Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

La Iglesia celebra este cuarto domingo de Pascua, el día del Buen Pastor, tradicionalmente llamamos pastores a la jerarquía, sin darnos cuenta, que el trabajo pastoral de la Iglesia, corresponde a todos los bautizados. Y lo que es más importante, el único pastor y Señor de la comunidad cristiana, es Jesucristo. Por eso, la única manera de ejercer la pastoral, es haciéndolo como él la ejerció: como un servicio a la comunidad, ésto queda resaltado en el Evangelio, la lectura de los Hechos y la primera Carta de San Pedro, que proclamamos en este día.

Está claro, que la Iglesia necesita como cualquier organización o grupo humano, un mínimo de organización. Pero en ella, no es la comunidad la que debe estar al servicio de la organización, ni al servicio de la autoridad. Es la autoridad, la que está al servicio de la comunidad, son numerosas las ocasiones, en las que Jesús indica cómo debe ejercerse la autoridad entre nosotros y quizás la más importante, la escuchamos y visualizamos el día de Jueves Santo. No se dan argumentos, sino ejemplo (lavar los pies), nos lo dice muy bien hoy la segunda lectura: “Dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas”.

Veamos, cómo entiende el Maestro, los criterios que deben guiar el ejercicio de Pastor: “Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas”. Evidente, como nos dice más adelante: “El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante”. Hay dos formas de ejercer el ministerio y ejercicio pastoral, en beneficio propio o en el de la comunidad, por eso nos recuerda: “Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos”.

Podrá entrar y salir, pensar, amar, hacer, construir, celebrar… la libertad cristiana, que probablemente no nos ofrece ninguna otra institución. Entrar por la puerta, aunque en otra ocasión nos dirá que es estrecha, es lo que nos da la oportunidad, de desarrollar todas nuestras capacidades, salir de nosotros mismos, superar nuestras inmadureces y poner nuestra vida al servicio de la comunidad. Se trata de entrar en la esfera de Jesús, pero no como ovejas modorras, sino para crecer más y dar como él, más a los demás.

Seguimos con los criterios: “A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera”. El pastor sabe el nombre de cada una, dejamos de ser rebaño, están juntas pero no gregarias, cada una tiene su personalidad. Cuanto tenemos que aprender los pastores, para llegar a aquello que se nos decía; de “oler a oveja”. Si la comunidad es pobre, los pastores deben de estar al lado de los pobres, si es mayor, visitarlos en sus casas y en los hospitales, si es acomodada, suscitar el espíritu crítico desde los valores evangélicos… Escuchar su voz y llamarlos por su nombre, conocerlos en el sentido profundo de la palabra.

Hay un último criterio en el texto: “Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños”. Ir por delante, dar la cara, abrir brecha. El Papa actual, nos habla de que en determinados momentos deberemos ir también detrás, animando a los rezagados y en medio, confundiéndonos con el pueblo de Dios. Siempre acompañando, ésto implica también en el acompañado, no tener dependencias o comodidades (mejor que piensen por mi y no cuestionar nada), sabiendo que todos somos acompañantes y acompañados.

Todos tenemos alguna responsabilidad en la guía de los demás, por el hecho de ser bautizados somos: sacerdotes, profetas y reyes. En la eucaristía formamos una misma comunidad, en la que algunos ejercen ciertos ministerios, que no son sino de servicio, pero sabiendo como nos dice la carta de San Pedro, que el Pastor es Jesucristo: “Sus heridas os han curado. Andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas”.

Comentarios
Ver 30 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.