Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre, cmf

Queridos amigos:

Hay momentos en la vida en que nos sentimos tristes y desanimados. Nos abruman los problemas de familia, la enfermedad, la falta de trabajo o la poca seguridad para mantener el trabajo que tenemos. Claro que también hay cosas buenas que nos animan y nos llenan de alegría. Siempre hay personas que te echan una mano y te invitan a dar gracias a Dios que no nos deja abandonados.

Hoy vuelven junto a Jesús los setenta y dos discípulos de su experiencia misionera. Y vuelven desbordantes de alegría, porque han descubierto que el poder de Jesús también actúa a través de sus pobres manos. Ellos no son nadie, pero la Palabra de Jesús hace maravillas por su medio: “Dijeron a Jesús: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.»

Y el mismo Jesús en persona se siente entusiasmado al verlos a ellos felices: “Él les contestó: «Veía a Satanás caer del cielo como un rayo…” Es una manera simbólica de decir que la misión realizada por Él mismo y por sus enviados va arrebatando poder a las fuerzas del mal.

Como podemos ver, el regreso de los misioneros está enmarcado por la alegría y el gozo. Primero porque han cumplido el encargo y luego por el efecto que el mensaje ha conseguido entre el pueblo sencillo. Jesús estalla de alegría, impulsado por el Espíritu, porque el reino empieza a manifestarse en la acogida de los sencillos, pues ellos, los más pequeños, son quienes más se alegran al escuchar la Palabra de Dios.

A pesar de todos los éxitos conseguidos, llegando incluso a expulsar a Satanás,  Jesús pone en guardia a sus discípulos contra toda idea de dominio. El anuncio de la Palabra de Dios no es una tarea de propaganda, de éxito comercial, de prestigio y vanidad humana. Y por eso les dice que lo importante es tener los nombres escritos en el cielo. Dios es nuestro pagador y ¡qué buen pagador!

Jesús, “lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla”. Estas palabras nos ponen ante los ojos cómo era el corazón de Jesús: su sensibilidad, la confianza que tenía en sus discípulos y cuánto esperaba de ellos y cómo se alegraba de sus éxitos. También hoy día son palabras que nos entusiasman a quienes seguimos a Jesús e intentamos vivir sus enseñanzas y colaborar en la difusión de su Palabra. A veces, tal vez, pensamos que no vamos a poder cumplir, que vamos a fracasar. Pero estando con Jesús el fracaso no existe. Con Él lo podemos todo, porque “Él es el amigo que nunca falla”.
                 
Vuestro amigo en la fe.
Carlos Latorre
Misionero Claretiano.

Comentarios
Ver 14 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.