Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco, cmf

Queridos hermanos:

Las traducciones han dulcificado mucho el recuerdo de la curación del leproso. Los manuscritos antiguos más fiables, en vez de un Jesús “compadecido”, hablan de un Jesús “airado”; y esa ira está muy en sintonía con la “severidad” que seguidamente se menciona.

La escena debió de revestir para Jesús una gran seriedad: la presencia del leproso le trajo a la mente algo que él no soportaba, el comportamiento inmisericorde que en Israel se practicaba con los leprosos, manteniéndolos alejados y considerándolos malditos de Dios. La ira de Jesús no va contra el pobre leproso marginado y excluido del culto, sino contra “los piadosos” judíos que no sabían apiadarse; esto a Jesús le indignaba. La originaria precaución ante posible contagio físico se había convertido en prevención ante una supuesta contaminación religioso-moral. La lepra era motivo de marginación religiosa.

Pero Jesús se confesó una y otra vez como el que había venido a buscar a los supuestos pecadores, a los de fuera, a los perdidos. No le importó que le tildasen de “amigo de publicanos y pecadores” (Mt 11,19). En eso se alejó radicalmente de las autoridades religiosas de su tiempo. Muy probablemente la expresión “que les sirva de testimonio” deba entenderse en el sentido de “testimonio contra ellos”, contra los puritanos sacerdotes que pretendían garantizar la santidad del templo excluyendo de él a todo leproso o a todo pecador público.

Lo de Jesús en cambio es la salud humana integral. Él no ahuyenta, sino que acoge; no impide que el leproso se le acerque, incluso le toca con su mano. Y no se conforma con limpiarle de la lepra: le integra de nuevo en la comunidad cultual de Israel, podrá participar de nuevo en la liturgia de la sinagoga y del templo.
No ha sido el papa Francisco el primero en desear una Iglesia que salga fuera de sus espacios sacros, que “se manche” con la suciedad de este mundo, aunque atufe a borrego. En Madrid se creó hace unos años la peculiar parroquia de San Antón, hogar para gente marginada, sucia, quizá a veces procedente del mundo de la droga, del alcoholismo, de la delincuencia. No sé si todo lo que se hace en San Antón es digno de loa; pero la iniciativa va inconfundiblemente en la más pura línea jesuana. Donde hay misericordia, lo de Jesús sigue adelante; si esta falta… allí no está la Iglesia de Jesús.

A veces estas iniciativas fracasan por la escasez de logros, y muchos voluntarios se echan atrás. Es la tentación de la impaciencia, que contrasta con la paciente magnanimidad de Dios para con todos (cf. 2Pe 3,9). La carta a los Hebreos es una exhortación a los cansados, a algunos que están tirando la toalla; se combate la tentación de desertar, se pide al creyente “firmeza hasta el final en la decisión del principio”.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios
cesar cano
cesar cano

el 17/1/19
esta lectura es hermosa porque el leproso se le acerco se le postro y le dijo si tu quieres puedes curarme, que es lo que hay detrás de esas palabras tan bellas de parte del leprosos, hacia nuestro señor Jesús, como a el leprosos no le importaba su estado físico, su alegría fue verlo, contemplarlo, conversar con el, no necesitaba nada mas, que alegría tan inmensa la que sintió en su corazón, esos nos da ha conocer que cuando conversamos con nuestro padre a través de la oración somos felices sentimos que no nos hace falta nada
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

el 17/1/19
Señor que siga perseverando en la felicidad en ti, que siga realizando diariamente esfuerzos para lograr tu infinita gloria, señor mío Jesucristo te pido misericordia por mi corazón endurecido y conviertelo en un corazón lleno de amor, caridad y paciencia a mi prójimo, donde tu te encuentras siempre. Amen.

Orar para no caer en la tentación y rezar diariamente el rosario a la virgen María para ser fieles a las promesas de nuestro señor Jesucristo.
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 17/1/19
Gracias Padre Celestial por tu Palabra!!!

En la palabra de Dios tenemos la vida, y si escucháramos su voz, entonces seriamos mas sensibles ante las necesidades y mas misericordiosos ante el dolor.
En la primera lectura de los Hebreos nos reclama nuestra falta de atención.
Entonces el camino es: Obedecer a Dios. Hacer como dice la palabra y Dios se encarga del resto.

La curación del leproso, es una muestra de lo que Dios hace por nosotros, cuando con humildad nos acercamos para pedirle misericordia.

El Nos perdona, nos sana y nos da la paz.

Nuestra gratitud esta en proclamar el Bien que hemos recibido.

Señor, gracias por alimentarnos con tu palabra.

Envía Señor tu Espíritu para que recordemos que en ti, esta la Vida.
Amen.

"""Ojala escuchéis hoy su vo » ver comentario
Me gusta 0
Merwing
Merwing

el 17/1/19
Dice el Espíritu Santo:
«Si escucháis hoy su voz,no endurezcáis vuestros corazones.
Tengamos abierto nuestro corazón Dios es amor el nos cura el nos consuela.
Todo depende de nosotros como sus hijos de creer y de confiar.
Me gusta 0
Jorge Peña
Jorge Peña

el 17/1/19
"San Atanasio (295-373)
obispo de Alejandría, doctor de la Iglesia

Sobre la encarnación del Verbo, 11, 2-3; 13,7-9; SC 199 (frm trad. ©evangelizo.org©)
“Restaurar en el hombre la imagen de Dios”
¿Para qué haber sido creados si no se conoce a su Creador? ¿Cómo los hombres serían “lógicos”, si no conocen el Logos, el Verbo del Padre, en quién comenzaron a ser? (Jn 1, 1s)… ¿Para qué los habría hecho Dios, si no hubiese querido ser conocido por ellos? Para evitar esto, en su bondad, les permitió participar con aquél que es su propia imagen, nuestro Señor Jesucristo (Hch 1,3; Col 1,15). Los creó a su imagen y semejanza (Gn 1,26).Por tal favor, conocerán la imagen, el Verbo del Padre; por él podrán hacerse una idea del Padre, y conociendo al Creador, podrán » ver comentario
Me gusta 0
jfernandez
jfernandez

el 17/1/19
cuantos intentos y proyectos se pierden por la impaciencia ya que queremos que todos cambien. no tenemos paciencia como nos lo manda je sus y no hacemos nada por los demas.
Me gusta 0
Humberto
Humberto

el 17/1/19
Saludos y bendiciones para todos!
La curación del leproso: un texto que siempre nos invita a reflexionar sobre la verdadera misericordia y el verdadero amor, en un mundo lleno de hipocresía, donde se "normalizan las cosas a nuestra conveniencia"; en donde decimos pobrecito pero nos alejamos lo más rápido posible no se nos vaya a pegar, en donde discriminamos e ignoramos, porque siempre nos creemos mejores; La misericordia y el amor de Dios, no discrimina, no ignora, no se blinda, al contrario se unta, se indexa, se involucra, se arriesga, se abaja, se hace uno con el otro, como lo hizo Jesús. Nos falta mucho todavía... Pidamos al Señor que nos ilumine para dejar nuestros prejuicios y lograr amar como nos ama Dios, Así sea.
Me gusta 0
Vangie
Vangie

el 17/1/19
Me gusta mucho el site. Dios y la Vírgen los acompañen siempre. Bendiciones.
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 17/1/19
Señor mio y Dios mio Jesucristo, ten piedad de nosotros y del mundo entero, si quieres puedes sanar a mi nieto Aldo Sebastian que le diagnosticaron retraso mental, a mi nuera Alejandra que sufre esclerosis múltiple,en tus benditas manos pongo toda mi esperanza, también te pido por nuestras necesidades en este viaje que voy a realizar con mi hijo Aldo, yo sé que me escuchas Señor bendito seas por siempre, amén.
Me gusta 0
Renée Carretero
Renée Carretero

el 17/1/19
El comportamiento "inmisericorde" con los leprosos era la única manera conocida de evitar el contagio. No existían antibióticos, ni hospitales, ni laboratorios. Tampoco Hansen había descubierto el bacilo que produce la lepra y menos se sabía que esta enfermedad es 20 veces menos contagiosa que la tuberculosis si se tiene bien fortalecido el sistema inmunológico. La cosmovsión judía de ese entonces veía esta enfermedad junto a la ceguera, la miseria y la esterilidad como maldición divina. El mismo Talmud lo manufestó expresamente, si no recuerdo mal. Con todo, el leproso tenía un DEBER SOCIAL SAGRADO: EVITAR EL CONTAGIO. Sus harapos eran su uniforme para ser reconocidos, y su grito "¡impuro, impuro!" era la advertencia para que nadie se les acercara. ¡Ya quisiera yo que muchos » ver comentario
Me gusta 0
Marcela flores
Marcela flores

el 17/1/19
Pidamos a Dios que nuestras oraciones sean de fe ,confianza de humildad,igual que aquel leproso que se arrodillo ante jesus c y le dice Si quieres puedes limpiarme .Dejemos que Dios actúe en nuestro corazón y seamos purificados Señor te pido por todas aquellas personas que están en abandono,que ellos también sean purificados,restablece su dignidad ,y así puedan sentirse miembro de tu pueblo y así te puedan alabar y glorificar,bendice su caminar Amén
Me gusta 0
cesar12
cesar12

el 17/1/19
Cuantas veces no he leído el pasaje del leproso, creyendo entender la misericordia de Jesus. Sin embargo, las palabras del hermano Severiano nos tocan el corazón cuando nos damos cuenta que la misericordia de Dios dista mucho de ser la nuestra. El Señor muestra con sus acciones lo importante que somos, no importa nuestra condición. El desea sanarnos y levantar nuestra humanidad, pese a lo que el mundo piense de aquellos estigmatizados con "lepra". Gracias Señor por tu palabra y por tu gracia. Que tengan un buen día en el Señor!
Me gusta 0
Nibe Diaz
Nibe Diaz

el 17/1/19
Buenos hermanos en Cristo Jesus,
La marginacion, que bueno que el Señor toma en cuenta a los marginados por nosotros, los que nos creemos inmunes a lo que al otro le cae, Jesus se airo con nostros pero se compadesio del enfermo, por ver como lo tenian fuera de todo, hasta de la religion, pidamosle s Jesus que limpie nuestros cuerpos fisicos y tambien espiritualmente y seamos capaces de aceptar a los demas tal y como son, enfermos o no enfermos, pobre y no pobre, religiosos y no religiosos, o sea a hacer lo que hiciera Jesus, que el Señor nos bendiga en este nuevo dia que el no regala, feliz dia,
Me gusta 0
Pablo Lopez Ber
Pablo Lopez Ber

el 17/1/19
Ayúdanos Señor a estar siempre cerca de los que lo necesitan y de los que son apartados de la sociedad y ayúdanos en nuestro compromiso de hacerlo a tu manera y no desistir y estar de su lado con fuerza y motivación. Gracias por los comentarios que tanto ayudan.
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 17/1/19
Hoy los marginados por las enfermedades, creencias, adicciones sin trabajo viejos etc también son excluidos de los sistemas sociales, pastorales y/o religiosos apartados por la vida que llevan. Y todo el sistema rueda con velocidades tremendas sin detenerse a considerarlos¡la misericordia que nos deja este testimonio hay que imitarla y como dijo 3l papa Francisco salir a la calle a contener y no a culpar por las situaciones que no nos gustan. Con sólo escuchar activamente a un hermano necesitado ya estamos acercándonos a su alma¡ Señor ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amen
Me gusta 0
El campanero
El campanero

el 17/1/19
Señor,que no nos cansemos de dar testimonio.Que perseveremos,que seamos constantes y más sabiendo que Tú siempre nos apoyarás
Me gusta 0
Miguel Angel
Miguel Angel

el 17/1/19
Feliz día cabe recordar que hoy se celebra el día de los animales, San Anton es considerado patrono de los animales. Muchas veces el ser humano debería aprender de los animales, San Anton estuvo mucho tiempo solo en el desierto y aprendio mucho de los animales mucha nobleza que tienen los animales y que el ser humano no tiene. Ojala escuchéis hoy la Voz del Señor, feliz día.
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 17/1/19
No endurezcáis vuestro corazón.
La primera lectura y el salmo nos avisan de los peligros de este gran mal. El corazón duro no reconoce los caminos del Señor y vive engañado por el pecado.Se ha extraviado por caminos donde abunda la desconfianza y el egoismo.Es el peor mal del hombre, ya que le hace desgraciado.La vida del duro de corazón es una vida amargada e insatisfecha.¡Dios nos libre de la dureza de corazón!
Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos experimentado el amor de Dios y nos ha salido del corazón un ¡Gracias! sincero.
También los incrédulos.Por esto nos dice la lectura que hemos de perseverar en esta actitud de acción de gracias hasta el final.El agradecimiento ablanda el corazón y se vuelve sensible y amoroso.
Sólo el corazón que ama a Dios sobre t » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 17/1/19
Comentario: al Santo Evangelio de hoy 17/01/2109.

Debemos estar dispuestos a hacer cosas buenas por nuestro Prójimo “en secreto”, o sea, sin que los demás se enteren. Vino a Jesús un leproso suplicándole y, puesto de rodillas, le dice: Si quieres, puedes limpiarme. Compadecido de él, extendió su mano, le tocó y le dijo: Quiero; queda limpio. Y al instante, le desapareció la lepra y quedó limpio. Sintámonos invitados como Jesús en nuestra libertad para limpiar lo que no está sano en nuestra vida; vivamos la humildad y la confianza de aquel que acude a Jesús para limpiarlo, porque tenemos necesidad de la acción salvadora de Dios que restablece nuestra dignidad como miembros del pueblo de la fe, y vivamos la alegría de sentirnos sanados por la mano que se extiende y nos » ver comentario
Me gusta 0
jaime martinez
jaime martinez

el 17/1/19
Muy buenos días hermanas y hermanos en Cristo Jesús, Evangelio según San Marcos, (1, 40-45 ), de hoy 17 de enero 2019, Hermanos, en el Evangelio de hoy, el leproso con su actitud nos enseña, que para recibir gracia y misericordia de Cristo, hemos de acercarnos con humildad y reverencia, cuidándonos de la lepra del desprecio, del odio, la cizaña actitudes que envenenan el alma mas no el cuerpo, porque así sí seriamos unos repugnantes leprosos de espíritu ( Mateo 23,25 ), no les debemos tener asco al leproso del cuerpo, pero si cuidarnos ante el peligro de aquellos que envenenan el alma, que en su corazón solo tienen odio, cizaña, mentira engaño y lo mas triste juzgan sin misericordia, cuando recurrimos al Señor para que nos sane, debe ser con entera sumisión y dejar todo a la » ver comentario
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 17/1/19
El evangelio de hoy 17 de enero, nos invita para que aprendamos a convivir con los demás, no debemos estigmatizar a nadie por lo que piensan, dicen y obran, Cristo ha sido muy claro cuando nos manifiesta que vino al mundo para redimirnos del pecado es porque, vino para darnos vida eterna, reconciliarnos con el Padre Eterno de todas nuestras faltas y pecados, caminemos firmes en la fe que profesamos, seamos compasivos y misericordiosos como hermanos nuestros que son, no señalemos a nadie, porque ante los ojos de Dios, todos somos sus hijos, es de mal gusto juzgar a quien no está de nuestro lado o no comparte nuestras ideologías, permitámosle que el Señor entre en nuestros corazón y nos devuelva la paz y tranquilidad, caminemos firmes en nuestros propósitos, en la fe que proclamamos » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 17/1/19
La paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará tu corazón.

Un riesgo, que no podemos olvidar, es el peligro de que nuestro corazón con el paso del tiempo se nos vaya endureciendo. A veces, los golpes de la vida nos pueden ir convirtiendo, incluso sin darnos cuenta de ello, en una persona más desconfiada, insensible, pesimista, desesperanzada. Hay que pedir al Señor que nos haga conscientes de este posible deterioro interior. La oración es ocasión para echar una mirada serena a nuestra vida y a todas las circunstancias que la rodean. Hemos de leer los diversos acontecimientos a la luz del Evangelio, para descubrir en cuáles aspectos necesitamos una auténtica conversión y ponerla en práctica, sincera, con nosotros mismos. ¡Ojalá que nuestra conversión la pidamos con » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.