Comentario al Evangelio del

José Luis Latorre, cmf

Queridos amigos

Nos narra Lucas el encuentro de “un ciego” que es curado por Jesús física –recobra la vista- y espiritualmente –tu fe te ha salvado-. Una persona sin nombre, sin identidad, sin casa ya que está al borde del camino; nadie le hace caso, marginado, olvidado… y a quien desprecian -le regañan- porque gritaba desesperado a Jesús que tuviera compasión de él. Un hombre que, a pesar de las prohibiciones sigue gritando más fuerte si cabe “ten compasión de mi”, hasta que consigue que Jesús se detenga y mande que se lo traigan.

El ciego pregunta, pide con todas sus fuerzas, insiste, vence los obstáculos, se deja guiar y se acerca a Jesús para expresarle su deseo. El encuentro con Jesús le devuelve la vista y le da la fuerza para seguirle. El ciego es un maestro de oración: el encuentro con Jesús nos hace recobrar la vista del corazón y el corazón nos lleva al seguimiento cada vez más auténtico de Jesús. Rezamos bien cuando somos más fieles y comprometidos. La auténtica oración no es sólo decir palabras o tener buenos pensamientos, sino un comportamiento bueno, honesto, solidario y compasivo con los demás.

Para tomar buenas decisiones en nuestra vida necesitamos orar muchas veces. Ya se dice que la oración es como el aire que respiramos, es decir el aire le proporciona al cuerpo el oxígeno para vivir, y la oración le proporciona al espíritu la fuerza para vencer al maligno. Sin aire no existimos, sin oración nos volvemos estériles. “El ángel a la Iglesia de Éfeso… has abandonado tu amor primero. Acuérdate, pues, de dónde has caído; conviértete y haz las obras primeras” (Ap 2, 5). A esto nos llama el Señor.

Última semana del Jubileo de la Misericordia, de este año especial. Un año que nos ha invitado constantemente a la conversión al Dios de la Misericordia y del Perdón, al Dios que quiere que seamos misericordiosos como Él. ¡Qué importante este pasaje de hoy para ayudarnos a ser como Jesús: en constante oración con su Padre Dios y en sintonía perfecta con los hombres necesitados! Así debemos ser los cristianos: unidos constantemente con Dios y cercanos y sensibles a los pobres; sin separar la oración del amor afectivo y efectivo al prójimo. ¿Os animáis a hacer alguna obra de misericordia hoy? Pues ¡fuerza y adelante!

Comentarios
Ver 27 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.