Enviar artículo

Id vosotros a mi viña

La actitud que nos corresponde es la de estar atentos al posible paso del Señor, porque, como sucede en la parábola, Él puede pasar para invitarnos a trabajar en su viña. El discípulo se define como aquel que busca a su maestro. El creyente busca a Dios y permanece abierto para percibir todas las señales y signos en los que cabe percibir la presencia divina.