icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Tercer Domingo del Tiempo Ordinario (22/01/2023)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Mateo 4,12-23

Se estableció en Cafarnaún. Así se cumplió lo que había dicho Isaías

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que habla dicho el profeta Isaías: "País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló." Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: "Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos."

[Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: "Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres." Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.]

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA VIDA LAICAL CONSAGRADA
(Mujer, soltera, trabaja, pertenece a un Instituto Secular)

Cuando leí este Evangelio recordé esta canción:
El Maestro de Galilea está pasando por aquí. El Maestro de Galilea está pasando por aquí.  Y déjalo que te toque y déjalo que te toque
Y déjalo que te toque y recibe la bendición. 
Y es que cuando dejamos que El Señor pase por nuestra vida, todo cambia.
Jesús inicia su misión yendo a Galilea y es una invitación para que nosotros vamos también, nos movamos a evangelizar a las periferias, donde hay una gran necesidad de Dios. Necesario es Anunciar su Reino
Cuando en mi vida por momentos me alejo de él, es como un vacío, me pierdo de la experiencia de conocerle más y amarle. Jesús me invita a seguirle y lo hace desde lo que soy y desde el momento y lugar en que estoy y al responderle, me siento con una libertad inmensa de hacerme cercana al desprotegido y olvidado.  Los que seguimos al resucitado quizás no sanaremos leprosos ni resucitaremos personas, pero si sanaremos corazones y animaremos al caído.
Jesús me sigue invitando cada día a la conversión, a seguirle con convicción y alegría, me invita a dejarle pasar por mi vida cada momento.

DESDE LA PREPARACIÓN A LA JMJ DE LISBOA

En este evangelio nos llega la llamada con el mensaje: “Convertíos que está cerca el reino de los cielos”. Jesús, personalmente se acerca a cada uno de nosotros y nos invita a dejar nuestra vida y seguirlo mediante pequeños gestos en nuestro día a día ya sea a través de  una lectura o la petición de ayuda de alguien cercano. A veces esa simple llamada nos anima a ir creciendo poco a poco en la fe, cuidando pequeños aspectos de nuestra vida como puede ser nuestro ratito de oración diaria o estar más atentos a cuidar la vida familiar. También nos anima a vivir experiencias de fe como la JMJ done podemos vivir más de cerca un encuentro personal ya que la fe debe está en continuo proceso de aprendizaje y crecimiento para no entrar en rutinas. Por eso hoy, Jesús nos da una llamada de atención a dejar atrás nuestros miedos e inseguridades  y seguir sus pasos.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, ¿Cómo sé que me llamas? ¿Cómo sabemos que nos llamas?
Señor Jesús, ¿Cómo escuchar tu voz de maestro interior entre tanto y tanto ruido?
Señor Jesús, ¿Cómo dejar lo que nos traemos entre manos, la vida cotidiana, sin pensar?
Señor Jesús, ¿Cómo dejar de estar dominados por lo urgente de lo cotidiano?
Señor Jesús, ¿Cómo responder al desafío personal y espiritual al que nos convocas?
Señor Jesús, ¿Cómo unificar el “estar contigo” y el “anunciar a todo el mundo”?
Señor Jesús, ¿Cómo vivir para ti y para los demás?
Señor Jesús, ¿Cómo dejar que nuestro corazón y nuestras manos hagan reverberar tu presencia?
Señor Jesús, ¿Cómo liberarnos de las trampas de las emociones “meramente religiosas”?
Señor Jesús, ¿Cómo liberarnos de las trampas de las ideas “meramente religiosas”?
Señor Jesús, que no nos escondamos a tu llamada nos unifica y nos da sentido, consistencia, alegría.
Señor Jesús, que no nos asusten los retos de tu seguimiento.
Señor Jesús, que no nos arredren los desafíos de la misión.
Señor Jesús, que nuestra vida cotidiana sea un medio transparente de justicia y santidad.
Señor Jesús, sabemos que no estamos arrojados en medio de lo caótico de estos tiempos extraños.
Señor Jesús, purifica nuestra comprensión para escuchar tu llamada constante para salir confiados al mar de la vida.
Señor Jesús, nos llamas para que exploremos lo nuevo y lo bueno que siembra tu Espíritu por toda la creación y por toda la humanidad.
Señor Jesús, nos acompañas en el cuidado de lo mejor y de lo humanizante que por doquier emerge de lo más auténtico de los hombres y mujeres de bien.
Señor Jesús, nos capacitas para la creatividad y para la empatía hacia los dinamismos que humanizan a las personas allí donde su dignidad se menoscaba.
Señor Jesús, nos acompañas en las entregas, en los compromisos, en las soledades y los miedos en los caminos de los hombres hacia la plenitud… caminos que son tus caminos… porque es la sed de vida la que alumbra el caminar de los mejores esfuerzos de todo ser humano.
Señor Jesús, ilumínanos para vivir lo evangélico en la humildad cotidiana.
Señor Jesús, ilumínanos para no quedarnos a medias en nuestros compromisos cotidianos.
Señor Jesús, atráenos aún más hacia tu amor,
que somos como somos,
andamos como andamos
y vivimos como vivimos:
humanos muy humanos en medio de humanos muy humanos
en estos tiempos de pesimismo y sobresaltos que vivimos.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 5 hijos, ambos trabajan, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: “Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos”
San Mateo nos dice que esta exhortación es el primer mensaje que hace Jesús al inicio de su predicación.
Me pregunto, como cristiano de a pie, con mis limitaciones, qué despliega esa acción, convertirme.
Para mí supone despertar para escuchar el mensaje de Dios entre los latidos del mundo, haciendo una doble escucha: a Dios y al mundo.
Esa invitación apremiante a que me convierta no es necesariamente porque se me pueda escapar un último tren (que también puede ser, porque nadie conoce ni el día ni la hora), sino para que empiece ya a disfrutar de la oportunidad de vivir, si no lo he hecho antes.
Convertirme es ser agradecido tanto… a las innumerables maravillas que la vida me regala, a la propia vida.
Es conectar en este instante con la grandeza de la eternidad.
Es buscar la plenitud en cada momento, preguntándome cómo cumplir lo que Dios puede querer para mí. 
Es gozar de la gloria por intentarlo, es saberme acompañado por Él. 
Es amar asimétricamente, sin esperar por lo tanto ninguna medida a cambio.
Convertirse es defender fuerte y claro el derecho a vivir de quienes no pueden defenderse, por encima de ideologías o poses.
Convertirse es creer en la vida eterna y no tener miedo.
Convertirse es vivir confiadamente, con autenticidad, creatividad, originalidad.
Es tantas cosas…
¿Qué es convertirte?
¿Por qué no buscamos silencio algunos ratos de la semana y pasamos esta pregunta por el corazón?

 


Si quieres recibir el Evangelio Seglar cada semana, pincha aquí

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios