icono estrella Nº de votos: 0

ODS-2030 Domingo de la Cuarta Semana de Cuaresma: 31 de marzo de 2019

Julio César Rioja, cmf y Fundación Proclade -

ODS 10: Reducir la desigualdad en y entre los países


VER:

"La deuda externa de los países pobres se ha convertido en un instrumento de control, pero no ocurre lo mismo con la deuda ecológica. De diversas maneras, los pueblos en vías de desarrollo, donde se encuentran las más importantes reservas de la biosfera, siguen alimentando el desarrollo de los países más ricos a costa de su presente y de su futuro. La tierra de los pobres del Sur es rica y poco contaminada, pero el acceso a la propiedad de los bienes y recursos para satisfacer sus necesidades vitales les está vedado por un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso. Es necesario que los países desarrollados contribuyan a resolver esta deuda limitando de manera importante el consumo de energía no renovable y aportando recursos a los países más necesitados para apoyar políticas y programas de desarrollo sostenible. Las regiones y los países más pobres tienen menos posibilidades de adoptar nuevos modelos en orden a reducir el impacto ambiental, porque no tienen la capacitación para desarrollar los procesos necesarios y no pueden cubrir los costos. Por eso, hay que mantener con claridad la conciencia de que en el cambio climático hay responsabilidades diversificadas y, como dijeron los Obispos de Estados Unidos, corresponde enfocarse «especialmente en las necesidades de los pobres, débiles y vulnerables, en un debate a menudo dominado por intereses más poderosos». Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana. No hay fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos, y por eso mismo tampoco hay espacio para la globalización de la indiferencia". (LS, 52)

JUZGAR: LECTURAS DEL DÍA

El pueblo de Dios tras entrar en la tierra prometida celebra la Pascua. (Jos 5,9)
Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido. (Lc 15,1)

ACTUAR:

Martin Luther King era un cristiano evangélico, pastor baptista, que es conocido por la defensa de los derechos civiles de los ciudadanos negros en Estados Unidos y por su lucha contra el racismo. Murió asesinado. Es famoso su discurso de 1963 en Washington, titulado «Tengo un sueño», que ahora escuchamos para que nos ayude a soñar y a rezar:
«Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos se puedan sentar juntos a la mesa de hermandad.
Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.
Sueño que un día los niños y niñas negros puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas.
Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al sur. Con esta fe podremos esculpir en la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza».

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.