Comentario al Evangelio del

Ciudadredonda

Queridos hermanos:

Jesús no está en contra de la propiedad privada. No pide al joven rico que venda sus bienes como un remedio para solucionar la pobreza de otros. Aunque ciertamente, a Nuestro Señor le preocupaban especialmente los pobres, y no desperdiciaba oportunidad de ayudarlos.

Lo que motiva la frase de Jesús (“vende lo que tienes”) está expresado en la segunda parte de la misma (“y luego vente conmigo”). Lo importante es el seguimiento, lo importante es dejar otros centros de interés, otros “ídolos” que nos desvían del camino (la primera lectura habla precisamente de ello).

No se trata de quedarse en la calle, sin nada. Sí que sería bueno que fuéramos un poco más generosos con nuestro dinero, a la hora de ayudar a los que no tienen. Pero lo importante en esta lectura es que consigamos desprendernos del interés desmedido por el dinero; que la riqueza, los bienes materiales, la comodidad, el bienestar, los aparatos electrónicos, el coche, los cosméticos, etc. no se conviertan en ídolos, no estén por encima de otros intereses más evangélicos, no ocupen el lugar que debe ocupar nuestra preocupación por los demás, nuestra inquietud por estar atentos a lo que Dios quiere de nosotros.

Y eso, en el día a día, es mucho más difícil que vender los bienes de una vez y dar el dinero a quien sea.

Comentarios
Ver 29 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.