icono estrella Nº de votos: 0

¿Qué me está pidiendo el amor ahora?

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) -

Hace varios años, una compañera mía sufrió una aplastante decepción. Su tentación instintiva se orientó hacia la ira, hacia el cierre de una serie de puertas y retirarse. En vez de eso, herida en el espíritu, se hizo la pregunta: ¿qué me está pidiendo el amor ahora? Al responder a eso, encontró que, a pesar de todos sus instintos en contra, el  amor estaba pidiéndole alejarse de la amargura y la retirada, pidiéndole ensanchar su corazón como nunca antes había sido ensanchado.

¿Qué me está pidiendo el amor ahora? Esa es la pregunta que necesitamos hacernos cada vez que las circunstancias de nuestras vidas son sacudidas (por herida o por gracia) hasta un punto donde ya no queremos responder cortés ni cariñosamente porque todo dentro de nosotros quiere cerrarse y retirarse.

Siendo así…

  • Cuando acabo de sufrir un amargo divorcio, cuando siento endurecerse mi corazón y me encuentro creciendo en odio hacia alguien en el que una vez confié, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el  amor ahora?
  • Cuando he perdido a un ser querido por suicidio, no sólo por la muerte sino por una manera de muerte que viene a ser un prisma que cambia de color todo recuerdo de esa persona, de modo que mi amor se torna en ira, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando un compañero me humilla en una reunión con insinuaciones que son falsas y mi sangre literalmente hierve por la deslealtad, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando mi propio hijo rechaza mi fe y mis valores, junto con la insinuación de que soy ingenuo y estoy pasado de moda con el mundo, y mi tentación es la autocompasión y (por más que sea sutil) la retirada de mi amor y favor, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando un diagnóstico médico revela que mi salud estará comprometida para siempre y cada fibra de mi cuerpo y espíritu quiere hundirse en ira y depresión, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando se llega a saber que la Iglesia -mi lengua materna, que me dio la fe- es injusta y portadora de pecado, cuando veo sus defectos y me pongo a reflexionar cómo puedo permanecer en una Iglesia que tiene esa historia y esas disfunciones, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando soy traicionado en una relación por alguien en quien yo confiaba, cuando soy tentado en la amargura de no volver a confiar en nadie, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando yo mismo traiciono una confianza, cuando peco por debilidad, cuando quiero zambullirme en el odio a mí mismo, o racionalizar o negar mi debilidad, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando una elección en el país produce un líder cuya personalidad y política van en contra de todo lo que represento, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando el mundo parroquial en que crecí empieza a ceder el paso a un mundo multilingüe, multicultural, multirracial y multirreligioso que me deja con la sensación de quedarme atrás, cuando la paranoia y la defensiva me tienen intentando desesperadamente apoyarme en lo que una vez fue, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando vivo en mi familia con alguien que sufre una disfunción, y todos mis deseos son evitarlo y vivir mi propia vida, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando tengo que tratar diariamente con alguien que me odia, y todo que hay dentro de mí quiere responder de igual manera, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?

Sin embargo, no sólo son las cosas negativas las que nos desajustan de esta manera, nos tientan hacia el odio y la retirada, y nos dejan en un espacio que nos fuerza a responder de un modo nuevo; la ingente gracia puede realizar lo mismo.

Siendo así…

  • Cuando finalmente consigo ese ascenso largamente ansiado, junto con un pingüe salario y una voz en la  toma de decisiones, y la tentación es envanecerme y sentirme superior a aquellos que me rodean, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando estoy invitado a ser reconocido como el alumno más brillante de mi clase en la graduación y me hallo en el estrado gozando de la adulación de la multitud (consciente de los celos de mis compañeros de clase) me cercarán múltiples tentaciones, la mayoría de ellas malsanas. La pregunta, entonces, viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?
  • Cuando alguien me bendice profundamente con amor, gratitud y afirmación, y mi tentación es alimentar mi ego con esa bendición, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?

No podemos protegernos contra los sentimientos espontáneos que nos cercan, cuando las cosas nos van bien como cuando nos van mal; y la mayoría de esos sentimientos nos tientan a alejarnos del amor. Así pues, siempre que una depresión o una inflación nos tienta a alejarnos de lo que es mejor y más noble, la pregunta viene a ser: ¿qué me está pidiendo el amor ahora?           

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios