Comentario al Evangelio del

CR

Nuestra Señora de los Dolores

Antes de subir al Calvario –somos frágiles y pequeños- vamos a verla en la calle, una tarde del Viernes Santo. ¡Cómo la retrata la piedad popular! Virgen de los Dolores, de la Soledad, de la Piedad; siete puñales le atraviesan el corazón o, al menos la espada de la que le habló el anciano Simeón. Casi siempre un manto negro la cubre.  Su rostro, aun lleno de llanto y dolor, logra un tono sereno, como penetrado por la fe.

María es la Madre del Crucificado. Está asociada, por sus dolores, a la muerte del Redentor. La mujer, esclava del Señor por su fe, está junto a su hijo que se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. La que había estado alejada en los momentos de la gloria de los milagros  y la seducción de la palabra, acude ahora, presurosa, en la hora del supremo dolor y de la muerte. Está aquí, como estuvo en todos los momentos difíciles, a lo largo de la vida de Jesús; en la pobreza del pesebre al nacer, en la persecución y exilio con Herodes, cuando abandonaba su familia para predicar el Reino, cuando sufre el rechazo de los jefes políticos y religiosos.

Es que María va a ser, otra vez, Madre. Las palabras de Cristo en la cruz cobran una eficacia casi sacramental. “Mujer, he ahí a tu hijo”. En el discípulo amado hemos sido constituidos hijos de María. Algunos hacen constar que no se lo dice a Pedro sino a otro discípulo. ¿A Juan? Aquí, la maternidad no va en el plano jerárquico sino en el de la intimidad, en el de las relaciones individuales y filiales. Sólo nos queda,  como apunta el evangelio, recibirla en nuestra casa. La Iglesia es la casa de María; la Iglesia tiene una Madre.

Como Jesús, hemos de sentir cerca a María en los momentos de dolor. Ella es la madre querida de tantos hijos crucificados por la injusticia, la opresión y el desamor. Es más, no solamente nos beneficiamos de su cercanía cuando nos aguijonea un padecimiento. Con ella, queremos ir al encuentro de los que sufren. El cristiano ha de combatir el dolor, luchar contra las causas del dolor. Más aún, los creyentes tenemos muchos resortes para transformar y trasfigurar el dolor; el saber escuchar, el llevar consuelo, el infundir esperanza, el rezar con oportunidad, el estimular desde nuestra fe y tantos recursos, ayudan a hacer más buenas, más esperanzadas a las personas sufrientes.

Ya que nos entra por los ojos la presencia de María junto al dolor de su hijo, ella puede ser un modo de sacramento que nos haga visible y nos diga más claro que Dios sufre siempre al lado de sus hijos. Cosa que ya sabíamos.

Comentarios
Angelines
Angelines

el 15/9/18
A Jesús, por María. Mejor legado y modelo no nos pudo dejar.
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 15/9/18
La comunión del pan bajado del cielo y que se eleva como víctima llevando nuestra humanidad y sus miserias para convertirnos en herederos de su eterno trono!!! Es el sacramento que nos nutre , nos hace entregar por mediador El mismo al padre nuestras vidas y afanes ! Nuestras necesidades y obras! Para que con El, en El y para El tengan vida eterna y Valor absoluto ¡ para siempre! Esta fuerza y teoría no amoroso de su pan de vida , nos nutre fortalece para actuar en consecuencia de su reino , con cosas buenas y obras que ayudan a la civilización del amor.para que nos alegremos con El y glorifiquemos su Santo nombre!y lo adoramos en Espíritu y verdad!! Y pidamos ver el Bien , sumó Bien en tierra de los vivientes , gracias a su Santo Espíritu!!! Amen Amen Amen
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 15/9/18
El evangelio de hoy 15 de septiembre, el evangelio nos invita para que cada día sigamos confiando en las palabra de Dios, porque nos da grandes enseñanzas que nos permiten vivir plenamente en el amor de Dios, y ahora aún más cuando Dios Hijo nos regala a su Santa Madre
para que la recibamos con alegría y felicidad, porque ella se convierte en el puente que nos conduce hacia el Reino de los cielos, María sufre por todas las cosas que le pasa a su Hijo Divino, pero ella todo lo guarda en su corazón, sufre en silencio, llora con tristeza y amargura el desaire de nosotros con Cristo porque aun lo seguimos maltratando, torturando y crucificándolo con nuestras actitudes negativas, que solo nos conllevan a perder el camino que nos conduce al Reino de los cielos, María nos da ejemplo de » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 15/9/18
Al pie de la cruz, y, unida a su hijo.

Ésta es la Hora de la máxima revelación del amor del Dios a los hombres, la expresión culminante del amor de Cristo a los suyos, la plena entrega de amor de Jesús al Padre y, el momento de la derrota del poder del príncipe de este mundo. Y, en este momento cumbre está María. Su presencia no es casual, ni solamente un testimonio de su sentimiento maternal, sino que posee una profunda significación teológica. Está allí como la mujer, aquella de cuyo linaje saldría el Salvador del mundo. Por eso, Jesús agonizante, la llama con el nombre de “Mujer”. María está junto a la cruz, herida profundamente en su corazón de madre, pero erguida y fuerte en su entrega. Es la primera y más perfecta seguidora del Señor porque, con más intensi » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 15/9/18
Comentario al Santo Evangelio de hoy, 15/09/2018.

Fiesta de Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores, escuchamos unas palabras punzantes en boca del anciano Simeón: ¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma! Afirmación que, en su contexto, no apunta únicamente a la pasión de Jesucristo, sino a su ministerio, que provocará una división en el pueblo de Israel, y por lo tanto un dolor interno en María. A lo largo de la vida pública de Jesús, María experimentó el sufrimiento por el hecho de ver a Jesús rechazado por las autoridades del pueblo y amenazado de muerte. También Ella ha de crucificar su carne para poder ir transformándose a imagen de Jesucristo. Pero el momento fuerte del sufrimiento de María, en el que Ella vive más intensamente la cruz es el momento de l » ver comentario
Me gusta 0
Jorge Arismendi
Jorge Arismendi

el 15/9/18
La virgen Maria es la ilustración pura y sin ecuanon del sufrimiento del hombre, reflejo diáfano del que con entrega y sacrificio cabalga a duras penas con la cruz del dolor; su pasión y entrega por hacerse participe del sufrimiento del señor Jesucristo la erigió como aquel símbolo fiel de la voluntad divina de un ser puro que en el momento de las dificultades siempre levantó la bandera de la esperanza y la fe en la vida eterna. Hoy en estos momentos de zozobra que invaden nuestras vida te imploramos virgen de los dolores que tu entrega y sacrificio fiel se proyecten como un legado sobre el cual inspirarnos, sobre el cual forjar un semblante de lucha y perseverancia para derrumbar las fuerzas de lo inmundo de lo negativo y abrir las compuertas de nuestra existencia hacia el amor la » ver comentario
Me gusta 0
Aurea Bueno
Aurea Bueno

el 15/9/18
Hoy la enseñanza que nos deja el Evangelio es la obediencia a Dios, porque dice el árbol bueno da frutos buenos pero lo malo que brota del corazón no puede ser algo bueno, nuestra fe, nuestra conversión debe estar fuertemente apoyada en la roca que es Jesús, para no perder el camino que nos conducirá al Reino del Señor, que Dios nos ilumine para servir al prójimo y a nuestro Padre Celestial.
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

el 15/9/18
Dios te salve María, el saludo tan profundo que le hacía San Bernardo a nuestra Madre María Santísima. Así con un Ave María, la oración más hermosa para ella.
Me gusta 0
Noé Manuel
Noé Manuel

el 15/9/18
Estimados buenos días, desde el mes pasado los sigo con la intención de conocer mas de Jesús a través de La Biblia. Con el respecto que se merecen, estoy de acuerdo con los comentarios pero la reflexión no coincide con lo que menciona el evangelio de hoy. Les sugiero que haya coherencia para que así me sigan ayudando a entender lo que leo. Muchas gracias.
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 15/9/18
Señor mío Jesucristo toca por favor mi corazón para que yo sea dócil a tu palabra para que mi corazón rebose de gratitud, bendito sea por siempre Señor, bendice por favor mi camino en este viaje a tuxpan, amén.
Me gusta 0
Ernesto
Ernesto

el 15/9/18
Que bellísima la palabra del Evangelio de hoy en donde la Roca lo representa Cristo Jesús, es decir el cimiento de nuestra vida personal y familiar tiene que se Cristo y las crecidas del río significa todos los problemas que tenemos que pasar en la vida. Y si no ponemos en práctica las enseñanzas del Señor a nuestras vidas, especialmente el saber perdonar y amar al prójimo, nuestra casa osea nuestra vida se derrumbara porque el demonio nis hará trizas. Vayamos a la misa, confesemonos, leamos su palabra día a día, oremos diario y participemos de algún grupo parroquial que bis ayuden a crecer espiritualmente y estos lo demostraremos amando a nuestro prójimo. Porque allí en donde nós pedirá cuenta el Señor. Y leamos siempre Mateo 25 en donde nós indica Jesus lo que de » ver comentario
Me gusta 0
Denis Rosales
Denis Rosales

el 15/9/18
Paz y bien , el santísimo la ostia consagrada , el cuerpo de jesús es el alimento del alma que todo cristiano debe comer eso nos acerca mas a Dios , el señor nos invita a seguir su palabra y hacerla obra , por que un buen árbol se conoce por sus frutos , así nosotros como buenos cristianos nos conocerán por nuestra obras y por nuestro testimonio de las maravillas que Dios hace en nuestra vida para que otros vean y se conviertan , gloria a Dios
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 15/9/18
Nuestra Señora de los dolores.

Todos hemos pasado por pruebas que nos han causado algún dolor, algunos mas difícil que otros.
Cuando nuestra esperanza y confianza están puestas en Dios, son mas fáciles de soportar.

Comer su cuerpo y beber su sangre es comulgar con Cristo. Es estar dispuesto con El, a vivir como el vivió siempre en comunión con el Padre, haciendo su voluntad. Estar en comunión es estar en unión, es decir todo es compartido.

Y si estoy en comunión con Cristo, mis actos deben reflejar lo que soy. Árbol bueno frutos buenos dice el Señor.
Si estamos en El y lo llamamos Señor, es porque hacemos lo que dice. Son palabras del Señor muy claras de entender.

Perdónanos Señor, porque algunas veces no hemos sido sinceros. Conoces nuestro cor » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.