Enviar artículo

Meditación desde Buenafuente para el 2 de febrero, Fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo

Cada noche, la Iglesia entona el cántico de Simeón, porque cada día somos testigos de lo que Dios hace en nuestro favor. Entonemos cada día el “Nunc dimitis” como el anciano, porque cada día percibimos la salvación que nos ha adquirido el Señor.