icono estrella Nº de votos: 0

Virtud y pecado

Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) -

Existe un axioma que dice: Nada se siente mejor que la virtud. Eso es muy cierto, pero tiene su contrapartida. Cuando obramos el bien, nos sentimos bien con nosotros mismos. En verdad, la virtud es su propia recompensa, y eso es bueno. Sin embargo, de sentirse virtuoso, pronto se puede pasar a sentirse farisaico. Nada se siente mejor que la virtud; pero el fariseísmo también se siente bastante bueno.

Vemos esto expresado en la famosa parábola de Jesús sobre el fariseo y el  publicano. El fariseo practica la virtud, sus acciones son exactamente lo que deben ser, pero lo que esto produce en él no es humildad ni sentimiento de su necesidad de Dios y de misericordia, sino fariseísmo y juicio crítico de otros. Lo mismo nos pasa a todos nosotros: fácilmente venimos a ser el fariseo. Cuando miramos a otra persona que está luchando y dice: De no ser por la gracia de Dios me voy, nuestra gratitud aparentemente humilde puede indicar dos cosas muy diferentes. Puede estar expresando un sincero agradecimiento por haber sido bendecido inmerecidamente, o fácilmente puede estar expresando sólo un presumido fariseísmo sobre nuestro propio sentimiento de superioridad.

Los escritores espirituales clásicos como Juan de la Cruz, cuando hablan de los desafíos a que nos enfrentamos mientras andamos el camino del discipulado, hablan sobre algo que ellos llaman las faltas de los que están más allá de la conversión inicial. Lo que ellos destacan es esto: Nunca quedamos dispensados de la batalla con el pecado. Mientras maduramos, el pecado emprende simplemente en nosotros modalidades siempre más   sutiles. Por ejemplo, antes de la madurez inicial, lo que clásicamente hemos llamado los siete pecados capitales (orgullo, avaricia, envidia, lujuria, ira, gula y pereza) se manifiestan en nosotros de maneras que son normalmente bastante torpes y abiertas. Vemos esto en los niños, en los adolescentes y en los inmaduros. Para ellos, el orgullo es sencillamente orgullo, los celos son celos, el egoísmo es egoísmo, la lujuria es lujuria, y la ira es ira. No hay nada sutil ni oculto aquí, la falta está fuera al descubierto.

Pero según superamos estos pecados en las formas más torpes, emprenden invariablemente formas más sutiles en nuestras vidas. Así que ahora, por ejemplo, cuando somos humildes, nos volvemos orgullosos y farisaicos en nuestra humildad. Testigo: Nadie puede ser más presumido y crítico que un neoconverso o alguien que está en el primer fervor.

Pero el pecado también tiene sus complejidades. Algunas de nuestras ingenuas ideas sobre el pecado y la humildad también necesitaban ser examinadas críticamente. Por ejemplo, a veces alimentamos la noción romántica de que los pecadores son humildes, conscientes de su necesidad de perdón y abiertos a Dios. De hecho, como generalización, esto es verdad para los evangelios. Cuando Jesús predicaba, eran los fariseos quienes  más luchaban con su persona y mensaje, mientras los pecadores,  los publicanos y las prostitutas, estaban más abiertos a él. Así pues, esto puede suscitar una pregunta: ¿Nos hace el pecado más que la virtud conscientes de nuestra  necesidad de Dios?

Sí, cuando el pecado es honrado, humilde, reconocido y contrito, o cuando nuestras malas acciones son el resultado de estar heridos, de haber sido aprovechados o explotados. No todo pecado nace moralmente igual: Hay pecado honrado y pecado deshonrado.

Como seres humanos, somos débiles y faltos de fuerza moral para actuar siempre según lo que es mejor en nosotros. A veces sucumbimos a la tentación, a la debilidad. El pecado no necesita explicación más allá de esto: ¡Somos humanos! A veces también, la gente se implica en situaciones pecaminosas que no son propiamente causadas por sus propias acciones. Han abusado de ellos, les han hecho vivir en circunstancias pecaminosas no por su propia elección, son víctimas de traficación, son víctimas de situaciones familiares o sociales injustas, o están heridas demasiado profundamente para actualizar sus propias facultades morales. En situaciones como esta, la mala acción es una cuestión de supervivencia, no de libre elección. Como una mujer me lo describió: “Era simplemente un perro que mordía con el fin de no ser mordido”. En estos casos, generalmente, bajo una superficie comprensiblemente endurecida e insensibilizada, yace un corazón aún inocente que conoce claramente su necesidad de la misericordia de Dios. Hay algo así como pecado honrado.

Pero existe también el pecado que no es honrado, esto es racionalizado, esto es neutralizado siempre por el orgullo que no puede admitir su propia culpabilidad. Entonces, el resultado, casi siempre, es un alma endurecida, amarga y crítica. Cuando el pecado es racionalizado, la amargura seguirá invariablemente, acompañada por una aversión hacia la clase de virtud de la que ha caído. Cuando racionalicemos, nuestro ADN moral no se dejará embaucar. Reacciona y nos castiga teniéndonos odio nosotros mismos. Y, cuando uno se odie a sí mismo, ese odio repercutirá en odio de otros y, más particularmente, en odio de la precisa virtud de la que ha caído. Por ejemplo, no es casualidad que mucha gente que tiene aventuras adúlteras tenga un particular cinismo para con la castidad.

Reconociéndonos a nosotros mismos como débiles y pecadores, podemos ablandar nuestros corazones, hacernos humildes y abrirnos para recibir la misericordia de Dios. Eso puede también endurecer nuestras almas y hacernos amargos y críticos. No todo pecador ora como el publicano.
La virtud nos hace agradecidos. El pecado nos hace humildes.

Es verdad. A veces.     

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 5 comentarios

Comentarios

lolita lolita
el 15/3/17
menos mal que existe la misericordia de Dios; cuantas dudas.... si hago el bien me entra la duda si lo hago con rectitud o me busco a mi mismo; si no lo hago... soy egoista...
si me preocupo por mi gente, busco que me quieran... si no lo haga, sólo pienso en mí... ante todo esto... cuando hago y cuando no hago, me apoyo en decir: Gracias Señor, pérdón y ayúdame más
Me gusta 0
Martha Lucía Martha Lucía
el 9/3/17
Gracias, sencillamente gracias.
Hoy el Señor a través de este texto me hizo entender mi falla.
Me gusta 0
Martha Martha
el 7/3/17
No conozco un pecado que sea honrado, a pesar de
que te impulse a cometerlo un afan de vengar algun
agravio contra tu persona, no fuiste capaz de resistir
la tentacion de hacerle pagar al otro tu resentimiento,
no fuiste capaz de acercarte a Dios pidiendole ayuda,
que te diera la fuerza necesaria para combatir dentro
de ti ese sentimiento que te llevo a poner en practica
la muy Antigua ley de "Ojo por ojo y Diente por dien-
te" que sabemos muy bien Jesus le cambio totalmen-
te su significado. Por muy heridos que estemos, por
mucho que nos duela la accion de otros contra ti,
sin tener justificacion, sin conocerte a fondo, juzgan -
dote solo por apariencias , no lo hagas, deja tu vir-
tud intacta, no la destruyas. Asi tambien creo que
la virtud no nos hace humildes ni agrad ... » ver comentario
Me gusta 0
Pilar Pilar
el 7/3/17
Hay textos tan buenos como este que acabo de leer, ante el cual lo único que puedo decir es simplemente GRACIAS por haberlo publicado porque puede hacer mucho bien.
Me gusta 0
eleazar eleazar
el 6/3/17
Nada se siente mejor que la virtud.
Supongo que generalmente uno avanza cuando marcha tras el Señor, mejora y se siente mejor, si lo piensa cada vez mejor y más agradecido, pero sigue siendo muy limitado y descubre sus limitaciones, y estas nos acompañán hasta la meta, de tal manera que nos alejan de él, y verdaderamente sería trágico perder esa sensación de malestar cuando estamos alejados del Señor. Nada es peor que el malestar de estar alejados de Dios. Sería una tragedia sentirse tan bien de uno mismo, tan alejado de la virtud, que, embaucadoramente silencio os, racionalizemos, el malestar.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.