icono estrella Nº de votos: 0

Pobreza, castidad y obediencia en una edad secular

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) -

Al cardenal Francis George le preguntaron una vez qué pensaba del pacifismo radical de personas como Dorothy Day y Daniel Berrigan, figuras proféticas que creían en la no-violencia absoluta. “¿Cómo puede ser práctico esto? -le preguntaron-. Es completamente ingenuo creer que podemos vivir sin policía y sin soldados”. Esta fue su respuesta: “El mundo necesita pacifistas, de la misma manera que necesita célibes consagrados: No son prácticos. Están fuera de lugar en este mundo. Pero apuntan al mundo escatológico, el mundo del cielo, un mundo en el que no habrá armas, donde las exclusividades de parentesco no existirán como existen ahora, donde la familia no estará basada en la biología, la sangre o el matrimonio, donde no habrá gente pobre y donde todo pertenecerá a todos”.

Pensé en eso recientemente mientras dirigía un taller sobre vida religiosa para un grupo de jóvenes que estaban discerniendo si profesar la vida consagrada o no. Mi tarea no era tratar de persuadirles de que se unieran a una comunidad religiosa sino ayudarles a entender aquello a lo que esa vidales vincularía en caso de que se asociaran. Eso significó, por supuesto, largos debates sobre los tres votos que la gente asume para estar en la vida religiosa: pobreza, castidad y obediencia (clásicamente llamados “los Consejos Evangélicos).

¿Qué hay que decir sobre la pobreza, castidad y obediencia en un mundo cuya mayor parte pone su esperanza en las riquezas materiales, generalmente identifica la castidad con la frigidez y valora la libertad individual sobre todo lo demás?

Bueno, sin duda, la pobreza, castidad y obediencia son vistas como  radicalmente contraculturales; pero eso es mayormente porque, por lo general, no son muy bien entendidas (a veces incluso por aquellos que están viviéndolas de por vida). Para la mayoría de la gente, son vistas como una renunciación drástica, el sacrificio de una vida total, la denegación innatural de la sexualidad de uno y la firma adolescente sobre la libertad y creatividad de uno. Pero eso es una mala interpretación.
Pobreza, castidad y obediencia no son una pérdida de nuestras riquezas, sexualidad y libertad. Son más bien una genuina y rica modalidad de las riquezas, la sexualidad y la libertad.

El voto de pobreza no consiste primariamente en vivir con cosas más baratas, no tener lavaplatos y hacer tu propio trabajo de casa. Tampoco se trata de renunciar a las formas de riquezas que pueden contribuir al pleno florecimiento de la vida. Una vida de pobreza voluntaria es una forma vivida de decir que todas las posesiones materiales son regalo, que el mundo pertenece a todos, que nadie posee un terruño y que las necesidades de nadie son prioritarias. Es un voto contra el consumismo y tribalismo, y aporta sus propias maravillosas riquezas como algo significativo y en la felicidad y gozo de una vida compartida.

Lo mismo para el voto de castidad: Correctamente entendido, no consiste en perderse los goces de la sexualidad. Es una rica modalidad de la sexualidad misma, dado que ser sexual significa más que tener sexo. La sexualidad es una hermosa energía dada por Dios en nosotros para muchas cosas: comunidad, amistad, unión, integridad, familia, juego, altruismo, disfrute, placer, creatividad, consumación genital y para todo lo que nos lleva más allá de nuestra soledad y nos hace generativos. Y así, los verdaderos gozos reales que se encuentran en la comunidad, la amistad y el servicio a otros no son un sustituto sexual de segunda categoría. Portan su propio florecimiento sexual en términos de dirigirnos fuera de nuestra soledad.

Lo mismo vale para la obediencia. Correctamente entendida, no consiste en perder la verdadera libertad. Más bien se trata de una rica modalidad de la libertad misma, practicada por Jesús (que repetidamente dice: “Yo no hago nada por cuenta mía. Sólo hago la voluntad del Padre”). La obediencia, como voto religioso, no es un inmaduro sacrificio de la libertad y edad adulta de uno. Es más bien una radical sumisión del humano ego de uno (con sus heridas, deseos, concupiscencias, ambiciones privadas y codicias) a algo y Alguien superior a uno mismo, como visto en los compromisos humanos y religiosos en personas desde Jesús a Teilhard de Chardin, a Dag Hammarskjold, a Simone Weil, a Madre Teresa, a Jean Vanier, a Daniel Berrigan. En todos estos, vemos a una persona que anduvo por esta tierra en una libertad que no sólo podemos envidiar sino claramente también en una libertad que se afirma en un doblar la rodilla de la voluntad individual de uno a algo superior.

Nuestros pensamientos y nuestros sentimientos están fuertemente influidos por el conjunto de rutinas culturales en las que nos encontramos. De esta suerte, dado cómo nuestra cultura entiende las riquezas, el sexo y la libertad hoy día, este puede muy bien ser el momento más difícil en muchos siglos para hacer los votos de pobreza, castidad y obediencia, y vivirlos de por vida. Las pequeñas maravillosas comunidades religiosas no están desbordadas con solicitudes a la vida consagrada. Pero, porque es más difícil que nunca, es también más importante que nunca que algunas mujeres y hombres elijan, voluntariamente, vivir proféticamente durante toda la vida estos votos.

Y su aparente sacrificio será ampliamente premiado; porque, paradójicamente, la pobreza acarrea sus propias riquezas, la castidad reporta su propio florecimiento, y la obediencia nos proporciona la más profunda de todas las libertades humanas.                    

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 9 comentarios

Comentarios

monica diaz monica diaz
el 7/5/18
gracias a dios todavia quedan personas que le apostamos a la vida con dios y su doctrina de la fe ya que no se puede apartar ni ocultar ni mentir sobre temas de la realidad...
Me gusta 0
Esther Echevarr Esther Echevarr
el 8/5/18
Muy interesante!: Pobreza yCastidad y obediencia; es como ver en una película , La realidad de nuestras vidas o la de muchos, y lo que mas me toco: La
Obediencia Nos proporciona la más profunda Libertad de todas las Libertades Humanas
Me gusta 0
Félix Santana Félix Santana
el 8/5/18
Un artículo espléndido, audaz y alicientes para el Cristiano que busca y quiere hacer un comprimido verdadero con la fe y la convención comprometida.
Me gusta 0
Martha Martha
el 9/5/18
Estoy convencida de que todo hombre o mujer que
voluntariamente escojan para vivir su vida la entrega
total a Dios hacienda votos de "pobreza, castidad y
obediencia", lo han pensado muy bien y la mayoria
de ellos cumplen con su compromiso hasta el final
de sus vidas. Ademas de esto pienso que esos tres
votos, son dones que no se pierden totalmente, cam-
bian de forma, tal y como esta plasmado en este ar-
ticulo; mi opinion esta basada ,porque nunca he vi -
vido esa experiencia, en lecturas de grandes perso-
najes de vida consagrada y amistades que he tenido
y tengo dentro de esas instituciones religiosas; nun-
ca he visto, tristezas, disgustos ni sensacion de que
les falta libertad para andar su camino, solo he sen-
tido firmeza, confianza, seguridad y Fortaleza en lo
que he ... » ver comentario
Me gusta 0
Josesitoquerido Josesitoquerido
el 13/5/18
Todo aquél que dejara todo por mi le faltará nada. Sin duda alguns "promesa cumplida". Pobreza recompenzada en riqueza. Castidad florecimiento a la vida. Obediencia: profundiza en libertad a los hijos de Dios. Estos principios Evangélicos aplican para todo bautizado que intenta vivir en la libertad absoluta como hijos e hijas de Dios.
Me gusta 0
Gustavo Lemus Gustavo Lemus
el 14/5/18
Es muy importante entender, el significado real de Pobreza, Castidad y Obediencia en el marco de la vida consagrada para el correcto discernimiento vocacional. Pero también para la vida laica, ya que bien entendidos, los Consejos Evangélicos, son una forma de vida plena, que nos acerca más a vivir la condición de Hijos del Padre. Quizá haya que poner mejor atención en la orientación vocacional y en la formación matrimonial, ya que son de forma práctica, las dos vertientes que encuentra el ser humano para su desarrollo.
Me gusta 0
Justo Soy Justo Soy
el 16/5/18
Tengo graves conflictos con mi sexualidad (su practica) ya que soy apegado al punto pecaminoso que conlleva la masturbación -por ejemplo -, pero a la vez soy una persona sola sin pareja, y prefiero la auto - complacencia al riesgo que contrae una relación no selectiva, sino más bien relajada. Creo, sin embargo que la necesidad sexual hay que vivirla pues sin ella en difícil vivir. Me gustaría leer un comentario sobre el particular.
Me gusta 0
ana hinojosa ana hinojosa
el 16/5/18
Buen artículo, voto de castidad, pobreza y obediencia, es una entrega total y absoluta a Dios sin miedo.
También lo podemos practicar las personas que estamos casadas, entregando nuestras vidas a Dios y cumpliendo sus mandamientos.
Me gusta 0
ana hinojosa ana hinojosa
el 16/5/18
Buen artículo, voto de castidad, pobreza y obediencia, es una entrega total y absoluta a Dios sin miedo.
También lo podemos practicar las personas que estamos casadas, entregando nuestras vidas a Dios y cumpliendo sus mandamientos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.