Comentario al Evangelio del

José Luis Latorre, misionero claretiano

Queridos hermanos:

Jesús ha comenzado su enseñanza diciendo: “Escuchadme y entended”. Escuchar es el gran mandato de la religión judía: “Escucha, Israel…” Sólo desde la escucha se entiende y comprende el mensaje de Jesús, porque con los oídos oímos pero con el corazón escuchamos y entendemos. Del corazón brotan las buenas o malas opciones. El corazón es la fuente del bien y del mal. Jesús afirma “nada de lo que entra en el hombre puede mancharlo. Lo que sale de dentro es lo que contamina al hombre”. Siempre hemos oído que Dios mira el corazón y lo escudriña, y que comprende las intenciones más íntimas que motivan nuestras decisiones. Frente a Dios nadie puede esconderse.

Es interesante observar: la lista de pecados que enumera Jesús son los que dañan las relaciones con el prójimo: “malos pensamientos, fornicación, robos, asesinatos, adulterios, codicia, malicia, fraude, desenfreno, envidia,  arrogancia, desatino”. Siempre en las relaciones humanas el criterio principal es el amor. El amor es la regla de oro y el criterio fundamental de todo el obrar humano y cristiano. Como dice Pablo “a nadie debáis nada más que amor” y también afirma que el amor es la plenitud de la Ley. Y Jesús nos recuerda que en el amor a Dios y al prójimo está la plenitud de la Ley y los Profetas.

El corazón humano se modela en la escucha de Dios. Este Dios que habla en la historia de hoy, por la Iglesia, en los más débiles e indefensos de la sociedad, en la comunidad cristiana, en las verdaderas necesidades del hombre, en el grito de los sufrientes y oprimidos, en la Palabra de Cristo que siempre nos llama al seguimiento y que nos invita a superar los esquemas que cada uno nos construimos y justificamos. Este Jesús que nos propone ser verdaderos discípulos en la escucha de la Verdad por el camino de la interioridad.

Necesitamos volver a los “cinco minutos diarios para Dios”, ese momento donde nuestro corazón, escuchando la voz de Dios, encuentra sosiego, paz, fuerza y ánimo para poder dar a los demás lo mejor que hay dentro de nosotros mismos.

Comentarios
Ver 34 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.