Enviar artículo

Luchando dentro de nuestra propia piel

He sido a la vez bendecido y maldecido por una inquietud congénita que no siempre me ha hecho fácil la vida.  Me acuerdo siendo niño correteando incansablemente por la casa, el patio, y después por lo abiertos campos de la finca de mi familia, en las praderas.