Comentario al Evangelio del

Edgardo Guzman, cmf

Queridos amigos y amigas:

El Magnificad, es “el espejo del corazón de María”, es el canto de los pobres, una de las plegarias mas hermosas escritas en el Nuevo Testamento. Con claras referencias a la literatura sapiencial y profética de Israel. El cántico celebra en síntesis la entera historia de la salvación. Seguramente lo hemos leído y rezado muchas veces, puede que hasta lo sepamos de memoria. Sin embargo, esto no agota todo su potencial. Este día puede ser una buena oportunidad para entrar una vez más en el con una mirada sapiencial y contemplativa.

Podemos dividir el cántico del Magnificad en tres partes: La primera (vv. 46-49) María da gloria a Dios por las maravillas que ha obrado en ella: «porque ha mirado la humildad de su esclava». En la segunda parte (vv. 50-53) exalta la misericordia de Dios que se implica en nuestra historia humana a favor de los pobres y de los últimos. Esto se expresa con estos verbos: hace proezas, dispersa, derriba, enaltece, colma, despide, auxilia. En la tercera parte (vv. 54-55) María recuerda el cumplimiento amoroso y fiel de las promesas de Dios: «acordándose de la misericordia” – como lo había prometido a “nuestros padres” – en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».

En el Magnificad encontramos la fuerte convicción bíblica que Dios actúa siempre en la historia de la humanidad. Lo hace contando con la colaboración de todos aquellos que se hacen pequeños y que le sirven de corazón, en silencio adorante y agradecido. En esta línea se encuentra el paralelismo con la primera lectura de hoy, que nos muestra la presentación de Samuel al templo de Silo, el cántico es aprovechado como salmo responsorial. De esta manera, la liturgia en esta octava de preparación para la Navidad nos quiere hacer ver la continuidad de la obra salvífica de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento. En segundo lugar, estos textos resaltan el papel de la mujer en el plan de salvación. Dios se vale de la mediación femenina para llevar adelante su obra de redención y comprobamos que no es en un plano inferior o de menor valía.

¡Hagamos nuestro el Magnificad!, pidamos por intersección de la Madre de Dios la gracia de vivir este tiempo de Navidad como un verdadero acontecimiento de salvación:

María de Nazaret, cantadora del Magníficat, servidora de Isabel:
¡quédate también con nosotros, que está por llegar el Reino!,
quédate con nosotros, María,
con la humildad de tu fe, capaz de acoger la Gracia;
quédate con nosotros,
con el Espíritu que te fecundaba la carne y el corazón;
quédate con nosotros,
con el Verbo que iba creciendo en ti,
humano y Salvador, judío y Mesías, Hijo de Dios e hijo tuyo,
nuestro Hermano,
Jesús. AMÉN

Fraternalmente, Edgardo Guzmán, cmf.
eagm796@hotmail.com

Comentarios
Massiel
Massiel

el 22/12/18
Cómo dice la canción:"Más que tú ,sólo Dios sólo Dios ".....
Es verdad ,María es la causa de nuestra Alegría. Madre por siempre.
Me gusta 0
Enrique Calero
Enrique Calero

el 22/12/18
Ya estamos a puertas del nacimiento de Jesús.. nuestro corazón más que nunca debe estar preparado..con infinito AMOR hacia los demás...que.la humildad y la alegría contagien a todos los hermanos..en el Evangelio nos habla de aquellas palabras pronunciadas por la Virgen Maria a Dios..ese canto u oración da la medida de la grandiosidad del corazón de Nuestra Madre sus expresiones llenas de humildad y de amor hacia Dios hacen que nosotros miremos con optimismo y con ESPERANZA mejores días en especial para los desposeídos en este mundo y es que debemos estar seguros de la INTERSECCIÓN de la Virgen Maria ante Dios para el perdón de nuestros pecados y consecuentemente para llevar una vida sana practicando siempre la palabra del Señor.. Amén
Me gusta 0
jaime martinez
jaime martinez

el 22/12/18
Muy buenos días hermanas y ( nos ) en Cristo Jesús,Evangelio Según San Lucas (1, 46-56 ).El Evangelio me da a entender: Que, Dios me concede favores que quizás no merezco, sino también, alegrarme y sin envidias ni celos de que otros sean bendecidos por Dios con mayores favores, también me da a entender que al hijo de Dios, debo llamarlo mi Señor, ( Isabel se pregunta ¿ Cómo he merecido yo que venga a mi la madre de mi Señor ?.
hermanos, esto nos enseña, no sólo a reconocer que Dios nos concede favores que no merecemos sino también a alegrarnos de que otros sean bendecidos por Dios con mayores favores que nosotros. quienes hemos experimentado en si mismos el cumplimiento de las promesas de Dios debemos animar a otros que tengan paciencia que Dios será fiel a su Palabra así » ver comentario
Me gusta 0
El campanero
El campanero

el 22/12/18
Gracias madre mía por concederme lo que te pedí.Ya lo dijiste:acaso no estoy yo aquí que soy tu MADRE
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 22/12/18
Desde ahora me felicitaran todas las generaciones, bendita seas Mamita María porque aceptaste ser la madre de nuestro Señor Jesucristo. Gracias por interceder por todos nosotros, amén.
Me gusta 0
María de la O
María de la O

el 22/12/18
Me gustó mucho en el comentario al Evangelio, lo que dice del papel que las mujeres tenemos en la obra de la salvación. Me recuerda mi compromiso de seguir trabajando por el Reino sin esperar elogios ni reconocimientos. Gracias
Me gusta 0
Josefina
Josefina

el 22/12/18
Querida hermana en la fe:
Que bien has expresado lo que la Santísima Virgen
María es para nosotros y cuanto necesitamos de ella para caminar cada día.
Hay cosas que sabemos, pero necesitamos oírlas de otras personas para que nos lleguen al corazón.
Gracias Carmen.
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 22/12/18
María quédate con nosotros ,síguenos trasmitiendo tu santo Espiritu engendrado en tus entrañas,sigue enseñándonos a glorificar aa Dios cuando sentimos que nos enaltece ,nos da lo necesario para su plan en la historia de la salvación en favor de todos !! Cuando nos da tu compañía mandandonos tus santas virtudes y mensajes!! Para la esperanza y conversión de muchos !!! Saluda mi casa ,mi gente ,mi entorno y saltaremos de gozo como tu nos acompaña!!!!!! Gracias Amen
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 22/12/18
Maria canta un canto de esperanza y agradecimiento.Dios viene al mundo para salvarnos y ella es la primera en anunciarlo. Ella es la Madre de los creyentes.
Allí donde esta la Virgen el diablo no entra, allí donde esta la Virgen presente, la inquietud no prevalece,el miedo no vence.¿quien entre nosotros no tiene necesidad,no esté inquieto o perturbado?¡cuantas veces el corazón es un mar en la tempestad,donde las olas de los problemas se superponen y los vientos de las preocupaciones no cesan de soplar! El arca segura en medio de las tormentas es la Virgen Maria nuestra Madre.
No serán las ideas o la tecnología las que nos darán consuelo y esperanza,sino el rostro de la Madre amorosa,sus manos que acarician la vida,su manto que nos protege. Aprendamos a rezar el rosario con » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 22/12/18
A. Antoniomirko.

Gracias por tu comentario; finalizas con una palabra de homilía, Final. “Así Sea”, ya por costumbre, me encanta esta palabra porque me lleva a la finalización de lo que cada día en la eucaristía se dice como comentario del Evangelio del día, Pero en directo no escrito, Por el Sacerdote oficiante de la misa. “Así Sea”.

Gracias hermano por tus comentarios que cada día aparecen donde más se necesitan. ¡Ánimo! y cada día. “Así sea”.
Tu hermano en la fe. J.M.

Si es tu deseo te pido, recemos juntos cada día el Santo Rosario; a la hora que puedas. Yo puedo a todas las horas.

Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 22/12/18
Comentario al Santo Evangelio de hoy, día 22/12/2018.

Estamos llegando ya al final del tiempo de Adviento, un tiempo de conversión y de purificación. Hoy es María quien nos enseña el mejor camino. Meditar la oración de nuestra Madre queriendo hacerla nuestra nos ayudará a ser más humildes.

Santa María nos ayudará si se lo pedimos con confianza.
El Santo Evangelio de la Misa nos presenta a nuestra consideración el Magníficat, que María, llena de alegría, entonó en casa de su pariente Elisabeth, madre de Juan el Bautista. Las palabras de María nos traen reminiscencias de otros cantos bíblicos que Ella conocía muy bien y que había recitado y contemplado en tantas ocasiones.

Pero ahora, en sus labios, aquellas mismas palabras tienen un sentido mucho más profun » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 22/12/18
El Magníficat, Oración Dicha por la Virgen María:

Cada día, la Iglesia las hace suyas en la Liturgia de las Horas cuando, rezando las Vísperas, dirige hacia el cielo aquel mismo canto con que María se alegraba, bendecía y daba gracias a Dios por todas sus bondades.

El Magníficat es un canto y una oración cristiana.

Proclama mi alma la grandeza del Señor.

Se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derri » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.