Comentario al Evangelio del

CR

Queridos hermanos:

Jesús hablaba en parábolas, para que todo el mundo entendiera, utilizaba cuentos, símbolos sencillos para transmitir su mensaje de reino.  Utilizaba términos coloquiales de la familia, del trabajo, del campo, de las cosechas, para hacer más asequible su Palabra. Pues aún así, no comprendemos, nuestro corazón se paraliza, nuestros ojos no ven, nuestros oídos quedan inertes al ruido.  Pero ahí esta el maestro, con palabras de aliento, con voz suave, que intenta de nuevo ponernos en marcha.  Jesús sabe de nuestra pequeñez y nuestra debilidad, y sale a nuestro encuentro, porque como buen pedagogo lo intenta de nuevo.

Cuantas veces al escuchar, al leer esta parábola hemos intentado identificarnos con un tipo concreto de semilla, y es curioso, según nuestro estado de ánimo, según nuestro proceso personal va cambiando.  Y nos encontramos con nuestra realidad, muchas veces no muy brillante y descubrimos que ese Reino que se nos promete, está ahí, al alcance de la mano, pero se nos escapa, hay demasiadas cosas que nos lo impiden, a veces no entendemos que nos sucede, a veces queremos encontrar en la escritura nuestras respuestas, algo que justifique nuestras conductas, algo que ratifique nuestro estilo de vida, pero eso no dura, eso se marchita, no hay consistencia; es semilla que ha caído al borde del camino.

Cuantas veces nos sentimos eufóricos, creemos que podemos comernos el mundo, pero eso si, por nuestras propias fuerzas, queremos ser autosuficientes.  Pero Dios es el que obra en nosotros, y cerrados a su poder es perder las raíces, que son la base de una fe consistente.  Autosuficiencia y constancia son incompatibles, somos criaturas que se crecen y se mantienen del sustento de su creador.

Del mismo modo, la semilla que llevamos en nuestro corazón no germinará cuando vamos en búsqueda de cosas que no nos alcanzan la plenitud, la felicidad completa.  Buscamos fama, dinero, posición, y olvidamos que el reino es sinónimo de pequeñez, de ocultamiento.  Sólo así encontraremos frutos, lo que sean, pero habrá fruto; las capacidades o importan, los resultados dan lo mismo.  Es ser y darse.

Lo sembrado en tierra fértil que germina requiere dejarse preparar, que el arado entre profundo, que espere paciente la lluvia que le empapará, que no desespere en la oscuridad y que se duela en el esfuerzo.  Será primavera y dará fruto abundante porque el sembrador es el que se desvive por su cosecha.

Comentarios
Carlos
Carlos

el 28/7/18
El Evangelio de este día, nos invita a interiorizarnos, analizar con frialdad, q tipo de semilla somos y cual queremos ser.
Las primeras dos son tibias, cambiantes, con casi nulas posibilidades. La última en cambio recibirá todos los honores.
El camino es arduo, angosto, con muchas dificultades agregando el cambio climático.
Señor soy débil y pecador, pero mi sincero deseo es ser buena semilla en tierra fértil. Dame un poco señor de tu sabiduría, humildad, voluntad y tenacidad de hacer la voluntad del padre, no la nuestra.
Aceptar mis debilidades y luchar cada día, resistir, perseverar, amar, ayudar, orar...Amen
Me gusta 0
Marlene
Marlene

el 28/7/18
La parábola del sembrador es una de mis favoritas junto a la parábola del hijo pródigo.

En la palabra de Dios vemos como enseña Jesús a su pueblo con sus enseñanzas y ejemplos nos invita a ser buenas semillas..en tierra fértil para producir muchos frutos y que se multipliquen con el transcurrir de los años en generación en generación sin olvidar nuestros antepasados y las personas que lucharon por mantener la fe de manera firme a pesar de las dificultades que han tenido ,siempre vivieron confiados en Dios que nunca los abandonaban y seguían avanzando en su largo caminar para cumplir la voluntad de Dios en la misión de llevar la Buena Noticia de la Salvación que hace nueva todas las cosas en la conversión de nuestro corazón haciéndonos mujeres y hombres de fe con la espe » ver comentario
Me gusta 0
Humberto
Humberto

el 27/7/18
Saludos y Bendiciones para todos!
La Parábola del Sembrador nos invita hoy a reflexionar sobre la forma en que yo recibo la Palabra del Señor: Ella llega a mis oídos, a mi mente, a mi corazón y transforma mi vida? realmente la pongo en práctica? o solo soy un transmisor que recibe la Palabra pero que no se pregunta primero que me está diciendo a mí personalmente, si no que pienso que debo "transmitirla" a los otros para que ellos la apliquen en sus vidas? Señor ayúdame a cuestionarme siempre con tu Palabra, Amén.
Me gusta 0
Mercedes S
Mercedes S

el 27/7/18
Que hermosa lectura ???? y el evangelio tenemos que escuchar y curtivar las palabras de Dios y así siempre seguir sus caminos para aprender más de nuestro señor y para seguir cuidando esos frutos nuevos y Dios nos traiga La Paz h la salvación h sebvrar cosas buenas y que la luz de Cristo nos ilumine siempre y bendiciones para todos
Me gusta 0
Denis Rosales
Denis Rosales

el 27/7/18
Paz y Bien . el santo evangelio de hoy me hace un examen de conciencia y me habla de la semilla que es la palabra ,que a donde a caído en tirerra mala o ferti , como esta mi fe y comunión con Dios , que tipo de tierra represento , con mis acciones , mi actitud , y mi forma de vida , me guió con la luz del señor , un fuerte llamado hacer tierra fértil , a que aumente mi fe , así poder actuar y dar testimonio de la luz de jesucristo que es el que vive en mi corazón, y guia mi camino para que mis pies no tropiecen y así poder contemplar su gracia , gloria a Dios .
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 27/7/18
Muy importante las palabras del profeta.

Ya no se nombrara el arca de la alianza, no será importante ni se mencionara, porque al Señor Dios lo adoramos en Espíritu y en Verdad. Como Jesús lo dijo a la Samaritana.
Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. Jn.4:24

Nuestro Señor, nos dice con la explicación de esta parábola del sembrador, lo importante que es reflexionar, entender y no quedarnos solo en la comparación que el hace, de la palabra, sino por medio de las parábolas analizar y sacar conclusiones de que es lo que nos quiere decir.

En las cosas materiales y pasajeras de este mundo debemos empezar a entender y comprender lo espiritual y eterno.
Los que se tomen el trabajo de analizar lo comprenderá » ver comentario
Me gusta 0
Rafael Palacios
Rafael Palacios

el 27/7/18
Alabado sea Jesucristo. Queridos hermanos hoy el Evangelio nos habla de la parabola del sembrador, tema muy inportante en la formacion catequistica de la mision. Al hacer una analogia esquematica del campesino, vemos como el aplica el proceso metodologico pensando en la cosecha, que no depende el el, sino de Dios. Pero el agricultor hace lo que le corresponde, comenzando por preparar la tierra, una vez lista y dada las condiciones del tiempo siembra en el terrreno la semilla y sigue cuidandolo, en espera de una buena cosecha. El Señor como un buen pedagogo, se vale de las figuras corrientes del campo para enseñarnos a traves de su palabra. La mision del cristiano hoy en dia tambien tiene que realizarse bajo esa premisa que el Señor nos enseña, no de manera tecnica ni cientifica, ni » ver comentario
Me gusta 0
Luis Gallego
Luis Gallego

el 27/7/18
Gracias; Señor...me has dado un dia mas con la Palabra de Dios con esta parabola encantada, perdona Señor por mi despiste en el mundo donde estamos.
Me gusta 0
Ana Maria
Ana Maria

el 27/7/18
En primer lugar felicitar a las Anas, aunque sea con un poco de retraso y también como era el día de los abuelos quiero
mandar este poema que servidora hizo y que va dedicado a ellos.
Nunca desde que nací / pude ver a los abuelos / porque no los conocí / pero me hablaban de ellos. Luego tuve yo un abuelo / el cual fue un poco especial, / y me sirvió de consuelo / pues era un hombre genial. Se llamaba Ni colas/el vivía en Castro-pepe /nunca se olvidó jamás / que lo llamaba abuelete. Pues cuando a casa venia/ decía: Y la nieta ¿donde está / almendras siempre traía/ y alegría a mí me da. Ya que mi abuelo no era/ pero se lo dí en llamar / le daba mucha alegría / cuando lo iba a abrazar. Así lo quería mucho/ sentí cuando se murió/ siempre lo estoy recordando/ por lo » ver comentario
Me gusta 0
LUIS HERNANDO
LUIS HERNANDO

el 27/7/18
Hoy en el libro de Jeremías el señor nuestro padre, vuelve y nos invita nuevamente, pero en especial le hace una invitación a los hijos apostatas, aquellos hijos que han están estado con él, que han compartido con él, y luego de un momento a otro nos partamos de él, solo con críticas, soberbias y burlas, el mismos nos habla hoy por medio de la palabra y nos dice venid hijos, que yo soy vuestro dueño, hoy nuevamente mi padre nos habla por medio de la palabra y nos invita que no seamos renuentes con él, él nos dice que él mismo multiplicará nuestras cosas, nuestra ascendencia y descendencia, nuestro padre nos dice hoy que el habitara en nuestros corazones y, que ya no vivirá con nosotros esa maldad, que no tendremos nunca jamás nuestro corazón obstinado. El salmo nuevamente n » ver comentario
Me gusta 0
spalletta
spalletta

el 27/7/18
Somos mala gente si no trabajamos nuestra persona a través de los años. No somos gran cosa, somos un pedazo de tierra nomás. Cuando sometemos nuestros intereses a los de Dios, es cuando encontramos esa fuerza maravillosa de la vida. Ayuno, oración y caridad (esta la llave). Dios esta en los necesitados , esa es la iglesia , allí debemos rezar, ellos son el templo, hace falta aclararlo? cuantas veces hay que repetirlo?
Me gusta 0
Raymundo R H
Raymundo R H

el 27/7/18
Señor mío Jesucristo ayudame por favor para que las preocupaciones de la vida no me aparten de poner en práctica tu palabra y de fruto en abundancia, como me lo mandas en el Evangelio del día de hoy, amén.
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 27/7/18
Señor dueños de los campos envía más operarios a ellos para que cosechen y cuiden co sabiduría y discernimiento tus mies¡¡ para que la alegrías de las cosechas y de los creyentes sea verdaderas ! Cuidamos señor y que la semilla de la Fe que sembrastr no la arrebate el demonio , ni perturbar su crecimiento la vanidad ni el poder y que de frutos con obras que necesites para tu reino para gloria tuya!!!Señor envía operarios a tus mies¡¡¡¡ Amen
Me gusta 0
antonia
antonia

el 27/7/18
Dios conoce nuestro sentir, nuestras limitaciones y nuestras disponibilidades en el actuar,todas las formas de siembras se pueden dar en el ser humano ,yo quisiera que la semilla cayera en buena tierra ,pero a veces no es asi puedo hacer el mal que no quiero y evitar el bien que quiero. Podemos rezar pocos rosarios o muchos solo Dios nos conoce y paga un denario haciendo toda la jornada o la mitad o una sola parte y da igual paga. Dios es Misterio que no podemos comprender con nuestra mente, solo dejarnos querer y ponernos en sus manos con toda la sencillez que podamos.
Me gusta 0
Carmen
Carmen

el 27/7/18
Gracias Señor Jesús por esta hermosa parábola.
Gracias a CR por su comentario,lleno de realismo y a la vez de esperanza.
Queremos ser tierra buena y productiva, una tierra donde la semilla de la palabra de Dios pueda enraizar, y que al crecer no se encuentre con zarzas y piedras que se lo impiden.
Queremos estar vigilantes y ahuyentar a los pájaros que merodean para comerse la semilla.
Esto es lo que queremos de todo corazón pero ya sabemos que una cosa son los deseos y otra la realidad. Somos débiles y por nuestras solas fuerzas nada podemos.
Necesitamos una fuerza superior; la misma fuerza que recibieron los apóstoles con la venida del Espíritu Santo.
La cosecha sera buena y abundante si dejamos que nos ayude .Él nos avisa de los peligros y da fuerza para vencerlos.
T » ver comentario
Me gusta 0
Antonio Majeesh
Antonio Majeesh

el 27/7/18
Muchas veces la palabra del Señor escucha y desea de vivirlas. Pero por la miseria de la hida nos olvidamos de poner en práctica. Perdón Señor por la ignorancia.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 27/7/18
Cultivemos la modestia cristiana.

LA MODESTIA es una virtud que en un tiempo los sabios de este mundo apreciaban. Por eso se nos dice: La persona modesta rara vez fracasa en cuanto a ganarse la buena voluntad de los que conversan con ella, pues nadie envidia a un hombre que no parezca estar satisfecho de lo que es. Además, se ha dicho: La modestia es una luz brillante; prepara la mente para recibir conocimiento y el corazón para la verdad. Es poco probable que la persona que carezca de modestia esté dispuesta a razonar. Cuando esto ocurra, por favor no cuestiones algunos aspectos de la religión que tú conozcas con ella, aunque sean, para ti los más sencillos, ten en cuenta que tienes delante a una persona que no razona., no es sencillamente sencilla, Jesucristo, es Sencillo, los d » ver comentario
Me gusta 0
MARCO SANDOVAL.
MARCO SANDOVAL.

el 27/7/18
te pedimos señor que ha nos des un corazón más firme y perseverante para llevar contigo tu santo evangelio y compartir con el hermano la caridad de nuestro corazón.
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 27/7/18
En este 27 de julio, el evangelio nos invita para que seamos buenos sembradores y tratemos de asimilar la semilla y ser excelente terreno para luego dar unos frutos exquisitos y deliciosos, nosotros estamos llamados para que la palabra del Señor siempre sea escuchada, meditada, discernida y obrada con mucha alegría con todos nuestros hermanos especialmente con los más pobres y necesitados, nosotros como hijos de Dios, debemos caminar firmes en la fe y pedir al Espíritu Santo que nos ayude a mantener su llama encendida, procuremos al máximo ser tierra buena, no defraudemos a Dios que nos ha dado todo, que nos ama, que entrega a su propio Hijo para que nos salve de tanta maldad, que nos ayude a comprender y entender su Santa Palabra, ayudemos a extender su Santo Reino, cada día debemos » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 27/7/18
Comentario: al Evangelio del día 27, de Julio, de 21018.

El éxito de la cosecha no radica en nuestras estrategias humanas ni en marketing, sino en la iniciativa salvadora de Dios rico en misericordia y en la eficacia del Espíritu Santo, que puede transformar nuestras vidas para que demos sabrosos frutos de caridad y de alegría contagiosa. En efecto sabéis cómo se cultiva la tierra. Yo en particular he tenido la experiencia en hacer estos trabajos y os digo que cuando lo hacía pensaba en este Evangelio, y me metía dentro de él centrándome en Jesucristo, y su palabra tan dentro, que el sol no me quemaba aunque no llevase un sombrero de paja, en la cabeza en montaña alta, a media mañana quemaba mucho, que no te falte el agua porque te deshidratas. Cuando llovía la lluvia no » ver comentario
Me gusta 0
Miguel Angel
Miguel Angel

el 27/7/18
Perdón Señor, somos semillas entre zarzas, te escuchamos en la Iglesia pero al salir las zarzas nos ahogan, perdón Señor, perdón Señor por dejar nuestro corazón lleno de malas hierbas, perdón.
Me gusta 1
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.