Enviar artículo

San Pedro

Jesus no pregunta “¿Me amáis?”, de manera colectiva e impersonal, sino que lo hace dirigiéndose cada uno de tú a tú, lo que impide eludir la contestación: “¿Me amas?” “¿Me quieres?”