Comentario al Evangelio del

Carolina Sánchez

Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo (San Jerónimo).

Queridos amigos y amigas:

El mejor modo de comprender las lecturas de hoy es mirando a la Virgen María. Ella es prototipo nítido de lo que en esta Palabra se nos pide. Te invito a que  la acojas poniendo la mirada en María. Ella nos dio y nos da la Palabra. La llevó tejida  en su corazón y en sus entrañas, la dio a luz para nosotros y, en esa generosa donación, se entregó a sí misma,  asumiendo la maternidad que su propio Hijo, en la cruz, le confiaba.

Es hermoso rumiar la Palabra desde el Corazón de María. Es algo muy especial. La Palabra se hace alimento, luz, ternura, exigencia, fuego que hace fuego. Porque, como decía Claret, en el Corazón de María lo que encontramos es el fuego del Espíritu Santo, por ello no hay más que acercarse a su Corazón Inmaculado y Santo para prendernos en ese fuego de amor y arder como chispas en un cañaveral.

Nuestros días están contados. Tenemos un tiempo fijo para amar, nos recuerda la sabiduría del libro del Eclesiástico. El desafío que nos propone Jesús es vivir el regalo del tiempo como lo vive un niño: disfrutando el momento presente, confiados y abandonados en la certeza de un amor que no defrauda, de una alianza eterna que Dios ha tatuado en sus palmas; sin miedo al futuro, dejando que se desborde en cada instante la misericordia de un Dios que pone, cada día, su mirada en nuestros corazones para mostrarnos la grandeza de sus obras. Los días del hombre duran lo que la hierba pero la misericordia del Señor dura desde siempre y por siempre. Revestidos de la fuerza  de nuestro Creador que nos hizo a su propia imagen, reconocemos nuestra más íntima identidad: somos, en el Hijo, hijos amados del Padre, ya en el tiempo y por toda la eternidad. Y es que nuestro destino, como el de María y como los niños del Evangelio, es ser tomados en los brazos de Cristo y recibir su bendición.

Y termino la semana confiándote una perla preciosa del corazón de Claret. Consciente de la dificultad y la osadía que entrañaba vivir una plena consagración a Dios  en medio del mundo, fuera de la protección del claustro religioso convencional, nos dice a las Hijas del Inmaculado Corazón de María: “… ni tendréis qué temer, ni tendréis por qué espantaros, estaréis dentro del sagrado Corazón de María y esto os bastará(Libro Fundacional, nº 9. San Antonio María Claret).

No quiero despedirme sin dar las gracias por esta preciosa oportunidad de compartir la PALABRA. Aunque no conozco ni tu nombre ni tu rostro, me siento en comunión contigo. Rezo por ti.

Vuestra, siempre hermana en la fe,
Carolina Sánchez, Hija del Inmaculado Corazón de María.
carolinasasami@yahoo.es

Comentarios
Ver 69 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.