Comentario al Evangelio del

Fernando Torres cmf

 

El camino de la verdadera felicidad 

      Basta con encender la televisión para oír que seré más feliz si compro el coche tal o que la solución de todos mis problemas me los ofrece la empresa cual. Si hiciéramos caso de lo que nos dicen los medios de comunicación, la vida sería feliz y fácil para todos. Pero la realidad es diferente. Para muchas personas la vida es difícil, muy difícil. En el trabajo y en casa. Y, de vez en cuando, llegan problemas añadidos: una enfermedad, una muerte, un miembro de la familia que se va del hogar... A todos nos encantaría encontrar la respuesta mágica que convirtiese nuestra vida en un remanso de paz, sin nada de que preocuparnos, lejos de los problemas, de tanto trabajo.

      La primera lectura nos habla de una persona que se vuelve hacia Dios para pedir la sabiduría. En vez de encender la televisión o la radio, guarda silencio, pone su corazón en Dios y suplica la sabiduría. Esa persona sabía lo que se hacía. Sabía que la sabiduría es más importante que el poder y la riqueza. Incluso que la salud y la belleza. Porque una persona sabia sabe como ser feliz y vivir en plenitud en medio de los acontecimientos de la vida ordinaria. Lo que para otros son graves problemas, para el sabio son apenas ocasiones para amar más, para mejorar sus relaciones, para abrirse a nuevas realidades, en definitiva, para vivir mejor. 

      El Evangelio cuenta una historia que habla también de la sabiduría. Un hombre se acerca a Jesús. Está preocupado por alcanzar la vida eterna. Y pregunta a Jesús qué debe hacer. Ya cumple los mandamientos. Todos. Jesús, entonces, le abre nuevos horizontes. Si quiere de verdad ser feliz, poseer la vida eterna, ha de dejarlo todo, quedarse sin nada y centrarse en lo único que vale la pena: seguir a Jesús. Es un gran desafío. Porque para alcanzar la verdadera sabiduría hay que saber relativizar todo lo que se tiene, todo lo demás. No se encuentra la vida en las cosas que se poseen ni en cumplir todos los mandamientos. La verdadera sabiduría está en reconocer que todo es don, un regalo que Dios nos hace. Y sólo cuando nos volvemos a él con las manos vacías, somos capaces de acoger ese don enorme que es la felicidad o la vida eterna. 

      A los ricos se les hace difícil entrar por ese camino. Están muy preocupados con las cosas que tienen. Pasan el día pensando en cómo tener más y en cómo defenderlas mejor. Los otros se les antojan amenazas. Los ven como ladrones que les quieren quitar lo que es suyo. Sólo si son capaces de liberarse de las cosas que tienen, descubrirán en el rostro del otro a un hermano o hermana y se darán cuenta de que la felicidad está en el encuentro fraterno con los demás. Todos como hermanos y hermanas entre nosotros y como hijos e hijas de Dios. 

 

Para la reflexión

      ¿Dónde crees que está la verdadera felicidad? ¿Qué caminos has recorrido hasta ahora para buscarla? ¿Cuáles han sido los resultados de tus esfuerzos? ¿Tienes el corazón libre para encontrarte con tus hermanos y hermanas?

Comentarios
José Manuel
José Manuel

el 14/10/18
Comentario: al Santo Evangelio hoy, 14/10/2018.

Tanto los ricos como los pobres, nadie se puede salvar por sí mismo. ¿Quién se podrá salvar? Exclamarán los discípulos. Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios, responderá Jesús. Confiémonos todos y del todo a Jesús, y que esta confianza se manifieste en nuestras vidas Jesús había dicho al joven: Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos, Él le preguntó: ¿Cuáles?, no para ponerlo a prueba, lejos de eso, sino que supone que para él habría, juntamente con la Ley de Moisés, otros mandamientos que le llevarán a la vida; esto era la prueba de su ardiente deseo. Cuando Jesús le enunció los mandamientos de la Ley, el joven le dijo, Todo eso lo he cumplido desde mi juvent » ver comentario
Me gusta 0
Jose del Carmen
Jose del Carmen

el 14/10/18
miremos
Jesus dice algo muy distinto a una cinciologios de la felicidad, o terapia del logos..lo de Jesus es otra cosa, es una felicidad que da
", en este tiempo, cien veces más casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna."
pero que clase de paz o felicidad ws esa que trae persecucion? y que esta ademas asociada a la abtinencia, al celivato, o al amor puro inocente?
en este tiempo hablas de las dos condiciones es ser un rigorista o algun tipo de concervador o que se yo, tanta basura que se oye, todo menos evangelio, es algo como cienciologia, o politica evangelica o pastoral politica.
ciertamentw asombra, pero es parte de la persecución y si sentiemos que se asentua, entonces estamos cerca, alegraos!
Me gusta 0
michel varela
michel varela

el 14/10/18
La palabra de Dios es eficaz, tajante, cuando entra en la historia personal duele, como duele lo mal hecho el pecado, pero al salir purifica, sana, descansa, por eso es un deleite para el necesitado oír y llevar a la carne esa palabra, para tener vida eterna desde aquí como momento de salvación desde este momento no hay otro es hoy. el evangelio es un detonante para abrir el oído para observar desde nuestra fe eso que para el hombre es imposible pero es posible para Dios, es como un hecho la felicidad del hombre, ya que las riquezas no lo son en si, donde esta tu corazon esta tu tesoro, y el tesoro para el hombre de fe esta vivir el amor de Dios, y como lo encuentra donando su esfuerzo por los necesitados, ayudando a restaurar al pobre, a la viuda, al indefenso, pero si se queda en lo » ver comentario
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 14/10/18
En este 14 de octubre, el evangelio nos invita a servir y ayudar a los pobres, no es suficiente con permanecer en el templo u orar constantemente si no se acompaña de las obras para decir que amamos a Dios, porque Él si nos ama tanto que nos regaló a su propio Hijo para que nos libere del pecado y de la muerte eterna, todos los días debemos estar dispuestos a seguir sin miedo ni temor, sin dudar ni un instante el camino que el Señor nos señala, nada de lo material es más que tener la presencia del Señor, escuchemos, meditemos, discernamos y obremos con la palabra de Dios, especialmente con nuestros hermanos, especialmente con los más pobres y necesitados, amemos como Él nos ama, socorramos y ayudemos a quienes nos necesitan, seamos oportunos en tiempo y en espacio, no nos distrai » ver comentario
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 14/10/18
Contesto a las preguntas de Fernando Torres
La verdadera felicidad sólo la encuentro cuando me esfuerzo en hacer felices a los demás. No hay que perseguir la felicidad porque ella siempre viene de rebote.
Los caminos que debemos recorrer, para mi siempre son los mismos: servir, callar y amar por amor a Dios. No hay otros.
Los resultados de este esfuerzo son maravillosos y no se hacen esperar. La vida cobra sentido,la familia se une y fortalece,los vecinos se vuelven amables y el mundo es mejor.
La libertad es un don y una conquista. Cuando me esfuerzo en amar sin
condiciones,soy libre porque alejo de mi el egoísmo que es la madre de todos los vicios y pecados..Los hijos del egoísmo son tiranos que esclavizan nuestra voluntad y no nos dejan volar en libertad para ir al en » ver comentario
Me gusta 0
Victoriasnchez
Victoriasnchez

el 14/10/18
La primera lectura es un canto a la sabiduría que nos viene de Dios.
El autor, la considera superior al poder,a la riqueza ,a la salud y a la
belleza.Con esta sabiduría llega todo bien. Jesús es la sabiduría
encarnada del Padre.Es una sabiduría extraña para nuestro mundo ,
porque es una sabiduría crucificada,con capacidad de renuncia de
entrega hasta el final .Es la sabiduría del Amor.Es esta la que Jesús
le presenta al joven rico,fiel servidor de la ley de DIOS. El joven no se
fue del encuentro diciendo que Jesús estaba loco,o furioso porque le
propuso semejante desatino,sino triste ,cabizbajo ..Tal vez vió algo
de esa sabiduría que consideraba lejos de sus posibilidades. Porque
la riqueza puede conertirse en nuestro amo ;la belleza ,en una máscara;
la salud ,en » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 14/10/18
En Nombre de Jesucristo y de la Virgen María, pido ayuda para operar a mi hija discapacitada de 42 años de edad con un coeficiente de 86%, de discapacidad física y psíquica, le faltan nueve piezas, de la boca y no puede masticar bien la comida se la traga toda, y después no puede evacuar tarda unos días a consecuencia de las piezas que le faltan, la Doctora Guasch, ha preparado dos quirófanos uno para el día 05/11/2018, y otro para unos días después, aquellos hermanos en la fe, que puedan buenamente, hacer una buena obra, le pedimos ayuda a que colaboren con nosotros, mi correo es josémanuelgarciapolo@gmail.com. Se trata de salvar a una niña de consecuencias que le puedan sobrevenir, ella no habla, no se queja de nada, siente pero no lo puede manifestar al dolor en su cuerpo » ver comentario
Me gusta 0
Enrique Calero
Enrique Calero

el 14/10/18
No existe riqueza más preciada que la riqueza de espíritu..la riqueza material la tiene hoy y a lo mejor mañana ya no la tiene..El mensaje del Evangelio nos invita a ser menos materialistas y más humanos.. aprendamos a compartir lo mucho o poco que Dios nos da.. jamás seremos felices si al rededor nuestro existe niños y ancianos pidiendo un mendrugo de pan... oremos y practiquemos la Caridad y cuando veamos la sonrisa de un niño pobre al recibir lo q necesita tendrás momentos infinitos de felicidad.. Amén
Me gusta 0
Juan Julio
Juan Julio

el 14/10/18
El amor al prójimo en los actos de entrega, es abandonar el egoísmo de mi riqueza, dejar todo y seguir a Jesús. Es la construcción del Reino de Dios, mediante la ayuda, justicia, solidaridad, inclusión, sanación, perdón que nos pide Dios.
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 14/10/18
Jose Manuel, tu hija estará en mis oraciones!! Que Dios los bendiga y avance todo a su favor. Buen día!!
Me gusta 0
jfernandez
jfernandez

el 14/10/18
muchos decimos los ricos no se salvaran, pero nosotros somos incapaces de socorrer a los mas nececitados niños, ancianos etc. en muchas casas se daña la ropa en los roperos pero no la damos a nadie y ni que decir pan y otros alimentos que se vencen en las refrigeradores, pregunta somos verdaderos cristianos o solo aparentamos. feliz domingo desde costa rica la pobre.
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 14/10/18
Señor mío Jesucristo ayudame por favor para que yo pueda aprender siempre de tu palabra, gracias porque me has sacado de las barras del alcohol, bendito seas por siempre Señor, amén.
Me gusta 0
Angela
Angela

el 14/10/18
Que bueno que encontrr esta pagina es muy practica. Que defïcil es para los hombtres no amar el dinero. Que el Señor nos brindre la sabiduria para elegir siemptre su Reino.
Me gusta 0
Vicente
Vicente

el 14/10/18
Me planteo la pregunta, cuáles son mis riquezas? Me respondo, quizá aquello que más me cuesta compartir con mi prójimo.
Qué significa 'despojarse'? Entiendo, 'compartir'. Me preguntó, cuál es mi pobreza? Me respondo, mi incapacidad para reconocer que tengo algo para compartir y creo que sólo me queda pedir. Me preguntó, cuál es el ojo de la aguja que no puedo atravesar? La penetrante mirada de Dios que conoce mejor que yo mis intenciones.
Me gusta 0
Rey Reynaldo
Rey Reynaldo

el 14/10/18
Para,Dios nada es imposible.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.