Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco, cmf

Queridos hermanos:

Hace unos días veíamos como Jesús llamaba a su seguimiento a dos parejas de hermanos: Pedro y Andrés, Santiago y Juan. No nos detuvimos en los detalles. Hoy encontramos un nuevo relato de llamada: la de un despreciable publicano. Leví tenía todas las contraindicaciones para formar parte del séquito de un profeta; era traidor a su pueblo y colaboracionista con el poder romano opresor; e incurría constantemente en impureza, al tratar con los funcionarios paganos para entregarles lo recaudado. Probablemente era también ladrón, cobrando más de lo debido a gente analfabeta e indefensa.

Pero en la llamada a ser seguidor de Jesús no cuentan méritos humanos, pues la iniciativa es solo de él. Podemos darnos cuenta de que Jesús es el sujeto de los tres primeros verbos: pasaba por el muelle, vio a Leví, le llamó. Leví no le esperaba, ni consta que desease cambiar de oficio; en esta primera parte de la escena es personaje pasivo, mero receptor de un don.

Históricamente hablando cabe suponer que el episodio fue más complicado; nadie se marcha, sin más ni más, con un desconocido; nadie aventura su futuro dejando el empleo sin garantizarse otra forma de economía para sí y para su familia… Pero los evangelistas han reducido la narración a mínimos: el creyente debe saber que, si Jesús llama, no se le ponen objeciones, no se le piden razones ni se hacen cálculos. ¡Es el Señor!

Con esta nueva incorporación, el grupo que rodea a Jesús comienza a ser cuestionable. Seguramente más de un observador se hizo las consideraciones más tarde encontraremos en un tal Simón, cuando, en su casa, Jesús se deje agasajar por una prostituta: “Si este fuese profeta, sabría…” (Lc 7,39). El mismo Jesús queda cuestionado. Y el motivo del cuestionamiento se acentuará con la segunda escena de hoy: la comida de publicanos y otros pecadores con Jesús. Nuestros traductores han dulcificado algo el episodio, indicando por su cuenta que es Leví quien prepara el banquete. Pero el texto original no dice “en casa de Leví”, sino “en casa de él”, es decir (con gran probabilidad), de Jesús. Al parecer es Jesús mismo quien, en su casa (pudiera ser la de Pedro), prepara una comida a la que convida a toda esa “chusma”.

Los restaurantes modernos nos han enseñado a comer junto a desconocidos. Pero en la cultura y época de Jesús eso era inconcebible. Compartir mesa o comedor era compartir la vida. Y, en una sociedad tan religiosa y puritana, ¿quién se atrevería a comer, en un lugar visible, con gente “indeseable”? Jesús rompe todos los moldes.

Algunas personas con prestigio religioso, escribas de tendencia farisea, piden explicaciones de conducta tan escandalosa. Y Jesús la da con gran simplicidad. Él es el médico de los enfermos; pero es sobre todo la encarnación de la bondad del Padre que recibir a sus hijos pródigos y celebra con ellos un banquete: comparte con ellos lo que es y lo que tiene. Nada tan poco cristiano como el puritanismo de quien “nunca se mancha”.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios
El campanero
El campanero

el 19/1/19
Tenemos miedo a juntarnos con enfermos,con mendigos...Pienso que tenemos poca Fe y poca confianza en el Señor
Me gusta 0
Marcela flores
Marcela flores

el 19/1/19
Dejemos que el señor entre hoy en nuestro hogar en nuestras vidas,pidamos al señor que hoy trasforme nuestro corazón, que sane nuestras enfermedades de cuerpo y alma,él siempre nos socorre para que no caigamos en el egoísmo invidia,odio,olvido,pongamos todo nuestro amor en el señor,hoy señor te pido perdón por todas mis faltas y las del mundo entero amén
Me gusta 0
Miguel  Angel
Miguel Angel

el 19/1/19
Cuanto te queremos Padre Celestial, no nos abandones, te queremos te amamos Padre, todos tus hijos de Ciudad redonda, queremos seguirte como Mateo, aqui estamos, haz lo que quieras con nosotros, AMEN.
Me gusta 0
Raymundol R H
Raymundol R H

el 19/1/19
Señor mío y Dios mio Jesucristo gracias por tu infinita misericordia ten piedad de mi pecador y del mundo entero, en tus benditas manos pongo mi esperanza para llegar con bien a casa, ilumina por favor a mi hijo Aldo para que maneje con tu bendición en este regreso a México, bendito seas por siempre Señor amén.
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

el 19/1/19
Hoy señor tu palabra me enseña a saber que tú eres la vida para nosotros los pecadores. Señor Jesucristo, que así como Mateo te siguió, yo también lo haga con decisión absoluta.
Rezar El Rosario diariamente a la virgen María por nosotros los pecadores.
Me gusta 0
Renée Carretero
Renée Carretero

el 19/1/19
¿Que Jesús tenía una casa como para albergar a más de 100 comensales??? ¿Hemos de asumir que contrató servicio de buffet y catering de Master Chef?????

¡Hermano Severiano, por favor!!!

El inmueble era de Mateo, quien se había forrado lo suficiente como para tener un caserón donde las comilonas debieron ser moneda corriente, por lo que se deduce de la requetefila de CORRUPTOS que acudieron sin más para escuchar a Jesús y saborear manjares exquisitos. Es impensable, además, que teniendo Mateo tanto dinero y mejores instalaciones, hubiera escogido la cabaña de un pescador para su banquete de despedida.

Hno. Severiano, ya estuvo bien de manipular y hasta retorcer el Evangelio en aras de la ideología de la permisividad, ¿no le parece? Flaco favor le hace usted a su Dios » ver comentario
Me gusta 0
María Luisa
María Luisa

el 19/1/19
Es muy cierto lo que dice Jesús no necesitan medico lo que están sano todos estamos invitados al banquete del señor porque estamos enfermo. Tenemos que mantenernos firme en la fe. Porque no hay mejor medicina que estar en la presencia de Dios. Ayúdame señor a mantenerme firme en la fe lo que este haciendo mal Ayúdame a mejorar en el nombre de Dios. Amén
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 19/1/19
El es el que llama, el que te ve tu mente y corazón, el que rescata y restablece el que venda ala oveja desbarrancada y le venda sus heridas . Su palabra es amor y redención, luz y vida, ríos de aguas vivas¡¡tenemos la libertad de responder o no El ha venido a sanar y salvar todos nuestros aspectos personales desde nuestro cuerpo al espíritu pasando por nuestros antepasados El es eterno y por El fueron hechas todas las cosas, y ahora el Espíritu que nos da nos fortalece y restaura como las alas del águila! Señor dame la agudeza visual y la libertad de proclamar te como el Dios vivo!! Amen, Amen Amen
Me gusta 0
Miguel Angel
Miguel Angel

el 19/1/19
Mi Alma esta sedienta de Ti, Señor Dios mio, quiero seguirte a Ti, como Mateo, Levantame Señor de mis comodidades como hiciste con Mateo. SIGUEME, que hermosura de Palabra la que nos diriges hoy, sigasmosle hermanos, sigamos a Jesucristo, sigamos sus enseñanzas tomemos ejemplo de Mateo.
Me gusta 0
carmen
carmen

el 19/1/19
Tus palabras Señor son espíritu y vida.
Dichoso el que acepta su ley perfecta,cumple sus rectos mandatos y tiene puro temor.Dichoso el que habla y actúa para agradar a Dios.
La palabra de Dios es espada de doble filo que penetra hasta el fondo de nuestro ser y sabe lo que anida en él.No se puede engañar ni manipular a Dios.Debemos esforzarnos por ser humildes y verdaderos.
Jesús ,modelo de humildad y fidelidad a su Padre nos enseña hoy que
todos estamos llamados al banquete y que sus favoritos son los pecadores; hay más alegría en el cielo por un pecador que se convierte que por mil justos.
Pecadores somos todos y tenemos necesidad de acercarnos a Jesús en la confesión para ser perdonados y curados.Ya sabemos que somos débiles y volvemos a pecar, pero si nos acercamos » ver comentario
Me gusta 0
vanessa
vanessa

el 19/1/19
alabar a el señor es necesario pues es el camino de la fe la verdad quien camina de la mano de dios nunca su vida podrá fallar valoremos lo y sobre todo busque-molo para que en un futuro tengamos la gracia de decir que je sus cambio nuestra vida con su amor entrega que je sus es y sera lo mas hermosa de toda la eternidad perfecto santo leal cuando tengamos nuestras familias vale la pena enseñarles el amor de dios para que lo valoren para que como nosotros sus vidas sean restauradas por el en este momento lo podemos hacer necesitamos mas personas que lo amen de corazón y que toda esa fe se esparsa por el mundo amen hermanos
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 19/1/19
El evangelio de hoy 19 de enero, nos invita para que no nos sintamos mal por las faltas y pecados que cargamos en nuestra conciencia porque Jesús vino al mundo para reconciliarnos con el Padre Celestial y liberarnos del pecado y de la muerte eterna, lleguémonos hacia Jesús y permitámosle que nos sane y nos transforme de vida, aceptemos todo el amor que Cristo nos regala, que desde siempre nos mira, nos socorre y nos cuida siempre para que nos caigamos en tentación y menos cometamos el pecado que tanto aborrece, porque el Señor solo busca que seamos felices, Cristo viene a este mundo para rescatarnos de este mundo perverso donde nos abraza el vicio y el placer, cada día debemos acercarnos a Jesús para que nos haga la vida diferente, porque estamos enfermos de vivir con tanta envidia » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 19/1/19
Comentario: al Santo Evangelio de hoy día, 19/01/2019.

Jesús aceptó el banquete que Mateo le ofreció en su casa, juntamente con los otros cobradores de impuestos y pecadores, y con sus apóstoles. Los fariseos como espectadores de los trabajos de los otros hacen presente a los discípulos que su Maestro come con gente que ellos tienen catalogados como pecadores. El Señor les oye, y sale en defensa de su habitual manera de actuar con las almas: No he venido a llamar a justos, sino a pecadores. Toda la Humanidad necesita al Médico divino. Todos somos pecadores y, como dirá san Pablo, todos han pecado y se han privado de la gloria de Dios.

Respondamos con la misma prontitud con que María respondió siempre a su vocación de corredentora. Si al Rosario de cada día.

Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 19/1/19
La dificultad de cómo llegar a la Raíz del problema.

Del corazón salen razonamientos inicuos, asesinatos, fornicaciones, hurtos, testimonios falsos, blasfemias. A decir verdad, No hemos sido capaces de acabar con nuestras malas tendencias.

Parece que esas tendencias han empeorado, como puede verse por los problemas que menciono en el primer párrafo. Y eso a pesar de la inmensa cantidad de información que hay disponible; y que hoy contamos con más formas de comunicación que nunca. Entonces, ¿Estamos exigiendonos más de lo que podemos hacer? Lo pensamos por un momento, ¿crees que a las personas les gusta que otros le digan cómo vivir o por qué valores regirse? ¿O cómo deben ver el aborto, la pena de muerte o la educación de sus hijos? Estas son solo algunas de las cues » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.