Comentario al Evangelio del

Fernando Torres cmf

 

Ver para creer

      Los que viven en situaciones de pobreza, de opresión e injusticia son los que saben apreciar de verdad la liberación. En eso se parecen al ciego del que hoy nos habla el Evangelio. No es un ciego como los demás. Hay una diferencia clave: es consciente de su ceguera. Por eso es capaz de gritar al paso de Jesús y pedirle que tenga compasión de él. Quizá podríamos aventurar la idea de que este ciego no lo era de nacimiento, como algún otro que aparece en los Evangelios. Sabía lo que era ver las cosas, el mundo, las personas. Cuando se quedó ciego, se dio cuenta de lo que perdió. Por eso su sufrimiento era mayor. O simplemente sus familiares le habían hablado de lo que era ver las cosas y los rostros de las personas, los atardeceres y amaneceres con todos sus colores. Por eso grita al paso de Jesús. Y cuanto más le dicen que se calle, más grita. Es su oportunidad. Con su grito, está llamando la atención sobre su limitación, sobre su pobreza. Pero el grito no es educado. Es molesto. Impide que los discípulos escuchen la voz de Jesús. Por eso le piden que se calle.

      En nuestra sociedad a veces también resulta de poca educación poner al descubierto nuestras pobrezas, nuestras limitaciones. Pero los pobres, los oprimidos, los que sufren la injusticia y el dolor están siempre ahí. Por más que les echemos de nuestro barrio o miremos a otra parte cuando pasan cerca de nosotros. Pienso ahora en los jóvenes delincuentes. Viven en medio de la violencia. Hacen ruido, nos quitan la paz. Pero tengo la impresión de que todas esas cosas que hacen que tanto nos molestan y que ponen auténtica violencia en nuestros barrios no son más que una forma de gritar su miseria, su necesidad de cariño. En el fondo no son más que niños necesitados de una familia que les apoye, que les defienda, que les haga sentirse seguros. 

      Jesús devuelve la vista al ciego. Pero el milagro físico de devolverle la vista nos habla de otro milagro más profundo. Parece que el ciego empieza a ver no sólo con los ojos sino también con el corazón. Dice el Evangelio al final que “al momento recobró la vista y lo seguía por el camino”. Quizá haya pocos ciegos en el sentido físico entre nosotros. Pero es posible que haya muchas maneras de ser ciego, muchas clases de ceguera. Y que algunos de nosotros ni siquiera tengamos el privilegio, como aquel ciego, de darnos cuenta de que estamos ciegos. 

      Ése es el milagro que hoy le tenemos que pedir a Jesús con todas las fuerzas. Que nos cure el corazón, que nos abra los ojos, para creer, para levantarnos y caminar mano a mano con nuestros hermanos y hermanas, construyendo fraternidad, construyendo reino, trabajando para que nadie se quede a la vera del camino, marginado, abandonado, para que los gritos de los que, cerca de nosotros, nos piden ayuda no nos resulten molestos sino que sean llamadas a vivir la fraternidad tal y como Jesús quería. Jesús nos dará la fuerza y la gracia que necesitamos. 

 

Para la reflexión

      ¿Qué gritos escuchamos en nuestra sociedad? ¿Cómo gritan los pobres de nuestro tiempo? ¿Qué dicen? ¿Cómo podemos ayudarles a encontrar el camino? ¿Puede ser Jesús una ayuda en ese camino? ¿Cómo?

Comentarios
José Manuel
José Manuel

el 28/10/18
«Maestro, que pueda ver»

En ti, Oh Dios vivo, mi corazón y mi carne se estremece, y mi alma se regocija en ti, mi verdadera salvación. ¿Cuándo te verán mis ojos, Dios de los dioses, Dios mío? ¿Dios de mi corazón, cuándo me regocijarás con la visión de la dulzura de tu rostro? ¿Cuándo colmarás el deseo de mi alma con la manifestación de tu gloria? ¡Dios mío, tu eres mi herencia escogida de entre todos, mi fuerza y mi gloria! ¿Cuándo entraré en tu omnipotencia para ver tu fuerza y tu gloria? ¿Cuándo en lugar del espíritu de tristeza me revestirás con el manto de la alabanza, para que unida a los ángeles, todos mi ser te ofrezca un sacrificio de aclamación? ¿Dios de mi vida, cuándo entraré en el tabernáculo de tu gloria, para poder cantarte en presencia de » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 28/10/18
Comentario: AL Santo Evangelio de hoy día, 28/10/2018.

Contemplamos, en el Santo Evangelio de hoy, a un hombre que, en su desgracia, encuentra la verdadera felicidad gracias a Jesucristo. Se trata de una persona con dos carencias: la falta de visión corporal y la imposibilidad de trabajar para ganarse la vida, lo cual le obliga a mendigar. Necesita ayuda y se sitúa junto al camino, a la salida de Jericó, por donde pasan muchos viandantes. Y grita Frecuentemente nos quejamos y decimos: No sé rezar. Tomemos ejemplo entonces del ciego del Evangelio: Insiste en llamar a Jesús, y con tres palabras le dice cuanto necesita. ¿Nos falta fe? Digámosle: Señor, aumenta mi fe Por suerte para el ciego, en aquella ocasión es Jesús quien pasa, acompañado de sus discípulos y otras personas » ver comentario
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 28/10/18
El evangelio de hoy 28 de octubre, nos invita para que dejemos que Jesús nos abra los ojos de la fe, cada día debemos gritar a Cristo para que nos quite esta ceguera de la indiferencia, del egoísmo, de la prepotencia, del orgullo, de la vanidad, de la arrogancia y de la autosuficiencia, solo así podemos mirar más allá del dolor, de la angustia, de la tragedia y de tantas cosas negativas que nos hace perder el camino que nos conduce hacia el Reino de los cielos, dejemos todo aquello que no nos permite mirar claramente al pobre y necesitado, gritemos a todo pulmón que nuestra sociedad necesita con urgencia cambiar de estilo de mirada, tener unos hijos que nos conduzcan a llegar al alma de aquellos que no tienen nada, de quienes por las circunstancias pierden hasta la esperanza y por e » ver comentario
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 28/10/18
Los pobrecitos ciegos no pueden ver los rostros de los seres queridos, las formas y colores de las cosas...no pueden disfrutar de las maravillas de la creación, y si por añadidura es un mendigo que carece de lo necesario,es digno de compasión.
El ciego del evangelio es un marginado que grita,insiste,suelta la capa y salta,hace todo lo que esta de su parte por acercarse a Jesús, y no queda defraudado. El ciego es agradecido y sigue a Jesús.
Todo un ejemplo para nosotros los cristianos que andamos tropezando y cayendo por falta de visión.
"Señor, que vea" Abre los ojos de mi alma para que vea las necesidades y sufrimientos de mis hermanos,que vea lo que yo puedo hacer para ayudarles,que vea las maravillas que haces en mi vida para que sea agradecida y no me mueva de tu lado y te si » ver comentario
Me gusta 0
Victoriasnchez
Victoriasnchez

el 28/10/18
Bartimeo es la imagen del discípulo que va con Jesús pero que en
un momento determinado no sabe ya como seguirlo,porque no ve el
camino,hasta el punto de sentirse ciego.Jesús recorre el camino con
gente venidos de toda Galilea .Todo parece fracaso y dolor.Tal vez esa sea nuestra situación en algunos momentos de la vida .Todo se nos
oscurece .La actitud del ciego es admirable.Desde la orilla, donde se
encentra paralizado por su ceguera oye la voz de Jesús que pasa con
sus discípulos, y le grita humildemente que tenga misericordia de él,
que lo cure para que pueda ver otra vez,como antes.Jesús le devuelve
la vista,y Bartimeo no se va a realizar sus propios planes,sigue a Jesús
para anunciar el Reino en Jerusalén.
Señor,ayúdanos a escuchar el clamor de los abando » ver comentario
Me gusta 0
Luis Alfonso
Luis Alfonso

el 28/10/18
No hay ningún ciego que no quiera ver. Como los agnósticos nunca deberian estar orgullosos de su condición...
Me gusta 0
Antonio d Padua
Antonio d Padua

el 28/10/18
Jesús, hijo de David. Esta llamada del ciego Bartimeo implica el reconocimiento de Cristo como Mesías. Así pues, es la fe lo que salva a Bartimeo. Como fue la fe la que salvó a la hija de Jairo, que no era pobre, pero siguió humildemente las instrucciones de Jesús.
Para acercarse a Jesús, obedeciendo a su llamada, Bartimeo se desprende de lo poco que tiene, el manto, y se acerca a Jesús con pobreza de corazón y el ropaje de la fe.
Luego le sigue. La conversión es total.
Bartimeo y Jairo son muestra de que Cristo se dirige a toda la humanidad, sin distinción social o económica. La acción social, la lucha contra la pobreza, sin fe es vana.
Cuántos cristianos, religiosos y sacerdotes optan hoy por la opción preferencial por los pobres (acción loable) y se olvidan de lo má » ver comentario
Me gusta 0
Europa
Europa

el 28/10/18
Es increíble cómo me justifico en los demás para no vernos propios fallos ¡Eso sí que es ceguera! Veo la paja en el ojo ajeno y no veo la viga que me impide ver con la gracia del Espíritu mi propia realidad y la realidad que me rodea.
Veo mi sufrimiento e ignoro el de la persona que no tiene nada, incluso ha perdido la vida tratando de encontrar una mejor. ¡Qué pobres somos! Perdemos la misericordia para autocompadecernos aún a costa del sufrimiento humano.
¡Señor ábreme los ojos para que vea el dolor, el gran dolor de miles de personas que en este momento están sufriendo de las maneras más variadas y comprender que en cada una estás tú!!
Me gusta 0
Andrés
Andrés

el 28/10/18
Me llama la atención del texto que el ciego no pide sanación de su ceguera. A Jesús le grita ten compasión de mí. Mostrandonos que no sólo es la restitución física sino también la espiritual por el vacio que hay en su ser.
Me gusta 0
Daniel
Daniel

el 28/10/18
El hombre todo es el necesitado. Parecería que ahora por un tema de "moda", el pobre de $, o encarcelado, es el pobre del Señor. Jesús no hizo esa distinción. El hombre sin Dios es pobre, en cualquier circunstancia. Quizá el Espíritu Santo parecería que ahora se tira hacia un extremo, pero es sólo para que nos ubiquemos. No seamos "más papistas que el Papa". Jesús quiere una Iglesia humilde para los humildes, ¿y quién es humilde?, el que se siente necesitado, dolorido, angustiado, sólo, el que sufre y pide ayuda como pueda. Conocemos a Jesús, lo amamos, lo escuchamos y queremos darlo a conocer a todos desde nuestro lugar hasta el fin del mundo, esa es nuestra tarea, si trabajamos así junto a Jesús, muchos ciegos como Bartimeo gritarán Hijo de David ten piedad de mi, y enco » ver comentario
Me gusta 0
jose luis
jose luis

el 28/10/18
Hasta hace poco deje de ser ciego por la gracia de Dios. El saco mis pecados a flor de piel y me ayuda a diario a limpiarlos, ya que es dificil no regresar a cometerlos. Solo EL me ayuda, me da fuerzas y me sostiene, de lo contrario estaria en un foso lleno de serpientes. Pense que no seria capaz de dejar de see ciego pero si es posible. Solo no me dejes DIOS mio que hasta ahora empieza mi camino espinoso y doloroso de mi vida. Gracias.
Me gusta 0
saplletta gusta
saplletta gusta

el 28/10/18
Este egoismo de querer a Dios para uno mismo es muy común.
En general los empresarios pecan en este sentido.
Los que aman la prostitucion tambien.
Los que creen tener la razon o la verdad.
En cambio estan los que colaboran con el débil, los que no tienen miedo de los pobres, los que no se defienden de los pobres si no al reves,los que defienden al pobre
Me gusta 0
Aurea Bueno
Aurea Bueno

el 28/10/18
Que tu misericordia infinita haga que dejemos nuestra ceguera y nos demos cuenta que hay tantos hermanos que necesitan de nosotros y que como cristianos es nuestro deber hacer algo por ellos a la medida de nuestras posibilidades , desde las cosas materiales hasta una palabra de consuelo un consejo una motivación, orar mucho a nuestro Padre para que siempre tenga en prioridad de atención a los más necesitados de su misericordia, así como para que abramos nuestros ojos a la realidad de nuestra sociedad y no seamos indiferentes a la miseria humana, que el Señor nos ilumine con su santo espíritu para hacer las cosas en forma correcta.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 28/10/18
A. Milciades.
Hermanos, que posibilidad hay para tener acceso al estudio bíblico y poder algún día participar en el aparte a la enseñanza y difusión de la palabra de Dios..? Bendiciones.
Respuesta:
Estimado en Jesucristo: te envió el enlace del curso bíblico que solicitas que es para, solo abrir el enlace y comenzar a entender la Biblia, estudiando con entereza y perseverancia. Lo demás lo pones tú con fe y con todo tu corazón, y entendimiento. Con fuerza aprende la Palabra verdadera, de Dios que te llevara a la Verdad, para todo, y después a la Vida eterna. Tu hermano en la fe. JM, Curso Bíblico - Amor de Alianza. - Gratis!! ademas es gratis. Pues lo que Dios nos enseña gratis lo debemos de dar gratis, también nosotros.
Objetivos del Curso: Aprender la importancia de l » ver comentario
Me gusta 0
Mauricio P. H.
Mauricio P. H.

el 28/10/18
Cordial saludo, hermano Fernando torres
Muchas gracias por su excelente reflexión, la palabra nos invita a explorar nuestras necesidades y exponerlas ante nuestro Señor Jesús, poniendo toda la Fe en que en su amor él nos responderá y nos dirá como le dijo al ciego “que quieres que haga por ti”, aunque parece molesto nuestro Señor demostró su disposición para con los creyentes, y sanó al ciego según su Fe, que nuestro amado señor Jesús tenga compasión y amor por todos, y nos libere de toda ceguera espiritual que no permita apreciar su amor en nuestros corazones, y más bien cada día vernos sorprendidos por su infinito amor, haciendo que broten nuestros corazones de alegría.
Me gusta 0
gilberto
gilberto

el 28/10/18
los leo todos los dias. pero la verdad que hoy no cuadra la comparacion del ciego con los delicuentes.
Me gusta 0
Irma Tamayo Góm
Irma Tamayo Góm

el 28/10/18
Buenos días. Hoy quiero rescatar tres mensajes profundos de la Palabra de Dios: '...cómo torrentes de agua..."Que Dios nos siga privilegiando el Don de verle desde el corazón a través de los más necesitados que reciben aliento o ayuda por ti que vez desde el corazón. ' ...El llama..." Dice el Apostol Pablo. Pido a Dios que en mi caso me siga llamando para no extraviarse en caminos equivocados. Y que el Espíritu Santo siga limpiando nuestro corazón para que nunca perdamos la visión de adentro y de afuera. "...Que quieres que haga por ti? Dice el Señor. Cada dia al despertar nos hace esta pregunta. Acojamos este mensaje y aprovechemos este día para pedirle como El dice en otro pasaje de la Biblia "...pídeme un colirio que te pondrás en los ojos para ver". Que este día pues, Dio » ver comentario
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 28/10/18
Señor mío Jesucristo hijo de David ten piedad de todos nosotros especialmente te pido por la salud de nuestro nieto Aldo Sebastian nuestra nuera Alejandra nuestro nieto Santiago y por mis hijos, en ti pongo toda mi esperanza, bendito seas por siempre Señor, amén.
Me gusta 0
naibeli molina
naibeli molina

el 28/10/18
hoy en dia estamos tan ciegos y sordos y discapasitados que hay niños adolecentes y adultos mayor que gritan para ser escuchados pero no los escuchamos por miedo o mejor estamos ta llenos de miseria de fe
Me gusta 0
gladyslarrea
gladyslarrea

el 28/10/18
Hay un dicho que dice no ay peor ciego que el que no quiere ver.y este es el caso de muchas personas que así vean lo que pasa a su alrededor se hacen los ciegos y andan por el mundo sin ni siquiera prestarle atención aquel hermano que necesita ayuda.y es ai cuando debemos pedirle a Jesús que nos sane de esa seguera que nos impide ver la necesidad de nuestro progimo.Dios los bendiga.
Me gusta 0
Mauricio P. H.
Mauricio P. H.

el 28/10/18
Cordial saludo, hermano Fernando torres
Muchas gracias por su excelente reflexión, la palabra nos invita a explorar nuestras necesidades y exponerlas ante nuestro Señor Jesús, poniendo toda la Fe en que en su amor él nos responderá y nos dirá como le dijo al ciego “que quieres que haga por ti”, aunque parece molesto nuestro Señor demostró su disposición para con los creyentes, y sanó al ciego según su Fe, que nuestro amado señor Jesús tenga compasión y amor por todos, y nos libere de toda ceguera espiritual que no permita apreciar su amor en nuestros corazones, y más bien cada día vernos sorprendidos por su infinito amor, haciendo que broten nuestros corazones de alegría.
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

el 28/10/18
Señor mío Jesucristo, que no seamos ciegos ante el prójimo, que veamos con verdadera fe, la voluntad que tu nos muestras ante lo que debemos hacer y así seguirte con la fe y la alegría con que lo hizo el ciego de Jericó.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.