Comentario al Evangelio del

Carlos Sánchez

Hola, amigos y amigas:

He sido testigo cercano de amargas batallas familiares a la hora de distribuir las partes de una herencia; si no se hace con un espíritu de libertad y de fraternidad, esta acción legal termina creando hondas heridas familiares y resentimientos de por vida. Jesús percibe que detrás del reclamo de uno de los hermanos que disputan una herencia familiar, podría anidar un mal mayor; por eso, aprovecha la ocasión para ir a la raíz del problema: la codicia que atrapa al corazón del hombre. El relato de una persona insensata que vive bajo el dominio del deseo de tener cada vez más le sirve al evangelista para dejar al descubierto la necedad de una vida cuyo objetivo central es acumular riquezas sin tener en cuenta a los demás. Es muy propio del evangelista Lucas resaltar que la riqueza puede llegar a absorber de tal forma al ser humano que le lleve a vivir sumergido en el egoísmo y en el vacío. Termina el texto con una afirmación de Jesús, que se convierte para nosotros en una máxima evangélica: “Así le sucede a quien atesora para sí, en lugar de hacerse rico ante Dios”.

¿Qué significa “hacerse rico ante Dios”? Lo contrario es atesorar para sí mismo, es decir, vivir sólo pensando en uno mismo, olvidándose de los demás; llevar una vida encerrada e insolidaria. El que vive así pierde su vida porque deja de lado a sus hermanos y se aísla de la familia humana que nos ha dado el Padre Dios. “Hacerse rico ante Dios” supone, en primer lugar, vivir en plena confianza en el Abbà, abierto a su Providencia que nos cuida; segundo, vivir en libertad absoluta de todo ídolo que quiera apoderarse de nuestro corazón para convertirnos a nosotros mismos en el objeto de nuestra propia adoración y, tercero, vivir en generosa apertura a la solidaridad y al servicio, que se plasma en la preocupación por las necesidades de los demás.

En tiempos de tanto individualismo e indiferencia social es muy fácil caer en la tentación de pensar sólo en uno mismo y, a lo mucho, en los que pertenecen al propio núcleo familiar, sin tener en cuenta a los demás, especialmente a quienes más necesitan de nuestro apoyo. Más aún, en tiempo de crisis económica, como la que estamos atravesando a nivel mundial, nos vemos empujados a tener una mentalidad de sobrevivencia individualista: acumular para subsistir y protegernos de los peligros que puedan sobrevenir. El evangelio es claro: nos invita a “hacernos personas ricas ante Dios”, a vivir la confianza en Dios, que nos libera de toda codicia y nos lanza a compartir con los más necesitados; es decir, vivir en la misma clave con la que Jesús entregó su vida hasta el final, sin reservas ni exclusiones.

Un saludo fraterno
Carlos Sánchez Miranda, cmf.

Comentarios
José Manuel
José Manuel

hace 4 semanas, 1 día
¿Qué voy a hacer? Rezar el Santo Rosario cada día.

Todos aspiramos a ser felices y a estar en paz. Hemos sido creados para eso y no podemos encontrar la felicidad y la paz sin amar a Dios, amarlo nos trae felicidad y bienestar. Muchos, sobre todo en Occidente, piensan que vivir en la comodidad da la felicidad. Yo pienso que es más difícil ser feliz en la riqueza pues las preocupaciones para ganar dinero y conservarlo nos ocultan a Dios. Sin embargo, si Dios les ha confiado riquezas, háganlas que sirvan a sus obras: ayuden a los demás, ayuden a los pobres, creen empleos, den empleos a los demás. No malgasten vanamente su fortuna; tener una casa, honores, la libertad, la salud, todo esto nos ha sido confiado por Dios para ponerlo al servicio de aquellos que son menos afortunados » ver comentario
Me gusta 0
Mauricio P. H.
Mauricio P. H.

hace 4 semanas, 1 día
Cordial Saludo Hermano Carlos Sanchez
Dios lo bendiga grandemente es muy interesante su comentario, en lo personal soy una persona muy precavida y me gusta siempre asegurar algo de la cosecha(guardarlo) por si ocurre una emergencia socorrerme, y no caer en deudas, pero a diferencia del texto si amo servir y trabajar y respeto los tiempos, ya que hay tiempo para trabajar, hay tiempo para disfrutar el fruto del trabajo y hay tiempo para descansar y el ciclo se repite, creo tener un defecto o hace parte de mi personalidad que no soy muy sociable, por ende no encuentro como compartir con otros, solo lo hago en mi trabajo y en mi familia, que Dios tenga misericordía de todos y que nos mantenga en su Gracia y Amor en el camino de nuestro Señor Jesucristo, saludos.
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

hace 4 semanas, 1 día
El evangelio de hoy 22 de octubre, nos invita a acumular riqueza pero para ingresar al Reino de los cielos, cada día debemos trabajar con alegría y con amor en bien de los más pobres y necesitados, hacer felices a otros compartiendo lo mucho o poco que tengamos, en este mundo somos administradores de todo lo que Dios coloca en nuestras manos, no caigamos en acumular bienes materiales porque el día que el Señor nos llame a dar cuentas de lo que hemos hechos en la tierra, seamos fieles hijos y testigos de la fe que profesamos, acumulemos riquezas para el Reino de Dios, cumplamos con las obras de misericordia, este es el plan de Dios para llegar a compartir con Cristo el Banquete Celestial, vivamos al estilo de Cristo que siempre nos enseñó a vivir y aceptar a los demás con sus virtu » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 4 semanas, 1 día
Comentario al Santo Evangelio de hoy día, 22/10/2018.

Sabemos muy bien en qué está asegurada la vida de Jesús, porque Él mismo nos lo ha dicho. El Padre tiene el poder de dar la vida, y ha dado al Hijo ese mismo poder. Sabemos que la vida de Jesús no solamente procede del Padre, sino que consiste en hacer su voluntad, ya que éste es su alimento, y la voluntad del Padre equivale a realizar su gran obra de salvación entre los hombres, dando la vida por sus amigos, signo del más excelso amor. La vida de Jesús es, pues, una vida recibida totalmente del Padre y entregada totalmente al mismo Padre y, por amor al Padre, a los hombres. La vida humana, ¿podrá ser entonces suficiente en sí misma? ¿Podrá negarse que nuestra vida es un don, que la hemos recibido y que, solamente por » ver comentario
Me gusta 0
Carmen
Carmen

hace 4 semanas, 1 día
Generalmente las familias están enemistadas a causa de las herencias, y llama la atención el calificativo que da Jesús a los que solo piensan en los bienes materiales. No les llama malvados,sino necios.El necio es un tonto que no sabe reflexionar.Es una persona que no razona y nunca quiere ceder.Cuando se juntan dos necios no se pueden entender.
Verdaderamente da pena ver familias enemistadas por un triste campo,por una casa e incluso por un mueble.
Jesús en vez de meterse a gestionar la herencia,aprovecha la ocasión para hacer una seria advertencia contra los peligros de la avaricia.Este pecado es el primer eslabón de una cadena que esclaviza al hombre y le impide ser libre.
Que afortunados somos los que leemos el evangelio y queremos seguir a Jesús. Nos libramos de muchos sufri » ver comentario
Me gusta 0
Aurea Bueno
Aurea Bueno

hace 4 semanas, 1 día
En este Evangelio el Señor nos enseña a compartir con los más necesitados a desterrar el egoísmo a ser ricos en misericordia no sólo a pensar en uno mismo sino en los demás como Jesús lo hacía, que Dios nos ilumine y bendiga.yazasa
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

hace 4 semanas, 1 día
Señor mío Jesucristo ayudame por favor para que yo pueda poner mi esperanza en ti y no en los bienes de la tierra, amén.
Me gusta 0
valentina peña
valentina peña

hace 4 semanas, 1 día
el evangelio de hoy nos llama a la sensates a vivir el amor familiar en fraternidad en la comprencion a la familia. sin abarisia sin rencon reconociendo que la familia es bendecida por el creador dios y tomando en cuenta la grandesa como dice el evangelio la herencia que se debe acumular para el señor es vivir el evangelio.
Me gusta 0
Merwing
Merwing

hace 4 semanas, 1 día
“hacernos personas ricas ante Dios”, a vivir la confianza en Dios, que nos libera de toda codicia y nos lanza a compartir con los más necesitados; es decir, vivir en la misma clave con la que Jesús entregó su vida hasta el final, sin reservas ni exclusiones. Siempre aprendamos a compartir porque seremos más ricos por Dios.
Me gusta 0
Denis Rosales
Denis Rosales

hace 4 semanas, 1 día
Paz y bien Señor dame fuerzas para seguir tu camino ayúdame a no ser codicioso ,ayudame hacer un tesoro en el cielo con Dios , por medio de la oracion y el servicio ,ayúdame a alejarme de las cosas materiales que me hacen mas pecador ,ayudame a sentir esa necesidad de ayudar a los mas necesitados GLORIA A DIOS
Me gusta 0
Carlos Rafael
Carlos Rafael

hace 4 semanas, 1 día
Gloria a DIOS, me enriquezco con el Evangelio, la reflexión y también por todo los comentarios que leo de mis hermanos en Cristo. Gracias a Cuidad Redonda y a todos los hermanos que día a día enriquecen el alma de uno.
DIOS los bendiga.
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

hace 4 semanas, 1 día
Hoy la palabra de Dios, nos deja un mensaje, que anhelemos, la riqueza de Dios, que es la vida eterna, por eso seamos generosos, caritativos con los hermanos más necesitados, atesoremos bienes del cielo, practiquemos las virtudes, seamos humildes como nuestro señor Jesucristo y nuestra madre santísima la virgen Maria. El tesoro más grande es el amor a Dios.
Me gusta 0
jesus mateus
jesus mateus

hace 4 semanas, 1 día
Uuuuy q delicioso degustador,el evangelio,es como ir a cenar un manjar se siente o huele a sabroso cuando uno se deleita con la palabra de el Señor.Jesus el señor,nos sigue enseando,y muchas veces increpandonos acerca de los diferentes poderes q tenemos los seres humanos(el poder economico,el poder de quitar la vida,el poder de enjuiciar,a,otro sin justa causa,) hoy la palabra del Señor nosda una enseñanza muy clara,sobre no vivir apegados alas riquezas materiales,que se acaban,se carcomen,sino en realmente dejar q el reyno q el Se?or nos propone,osea el reyno de Dios ,un reyno de justicia,amor sidaridad y justicia social,atte Jesus Mateus koinonia misionera catolica amigos solidarios,Barranquilla Colombia.
Me gusta 0
Martín R.N.
Martín R.N.

hace 4 semanas, 1 día
Hoy el evangelio nuevamente nos invita a reflexionar un poco sobre nuestra manera de vivir.

"El Señor nos hizo y somos suyos"
Me gusta 0
Humberto
Humberto

hace 4 semanas, 1 día
Saludos y bendiciones para todos!
Desprendimiento total es lo que nos pide Jesús para heredar la vida eterna, porque no son los bienes materiales los que nos salven sino los bienes espirituales: el amor, el servicio, la bondad, la fraternidad, la humildad, el buen trato, la solidaridad, el sentido común; que no es solo "pensar en el otro", sino actuar en beneficio de él sin esperar nada a cambio. Señor: ayúdanos a entregar nuestra vida para el bien de los demás, Amén.
Me gusta 0
luisca
luisca

hace 4 semanas, 1 día
cordial saludo ,muy buenas tardes , jesus en el evangelio nos invita a reflexionar a no ser egoístas con las demás personas, compartir, cosas, pues si necesitan de nuestra ayuda hay que ayudarlos.y también nos invita a tener confianza en Dios.
Me gusta 0
Enrique Calero
Enrique Calero

hace 4 semanas, 1 día
Algún momento dije q no nos dejemos absorber por el materialismo..q hoy tenemos y a lo mejor mañana no.. en cambio el conocimiento emanado de Dios y puesto al servicio de la comunidad será infinito..toda riqueza viene de Dios por tanto debemos ser agradecidos y corresponder su gracia compartiendo con nuestros hermanos en especial con los más necesitados..en ese momento el bienestar y por que no la felicidad reinará en nuestro corazón.. transformándose en riqueza espiritual q no tiene precio.Amen
Me gusta 0
jose Antonio
jose Antonio

hace 4 semanas, 1 día
Muy evangélico y certero el comentario. Hagamos un esfuerzo poniendo toda nuestra confianza en Dios ,dador de todos los bienes y en su providencia.Apreciar y valorar la Libertad que el sacrificio de la Cruz nos dio sin merecimiento alguno . No olvidemos que quien quiera ser el primero que sea servicial y solidarice siempre con los demás ,especialmente con los más pobres espiritual y materialmente.-
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.