Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco cmf

 

Queridos hermanos:
 
En el “Catecismo de la Iglesia Católica” promulgado por Juan Pablo II en 1992 se nos hace una seria advertencia en relación con la creación: “el uso de los recursos minerales, vegetales y animales del universo no puede ser separado del respeto a las exigencias morales. El dominio concedido por el creador al hombre sobre los seres inanimados y los seres vivos no es absoluto: está regulado por el cuidado de la calidad de la vida del prójimo incluyendo la de las generaciones venideras; exige un respeto religioso de la integridad de la creación” (nº 2415).

La vieja Europa vivió una ilustración y posteriormente todo un proceso de secularización: sólo Dios es Dios; no hay lugar para el fetichismo; el hombre es el dueño del universo; el progreso depende de nosotros y no de milagros del creador. Pero este señorío no puede ser arbitrario o incontrolado, pues el cuidado o descuido de la creación afecta a la calidad de la vida humana.

No hay que aceptar ditirambos demagógicos sobre el riesgo de inminente desaparición de la especie humana por estar ya rozando el límite de sus recursos; el planeta tierra, bien administrado, permite que el actual número de habitantes se multiplique notablemente. Pero de hecho la alarma ha sonado ya: escasea el agua, se deforesta el trópico, se destruye la capa de ozono, se desertizan anualmente miles de hectáreas de terreno cultivable. Y todo ello no es un asunto indiferente a la ética ni a la conciencia cristiana, pues afecta directamente a la dignidad de la vida humana, de la generación actual y de la futura.

El Jesús que se nos presenta en el evangelio está también preocupado por la dignidad del hombre, en este caso vinculada a su autenticidad y a su libertad. Es cierto que necesitamos símbolos y ritos, pero estos pierden su validez cuando se tornan vacíos, cuando se desvinculan de la razón de ser que les dio origen; entonces se vuelven una carga, y, lo que es peor, pueden ser causa de un engaño religioso, porque se quedan en apariencia y nada tienen que ver con los sentimientos del corazón. Nunca se debe divinizar lo meramente humano, concediendo por ejemplo valor religioso a lo que surgió como mera exigencia higiénica. El ser humano se deteriora cuando vive de apariencias; y, en el campo religioso, cuando se conforma con unos ritos externos.

La Palabra nos hace hoy una apremiante invitación a tener una mirada profunda, que traspase el espesor de las cosas para percibir el sentido de las mismas. Hemos de respetar y amar la creación, viendo en ella el regalo que Dios nos ha hecho como signo del amor que nos tiene, y percibiéndola al mismo tiempo como tarea: cultivar con cariño este jardín de edén. Y debemos examinar nuestras prácticas humanas y cristianas por ver si conservan el significado con que nacieron y siguen siendo signo de la riqueza de nuestro corazón y no un narcótico adormecedor.
   
Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf
Comentarios
Ver 3 Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.