Comentario al Evangelio del

José Vico Peinado, cmf

Queridos amigos:

Las dos lecturas, que nos propone la liturgia de hoy, terminan casi de la misma manera: siendo un canto a la vida. No podía ser de otra manera mejor al comienzo de semana, dado el tiempo pascual que estamos celebrando. El evangelio pone en labios de Jesús, lo que ha sido la experiencia de los primeros discípulos. En Jesús ellos han experimentado la vida en abundancia que se les ha acercado y se les ha hecho presente. Si ha ocurrido así, es porque, como dice Jesús: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante”. Es la misma experiencia que han gustado otros discípulos después de ellos. Según la lectura de los Hechos de los Apóstoles, “también a los gentiles les ha otorgado Dios la conversión que lleva a la vida”.

¡Qué gozo! ¡Qué alegría! Que allí donde está Dios y su enviado Jesús, el crucificado resucitado, allí se está venciendo permanentemente la muerte y está floreciendo, en eterna primavera, la vida de los hombres y la vida en plenitud... ¡Qué maravilla y qué fuente de esperanza para los discípulos! Dónde están los ídolos, está la muerte; dónde está Dios y el verdadero Pastor de las ovejas, está la vida.

Ésta es la experiencia de los discípulos de todos los tiempos. ¡Ojalá sea también un criterio para discernir dónde está Dios y dónde no está! Porque, si donde está Dios, está la vida, venciendo a la muerte, también donde está la vida, aunque sea de manera incipiente, allí está Dios, así como allí donde está la muerte, allí no está Dios. Hay que ser creyentes en el Dios vivo y dador de vida. Y hay que apostar por la vida de los hombres, preferentemente por la de aquellos que la tienen más amenazada, frente al imperio de la muerte, si se quiere dar culto al Dios Vivo en el seguimiento del Pastor de las ovejas. El culto que da gloria a Dios es aquel que procura, por todos los medios, que el hombre viva.

Al leer los textos de hoy, se me ha venido a la memoria el texto del Deuteronomio: “Te pongo delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia, amando a Jahvé tu Dios, escuchando su voz, apegándote a Él, pues en eso está tu vida” (Deut 30, 19-20).

Vuestro hermano
José Vico Peinado cmf

Comentarios
Ver 22 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.