Los seguidores de Jesús se juntan con muchos extraños: “los príncipes de los gentiles se reúnen con el pueblo del Dios de Abrahán” (Sal 47,9). Ya no hay hambre, ya no hay disensión, ya no existe el extranjero. Cuando abrimos a los demás el corazón y la capaza, Jesús actúa, y se anticipa “un cielo nuevo y una tierra nueva” (Apocalipsis 21,1), el objeto de nuestra esperanza.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios
Graciela
Graciela

hace 1 día, 23 horas
Que grande es el amor de Dios todo lo engrandece ,todo lo armoniza todo sana .Nuestro esfuerzo para construirlo ,para,experimentarlo es ayudado por el dueño del Bien y es Amor todo lo puede ,lo perdona y resplandece Amen
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

hace 2 días, 2 horas
Señor mio y Dios mio Jesucristo, ten compacion de nosotros y del mundo entero, bendito seas por siempre Señor amén.
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

hace 2 días, 4 horas
La palabra de hoy nos indica el camino para la salvación, es la obediencia a Dios y cumplir su voluntad. En la vida se nos presentan muchas pruebas contra la tentación que viene del mal, para evitarlo vivamos una vida centrada en Jesucristo y en la virgen María para que seamos rescatados del pecado. La oración es un escudo contra la tentación.
Rezar El Rosario cada día a la Virgen María para que nos proteja siempre.
Me gusta 0
jaime martinez
jaime martinez

hace 2 días, 4 horas
Génesis (3,9-24) de hoy 16 de febrero de 2019.

Muy buenos días hermanas y hermanos en CRISTO JESÚS, en GÉNESIS, nos da a conocer donde nació la desobediencia y el pecado.
Hermanos, ante la desobediencia y el pecado, quizás no queremos responsabilizarnos y buscamos a quien hacer responsable de nuestra actitud ante los ojos de DIOS que nos dio a conocer su ley por medio de MOISÉS, (LOS DIEZ MANDAMIENTOS), ante la ley terrenal quedamos sujetos a la privación de nuestra libertad dada por DIOS, y ante DIOS, quedamos mudos y desnudos, ante la pregunta de DIOS, (HAS COMIDO ACASO DEL ÁRBOL QUE TE PROHIBÍ? Y es donde queremos justificarnos, acusando a los demás, agravando nuestra situación ante los ojos de DIOS, aunque DIOS conoce todos nuestros pecados, ÉL quiere oírlos de nuestr » ver comentario
Me gusta 0
Luis Alfonso
Luis Alfonso

hace 2 días, 6 horas
Gloria al Señor de la creación y a su infinito amor por la humanidad, coincido con Renee Carretero, la palabra de Dios es eso Palabra de Dios y no. Podemos sospechar siquiera que no es cierta, un comentario como el hoy no le hace bien a los católicos que visitan la página y no son maduros en la fe, ni siquiera para los que lo son porque trae confusión, nuestra fe se basa en la palabra escrita y en Jesucristo culmen de la revelación del Padre
Me gusta 0
El campane
El campane

hace 2 días, 6 horas
Renée,el padre Severiano es humano y como tal puede cometer errores,pero cómo aprovechando este fallo,te atreves a juzgar a Dios y desearle la muerte en la Cruz.Creo que te has pasado.Rezo por ti a San Pablo,que también le perseguía.
Me gusta 0
spalletta
spalletta

hace 2 días, 8 horas
actitud de compasión por los hermanos necesitados, es un trabajo por cierto
Me gusta 0
Carmen
Carmen

hace 2 días, 11 horas
Señor,tu has sido nuestro refugio de generación en generación.
El señor es nuestro refugio y nos protege del mal. La puerta para entrar en contacto con la divina misericordia es la humildad. Y esta humildad la podemos aprender mirando la cruz.
El pecado de nuestros primeros padres fue la soberbia;ninguno de los dos reconoció su error y es por eso que fueron expulsados del paraíso. Es la soberbia la que nos aleja de Dios y hace que nuestra vida sea infeliz.
El evangelio narra hoy la multiplicación de los panes y peces. Con este milagro Jesús nos enseña a ser compasivos con las necesidades de los demás.La compasión es poderosa, hace posible lo imposible. Cuantas veces decimos que no podemos más,pero al detectar una necesidad urgente se multiplican las fuerzas.
Señor,danos u » ver comentario
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

hace 2 días, 13 horas
El evangelio de hoy 16 de febrero, nos invita para que, confiemos en la Providencia Divina, siempre debemos esperar en Jesús, porque solo él es quien nos transforma la vida, nos ama hasta el infinito, nos transforma la existencia, nos da todo lo que necesitamos, cada día estamos llamados, a pensar en los demás, en socorrerlos, en ayudarlos, porque debemos vivir al estilo de Cristo que nos ha enseñado con su ejemplo de vida, el Señor, conoce nuestras debilidades, el Señor sabe cómo pasamos día tras día, conoce nuestra hambre de justicia, de vivir con esperanza y confianza, él sabe que caminamos contrario a sus enseñanzas, sin embargo, sigue enviándonos su Santo Espíritu para que reflexionemos y obremos como fieles testigos de su amor, caminar por el sendero que Cristo nos señ » ver comentario
Me gusta 0
Helena
Helena

hace 2 días, 4 horas
El libro del Génesis, es un libro que debe ser entendido e interpretado cómo escritos simbólicos, no deben ser entendidos literalmente. Unos pocos protestantes y evangélicos que creen que son históricamente correctos. Hay académicos que consideran que se trata de un autor, otros que opinan que fueron varios autores y una hipótesis que dice que es una compilación de fuentes independientes escritas en diferentes tiempos y diferentes lugares. Este libro está basado en tradiciones orales que no fueron tan fácilmente recuperables y expuesta a diferentes traducciones. Para los que creemos en Dios, sabemos que Dios es un misterio. Y que como creador no tiene por qué revelarnos todo lo que deseamos descubrir.

Con mucho respeto y consideración los invito a que antes de dar un » ver comentario
Me gusta 0
Aurea Bueno
Aurea Bueno

hace 2 días, 5 horas
Todo el bien proviene de la. Misericordia de Dios hacia nosotros cuando comparte el pan y los peces Jesús nos enseña la fraternidad que no debemos ser indiferentes ante las necesidades de los demás, se alcanza la verdadera felicidad cuando se es solidario , sin egoísmos procuremos ser buenos cristianos para alcanzar el reino de Dios que se quede en nuestro corazón transformado convertido hacia el amor de Dios. Bendiciones a todos y todas.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 2 días, 16 horas
Comentario: al Santo Evangelio de hoy día, 16/02/2019.

Jesús sabe que nuestro hambre material, en un marco de justicia humana, nos la podemos saciar cada uno de nosotros con nuestro trabajo. Pero bien sabe Jesús que padecemos un hambre, el hambre de sentido, el hambre de vivir esperanzados, que solo él puede saciar. Y sigue viniendo en nuestra ayuda. Y sigue sintiendo compasión por nosotros. Y nos sigue ofreciendo su amor, su amistad, su luz, su cuerpo entregado, su sangre derramada… los únicos alimentos capaces de saciar nuestra hambre de felicidad y de eternidad gozosa. ¿A quién llama el Señor? Dice el texto: A sus discípulos es decir, me llama a mí, para no despedirlos en ayunas, para darles algo. Jesús se ha compadecido esta vez en tierra de paganos porque también tie » ver comentario
Me gusta 0
Enrique Calero
Enrique Calero

hace 2 días, 9 horas
La misericordia y la compasión de Jesús se hace presente con el milagro de la multiplicación de los panes y los peces saciando así el hambre de la muchedumbre y lo realiza sin miramiento alguno dándonos un ejemplo de amor y al mismo tiempo de perdón...un mensaje que nosotros debemos de practicar mucho más ahora cuando vemos y palpamos tanta pobreza y desigualdad compartiendo lo mucho o poco que dispongamos con la gente que más necesita ...Amén
Me gusta 0
Maria del Carme
Maria del Carme

hace 2 días, 9 horas
Muchisimas gracias por las ricas reflexiones. Con toda humildad le indico una errata. Armonía aparece con h. Por si pueden corregirlo. Feliz sábado.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 2 días, 19 horas
El texto dice siete,

Hoy, el Señor nos pregunta, simplemente, cuántos panes tenemos. Los que sean, ésos necesita. El texto dice siete, símbolo para paganos, como doce era símbolo para el pueblo judío. El Señor quiere llegar a todos por eso se quiere reconocer a sí mismo y pide tu ayuda. Dale tu oración: ¡es un pan! Dale tu Eucaristía vivida: ¡es otro pan! Dale tu decisión por la reconciliación con los tuyos, con los que te han ofendido: ¡es otro pan! Dale tu reconciliación sacramental con la comunión: ¡es otro pan! Dale tu pequeño sacrificio, tu ayuno, tu solidaridad: ¡es otro pan! Dale tu amor a su Palabra, que te da consuelo y fuerza: ¡es otro pan! Dale, en fin, lo que Él te pida, aunque creas que sólo es un poco de pan.

Reza el Santo Rosario cada día a nue » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.