Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos:

Hoy Jesús se nos presenta como un puente entre el pasado y el futuro.

Así es nuestro Dios. Lo que Jesús viene a comunicarnos no parte de la nada. Tiene en cuenta toda la historia de Dios con su pueblo: las promesas, el éxodo, la Alianza, la tierra prometida y todo lo que el pueblo fue viviendo en ella; entre otras cosas, las infidelidades del pueblo y la entrañable misericordia de su Dios.

Jesús asume toda la historia de su gente y la condensa en su vida, lanzándola hacia el futuro. Él es un profeta… ¡y más que un profeta! Él es un sabio… ¡y más que un sabio! “En la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para liberar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción”. He ahí el resumen de esta gran historia: Jesús, el Hijo, nos abre definitivamente la puerta a la Vida de Dios. Todo lo anterior sigue en pie, desde una nueva motivación: somos “hijos en el Hijo”.

Desde esa convicción, anclada en el corazón, la historia colectiva y personal está llamada a desplegarse de forma que esa buena noticia llegue hasta los confines del mundo, y nuestro mundo avance por los caminos de Dios, hasta el final de los tiempos.

Gracias, Señor,
por hacer historia con nosotros.
Gracias por habernos enviado a tu Hijo.
Gracias por darnos la misión
de continuar esta tarea
llenos de tu Espíritu.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez CMF (luismanuel@claretianos.es)

Comentarios
Ver 31 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.