Comentario al Evangelio del

José Luis Latorre, misionero claretiano

Queridos amigos:

Jesús afirma hoy en el Evangelio: “El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama”. Ante Jesús nadie es neutral: o se le acepta y se le sigue radicalmente o simplemente no se le acepta. La indefinición no cabe ante la persona de Jesús: o frío o caliente, pero no tibio; si o no, pero no sino… somos o no somos; creemos o no creemos. El mismo Jesús dice también “No se puede servir a dos señores”. No valen las medias tintas, las palabras a medias o las obras a medias. O conmigo o contra mí. Es preferible equivocarse que no hacer nada por miedo a errar.

Ya dicen que el infierno está lleno de hombres y mujeres de buena voluntad… Les traigo esta historia:
“El infierno estaba casi lleno. Pero todavía había una fila de personas esperando para entrar. Salió el demonio y preguntó:
-Queda un solo lugar. ¿Quién es el peor de ustedes? A ver, tú ¿qué ha hecho?
-Yo no he hecho nada. Debe haber un error.
-¿Cómo que nada? –dijo el demonio.
-Sí, nada. La verdad es que he asistido a muchísimas barbaridades: violencia, guerras y otras cosas peores. Pero yo nunca hice nada… -respondió el hombre asustado-.
El demonio volvió a preguntar:
-Pero ¿de verdad vio todo lo que cuenta y no hizo nada? No hay duda: ¡el lugar es para usted!”

M. Luter King decía: “Más que las palabras de los violentos, temo el silencio de los buenos”. ¿Qué se puede hacer con los indecisos? Los malos pueden cambiar y los buenos mejorar, pero los indecisos ni para delante ni para atrás. En el Apocalipsis leemos: “Ojalá fueras frío o caliente, pero como eres tibio, ni frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca” (Ap 3, 15-16).

Octubre: avivemos el espíritu misionero en nosotros, en nuestra familia y en nuestra comunidad. Recemos y hagamos una obra concreta cada día por las Misiones.

Comentarios
Ver 25 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.