Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

El Evangelio de este domingo, nos prepara para la Semana Santa, la figura de Lázaro, nos habla de muerte y resurrección, anticipo de lo que vamos a celebrar. Puede que algunos se queden en el hecho e incluso pregunten: ¿qué pasó con Lázaro después de su resurrección?, pues en el Evangelio, no se vuelve a hablar más de él, y hubiera sido un buen testimonio para creer en Jesús. El texto de Juan, nos invita a  una reflexión más profunda que habla de la muerte y la vida, pero no sólo de la muerte física, sino de otro tipo de muerte que vivimos cada día.

La primera muerte es el miedo, es lo que les pasa a los discípulos. Jesús les dice: “Vamos otra vez a Judea” y ellos responden: “Maestro, hace poco intentaban apedrearte los judíos, ¿y vas a volver de nuevo allí?”. Incluso aunque muchos de ellos, han sido acogidos en diversas ocasiones, en la casa de Marta y María, ponen excusas para no ir: “Señor, si duerme se salvará”. Saben que subir hacia Jerusalén, es caminar hacia la muerte, sólo quedan dos opciones: marcharse o seguirle. Es Tomás, el Mellizo de todos nosotros, aquel que en la Pascua veremos, que no creyó hasta que no vio, el que dice: “Vamos también nosotros y muramos con él”.

El miedo paraliza, no nos hace crecer a las personas y a la Iglesia. Los que piensan que estamos en la peor época, que somos perseguidos, que el secularismo puede con todo y añoran tiempos pasados, es que saben poco de historia. El miedo es estar muerto, tanto a nivel social, democrático o religioso, la vida es dialogar con otras confesiones, filosofías, políticas, el seguimiento es riesgo. Nadie se imagina a Jesús reservándose, sin salir a la calle, sin encontrarse con todos aquellos, que ponen en cuestión el Reino o viven una vida, que a los ojos de todos, parece contraria a lo religioso (la samaritana, el ciego, la adúltera, Zaqueo…).

La segunda muerte es la desesperanza, los quejidos, los lloros. Lloran las hermanas de Lázaro y los judíos, que habían ido para los pésames. Lloran y reprochan: “Si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano”, “Pero algunos judíos dijeron: Y uno que le ha abierto los ojos al ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?”. Cuantos quejidos en nosotros y en nuestras comunidades parroquiales: en los tiempos pasados, la iglesia estaba llena, había piedad y fe, moral en las costumbres, respeto, autoridad, buenas celebraciones, venía todo el mundo… Viven en el pasado y están muertos, no creen en el futuro, ni en resurrecciones.

El centro de todo no es el cadáver de Lázaro, sino nuestros cadáveres, nuestra falta de creer en la fuerza de Dios y del Espíritu. Parece que es más fácil, sacar a un muerto de la tumba, que sacar a la vida, a los que viven como muertos en vida. Lo había dicho: “Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”. Creer en la resurrección, en el futuro, es la piedra de toque de la vida cristiana, nosotros no lloramos a un muerto, nuestra vida está abierta a la esperanza, seguimos al Viviente, al Señor de los vivos y de la historia.

La tercera muerte es la parálisis: “El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo: Desatadlo y dejadlo andar”. Demasiados impedimentos para estar nosotros y la Iglesia en salida, nos atan tantas cosas, nos han amortajado con tantas tradiciones, que nuestro pies, manos, ojos, oídos no son capaces de escuchar: “Y, dicho ésto, gritó con voz potente: Lázaro, sal afuera”. Es tiempo de caminar, de no darse por muerto antes de tiempo, Él nos ha dicho: “Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?”.

Podríamos terminar diciendo con la primera lectura de Ezequiel: “Y cuando abra vuestro sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, sabréis que soy el Señor: os infundiré mi espíritu y viviréis; os colocaré en vuestra tierra y sabréis que yo el Señor lo digo y lo hago”. Está claro, debemos superar las diversas muertes que padecemos y pasar a la vida, eso será la Semana Santa.

Comentarios
Ver 37 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.