Comentario al Evangelio del

Juan Lozano, cmf

Querido amigo/a:

Cuando leemos y meditamos la conversión de San Pablo que nos propone la Palabra de hoy, nos damos cuenta de que nada es imposible para Dios. Este bello relato nos recuerda que mientras haya vida hay posibilidad de cambiar la mirada, de nacer de nuevo de modo absoluto, de que la vida de un giro radical. “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” De perseguidor de Cristo, pasó a ser perseguido por su causa hasta dar la vida.

Con frecuencia constatamos con tristeza que la gente a la que queremos no disfruta del don de la fe, no creen. Madres y padres que se lamentan de que sus hijos no tienen fe a pesar de todos los esfuerzos que hicieron; parejas que desearían que sus respectivos compartieran con ellos esta dimensión para acrecentar su amor; familias que no pueden celebrar juntos porque no todos comparten este tesoro… Las cosas pueden cambiar y las personas también, como le ocurrió a San Pablo; nunca es tarde para la esperanza.

Nadie ha dicho que la fe en Jesucristo sea fácil. La fe es una batalla en dos frentes principales: interior, contra nosotros mismos en nuestras inclinaciones más egoístas, destructivas u oscuras; exterior, contra las circunstancias, situaciones y personas que, en ocasiones, tratan de obstaculizar nuestro camino de seguimiento. Para mantener y avanzar en el camino de la fe hay que luchar. San Pablo libró esa batalla en su interior, “¿Quién eres Señor?” Necesitó un “Ananías”, un guía en su nacimiento a la fe. Pero una vez que vio y comprendió, fue fiel hasta el final.

Hoy le pedimos al Señor en nuestra oración, que no nos falte el alimento de su carne y sangre, de la eucaristía, para nuestros combates interiores y rogamos por todos aquellos que amamos y no conocen al Señor, para que algún día puedan encontrarse con el Pan Vivo bajado del cielo.

Vuestro hermano en la fe.
Juan Lozano, cmf.

Comentarios
Ver 43 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.