Comentario al Evangelio del

CR

Queridos amigos:

«Mío es el juicio» –dice el Señor–. Es un mensaje que libera: te exime de la imposible tarea de meterte a juez definitivo de la gente. Es un mensaje que está en su sitio: solo Dios escruta las conciencias. Tú, sin duda, harás tus apreciaciones sobre las personas, valorarás conductas, te mostrarás conforme o contrario a leyes humanas; pero el juicio definitivo sobre la realidad moral y teologal del otro es competencia de Dios.

Albert Camus escribió en La caída un texto que J. Ratzinger citaba en su libro Fe y futuro. Decía un personaje a su interlocutor: «Créame, las religiones se equivocan a partir del momento en que hacen moral y fulminan con mandamientos. No se necesita a Dios para crear culpables y castigar. Nuestros semejantes bastan, ayudados por nosotros mismos. Usted ha hablado del Juicio Final. Permítame que me ría respetuosamente. Le estaba esperando a pie firme: he conocido algo mucho peor, que es el juicio de los hombres. […] ¿Y entonces? Entonces la única utilidad de Dios sería garantizar la inocencia y yo más bien vería a la religión como una gigantesca empresa de lavandería, algo que por otra parte ya fue brevemente, durante solo tres años, y no se llamaba religión». Y añadía Ratzinger: «La fe en el futuro, de la que hablamos al afirmar que la fe de Abrahán es perfeccionada en Jesús, solo es promesa, solo es esperanza, solo es realmente ofrecimiento de futuro porque simultáneamente promete la tierra del perdón».

La Iglesia no es aquí y ahora una Iglesia de los puros e impecables. Es una Iglesia de pecadores en que cada uno estamos llamados a llevar la carga del hermano, si bien, para brillar como el sol del futuro Reino de Dios, hemos de ser luz ahora y aquí, y Jesús nos espolea a que secundemos las llamadas que nos dirige en su evangelio, en particular en su discurso del monte.

Podemos, pues, juntar, estos dos mensajes: uno, el de no juzgar, y aceptar pertenecer a una Iglesia que no es la de los sin pecado; dos, responder nosotros a la llamada del Señor a ser justos. Así, teniendo para los demás entrañas de misericordia y con nosotros un corazón no complaciente ni autosatisfecho, nos reiremos del juicio.

Comentarios
Denis Rosales
Denis Rosales

el 31/7/18
Paz y Bien el señor en esta palabra me hace el llamado a seguir su camino a que me deje dirigir por el espíritu santo para poder ser buena cosecha y así poder dar buenos frutos ayudar al hermano , si no a la hora del juicio vendrán sus ángeles y la mala maleza la echaran el fuego ,el quiere que viva feliz pero es mi decisión seguirle o negarlo , un llamado a la conversión para poder recibir la gracia de Dios . amen
Me gusta 0
Fernando
Fernando

el 31/7/18
Que hermoso evangelio, lleno de esperanza, como toda la palabra de Dios a través de su hijo nos habla y nos invita a no juzgar, a no pensar yo soy el bueno, el otro es el malo, a no condenar, a ser luz no obscuridad, a no ser severos sino pacientes y amorosos con el hermano, a comprender y no ser comprendidos, la esperanza esta allí y hay que aferrarse con amor.
Me gusta 0
antonia
antonia

el 31/7/18
A Dios nadie lo ha visto, a través de Jesús puedo sentir a Dios,no lo puedo etiquetar, ni calificar y menos ponerle calificativos humanos. No me fio de los hombres que en nombre de Dios hacen, han hecho y siguen haciendo barbaridades con el ser humano y con el planeta. Se que no comprendo muchas cosas del mundo y sus males, sobre todo del daño a los inocentes, pero me fio de Dios antes que de los hombres y no me importa ser juzgado por Dios y si me importa que me juzguen los hombres, mi confianza esta en el que me lleva al Ser que fue Jesús de Nazaret o al Padre o a la Madre tenemos que llamarlo con lenguaje humano.
Me gusta 0
Mister Q.
Mister Q.

el 31/7/18
Lectura del profeta Jeremías dice: ¨la terrible desgracia de la Doncella de mi pueblo¨. La doncella es el alma del pueblo, con la que Dios no romperá NUCA su Alianza. Los pecados de nuestros padres, la carne por la que vivimos sometidos a reproducir la imagen del príncipe de este mundo, arrastrándonos siempre sobre nuestro vientre.
En el Evangelio la semilla cae en nuestra carne, polvo, la tierra de donde salimos. Ahí es donde aparece nuestra libertad, lo que nos distingue del resto de la creación. Acoger la semilla o endurecer nuestro corazón como una piedra o despreciarla empujándola fuera de nuestra vida.
Pero aun rechazando a Dios El nunca rompe su alianza, de AMOR a su pueblo.
Me gusta 0
Ana I. Bello
Ana I. Bello

el 31/7/18
Jesús nos ama tanto y no nos abandona, en la primera vemos en nuestras realidades del día y del mundo lo dicho por los profetas, en el evangelio Ël nos aclara y recuerda que somos sus hijos (imagen y semejanza) y tenemos que escoger ese camino del bien o sea sembrar una buena semilla que es la que nos ayudara a crecer espiritualmente, no dar cabida a que el maligno prevalezca con sus cizañas. pidamos a Dios que nos ilumine fortalezca a través de la oración, conversión y obras de misericordia amen
Me gusta 0
Rafael Palacios
Rafael Palacios

el 31/7/18
La lectura tomada del evangelio de san Mateo, es un aviso previo de la vida futura que todos vamos a tener, el mismo san mateo en el capitulo 25 versos 31 ss, en el juicio final y las obras de misecordia, en la parabola de la cizaña, alguien con malas intenciones coloca junto a la buena semilla algo para arruinar la cosecha, los angeles cegaran la cosecha y habra en aquel tiempo gracia para unos o desgracia para otros. pidamos al Señor tenga misicordia de nosotros....
Me gusta 0
Lupita Medina
Lupita Medina

el 31/7/18
Que hermoso saber que existe el cielo y en él está Dios nuestro Señor, y que ahí está la felicidad eterna, pero también que miedo y tristeza saber que existe ese horno encendido que es el infierno. En estos últimos días en el evangelio Jesucristo, nos narra parábolas, en las cuales nos invita a pertenecer al Reino de Dios, en realidad nos está dando las recetas secretas para no caer en ese horno encendido, sino que anhelemos la dicha de contemplar su presencia en la eternidad en el "Reino de Dios" Nutramos nuestro espíritu y nuestra vida de Dios, con oración, con los sacramentos y con una vida de amor al prójimo. Señor Dios nuestro, que perseveremos en la gracia, para un dia estar junto a ti, gozando de tu gloria eterna. Amen.
Me gusta 0
Gonzalo
Gonzalo

el 31/7/18
No hagamos cizaña seamos sensatos apartemonos del maligno triunfemos en el A M O R . Un amor que lo da todo sin condiciones. Seamos dociles a ese amor miremos siempre a Dios y dejemos el pecado en nuestras vidas
Dios es amor se hace presente en la Eucaristia participemos de esa Eucaristia acerquemonos al trono de la Gracia volquemonos respetemo este sacramento .Id con una vida sana
Me gusta 0
Mercedes S
Mercedes S

el 31/7/18
Dios nos dices que tenemos que sembrar cosas buenas y no vivir entre cizañas y dar frutos buenos como el señor nos los da y si vivir siempre en la Gracias de Dios y Amarnos unos a otros y bendiciones para todos
Me gusta 0
Humberto
Humberto

el 31/7/18
Saludos y bendiciones para todos!
El amor de Dios no tiene límites; El nos guía en todo tiempo y en todo lugar; aunque la cizaña pretenda "ahogarnos,"su misericordia infinita nos sigue salvando. Depende de nosotros ser buena semilla, dar los frutos esperados y no permitir que el maligno siga sembrando la cizaña en el mundo y en nuestras vidas. Señor protéjenos del asecho del mal y del peligro, para que bien dispuesto nuestro corazón, podamos servirte en tu presencia, Amén.
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 31/7/18
El sentir del profeta en esa época, s el mismo que por hoy sentimos cuando vemos tantas injusticias y tanto mal rondando por todas partes, y entonces pensamos ¿Dónde está Dios, que lo permite?.

Al reflexionar no podemos más que reconocer que Dios, es misericordioso y poderoso, quiere el bien para todos y nos da siempre bendiciones. Tanto es, lo que nos ha dado, que envía a su hijo, que muere y resucita por nosotros. ¿Qué más podemos pedir?.

Reconozcamos como dice el profeta que nuestra es la culpa y que sin ayuda de Cristo no podemos alcanzar la armonía de su reino.

La aclaración de nuestro Señor, sobre el trigo y la cizaña y su posterior palabra sobre el fin del mundo nos traen una gran esperanza y nos dan ánimo para defendernos del ma » ver comentario
Me gusta 0
Mairuth
Mairuth

el 31/7/18
gracias Señor por tu palabra, es alimento diario para mi....gracias por tan bellas reflexiones

Me gusta 0
Merwing
Merwing

el 31/7/18
Nosotros no somos quien para juzgar , aprendamos a escuchar. Pero el juicio definitivo sobre la realidad moral y teologal del otro es competencia de Dios.
Me gusta 0
Maríainés
Maríainés

el 31/7/18
Estoy de acuerdo con Juan gonzález: no juzguemos para no ser juzgados. El problema está en que la propia iglesia y nosotros mismos nos creemos poseedores de la verdad. Sólo queremos leyes y normas para que los demás la acaten pero no miramos dentro. Cuando seamos capaces de juzgarnos a nosotros seguro que no lo haremos a los demás. Seamos capaces de servir de verdadero ejemplo de Dios.
Me gusta 0
María Ely
María Ely

el 31/7/18
Gracias, su comentario me lleva a una profunda meditación, me descoloca...y eso es muy bueno para mi.Gracias, DIOS le bendiga y la Virgen Stma.lo proteja siempre.
Me gusta 0
Mauricio
Mauricio

el 31/7/18
Me viene la frase del parroco de mi barrio "la iglesia no es un museo de santos, sino un hospital de pecadores"
Me gusta 0
ruben
ruben

el 31/7/18
bueno día, el mal esta interiormente de hombre ,cuando los doctores de la leey presentaron a la adultera y le digo a los jueces el que te libre de pecado tira la primera piedra
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 31/7/18
Alabanza a tu nombre de generación en generación,Tuyo es el reino tuyo el poder y la gloria Señor!!!Tu nos creaste libres y a tu imagen y semejanza! Tenemos que caminar hasta reflejarnos en ti Tu nos diste la redención de restaurarnos la eternidad y filiacion divina con la entrega de tu hijo niestro señor Jesus hermano y redentor!! Y El nos marco el camino la verdad y la vida para seguir el paso por esta tierra hacia la presencia de nuesto padre guiados por el Espiritu Santo en el nombre de Jesus""Amen
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 31/7/18
Señor por favor siembra en mi semilla fértil para que de buenos frutos en todo los actos de mi vida, librame del fuego del infierno, por tu infinita misericordia ten piedad de mi y del mundo entero, amén.
Me gusta 0
yoladaboin
yoladaboin

el 31/7/18
Asumamos nuestro compromiso al serviciio sin juzgar, tenemos que entender que todos nosotros pecadores la conformamos pero que seamos generosos al decir algo del projimo para una correccion fraterna, no para herir, siempre tengamos presente el juicio y quien es el dueño de la siembra y la cosecha. Dios.
Me gusta 0
Yerly Salmeron
Yerly Salmeron

el 31/7/18
Nuestro amado Jesus.El que esta sentado a la derecha del Padre vendra a juzgar a vivos y a muertos.Solo el ve nuestros corazones, nuestras obras las buenas, no lo material.
Me gusta 0
Juan González
Juan González

el 31/7/18
El primer mandamiento que aparece en la Biblia es el de no comer del árbol del bien y del mal, que es lo mismo que no juzgar para no ser juzgados.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 31/7/18
LA LUZ DE LA VIDA.

El creyente que se sabe amado por Dios, y que se esfuerza por ser auténtico, de no ofenderle, y de cumplir sus enseñanzas, va camino de la Luz. Jesús con la autoridad del que se sabe quién es, nos dice: Yo Soy la Luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Esa Luz de la Vida, esa luz de la verdad, es la Palabra de Dios, su Buena Nueva, su Evangelio. Muchos creyeron en él y lo siguieron. Después de muerto y resucitado Nuestro Señor, y llenos de la fuerza del Espíritu Santo, los apóstoles, con Pedro a la cabeza comenzaron a proclamar lo enseñado por Jesús y a dar testimonio de su Resurrección. Defendiendo esa verdad con su propia vida. Los que creían y se Bautizaba, se fueron agrupando, formando comunidad » ver comentario
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 31/7/18
Dios siembra el bien y el enemigo el mal; a nosotros nos toca discernir
donde esta uno y otro. No es lo mismo la verdad que la mentira,la justicia que la injusticia.el amor que el odio,la paz que la violencia.En este mundo andan mezclados el trigo y la cizaña,el bien y el mal.
Dios actúa pero también el enemigo encizaña.
Jesús nos dice que nuestra vida sera sometida a juicio y que no sera un juicio de condena,sera una una revisión de vida definitiva;una evaluación. Entonces sólo el trigo valdrá. Sólo nos llevaremos las buenas obras,todo lo demás no tendrá ningún valor.
Las riquezas,honores,prestigio,placeres...no puntuaran
La misericordia,la compasión ,el perdón,la paciencia,los detalles de amor...puntuaran muy alto.
Pidamos hoy a san Ignacio de Loyola nos ayude a s » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 31/7/18
Comentario: al Evangelio de hoy, 31, de Julio, de 2018.

En el Evangelio de Mateo, los discípulos piden una explicación sobre la parábola de la cizaña en el campo. Jesús les explica que quien siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla los ciudadanos del Reino; la cizaña los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido. El juicio final le corresponde a Dios. No podemos vivir preocupados por el qué pasará entonces olvidando cómo y qué vivir » ver comentario
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 31/7/18
allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.»
Me gusta 0
Antonio
Antonio

el 31/7/18
Muy bella reflexion. Bendiciones.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.