icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo - Solemnidad de Cristo Rey (22 de noviembre de 2020)

Laiconet -

LECTIO DEL DOMINGO JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO
TIEMPO ORDINARIO- CICLO A

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25,31-46

Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme." Entonces los justos le contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?" Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."
Y entonces dirá a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de deber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis." Entonces también éstos contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?" Y él replicará: "Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo." Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Tercera parábola del capítulo 25 sobre el final de los tiempos, que hemos meditado en los tres últimos domingos. Con este domingo concluye el año litúrgico.
Nos encontramos unidas dos narraciones paralelas:
- la primera habla del "Hijo del Hombre", las naciones, el pastor, las ovejas y los cabritos. (vv 31-33)
- la segunda habla del "Rey", de su Padre, la eternidad, los justos, los malditos, los más pequeños, castigo, vida.
Son paralelas en que ambas hablan de los situados a la derecha y a la izquierda y de un juicio. (vv 34-46).
Los juzgados son "las naciones", es decir, todos los hombres. Es un juicio universal.
La sentencia favorable o contraria es dada de acuerdo con unos comportamientos de atención con los "hermanos más pequeños" del Rey (v 40 y 45). En este evangelio Jesús llama hermanos suyos a sus discípulos: "Todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano" (12,50). En el mismo sentido, Mateo en su evangelio designa con la palabra "hermano" a los miembros de la comunidad cristiana (como en 7, 3-5).
La sentencia del juicio se establece, pues, en relación al "servicio" (palabra que la liturgia traduce por "asistencia" v 44) dado a los cristianos "más pequeños", esto es, a los cristianos en situación de fragilidad (hambre, sed, emigración, desnudez, enfermedad, prisión: v 35-36 y 42-43). Ya en 18, 6 advierte contra el comportamiento del que "escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí". Los que le prestan servicio son llamados "justos", es decir, personas que practican la "justicia", o sea, personas que cumplen la voluntad de Dios.
Jesús se identifica con estos cristianos vulnerables (v. 40 y 45), como ya lo hiciera anteriormente en 18, 5, como también se ha identificado con los enviados a misionar que pasan dificultad (10,40).

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Una máxima que he procurado cumplir en la vida es “no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy", ahora lo hago con más motivos porque el mañana es tan relativo. No quiero que se me vaya la vida y con ella la ocasión de hacer el bien, no para conseguir un billete para la vida eterna, sino hacerlo  por convicción consciente del amor a Dios que vive  en mi prójimo.  Como dijo San Juan de la Cruz “Al atardecer nos examinaran en el amor”, como cambiaría la cosa si fuéramos a un examen sabiendo las pregunta que nos iban a poner, ¡pedazo de nota que sacaríamos!. Pues resulta que sabemos de qué nos examinaran al atardecer de la vida  y curiosamente nos esforzamos todo el tiempo por conseguir conocimiento, destrezas, riquezas, honores…  y nada de eso nos va a servir para nada por sí mismo  si no lo hemos utilizado para amar y ayudar al prójimo.  Mi mayor aval es el amor, la generosidad,  como me he portado con los demás eso es lo que va a contar en la balanza  y mira, sí, ahí quiero sacar buena nota, a ser posible muy buena…  o más que buena ¡brillante!. Ahí me estoy empeñando a fondo sin esperar .a mañana

DESDE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN
(mujer, casada, trabaja, 4 hijos y un perro, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

El Señor es claro, o sigues el evangelio o no lo sigues, o ayudas o no ayudas, haces algo por proteger y cuidar la casa de todos o no lo haces. Sabemos que seguir el evangelio implica ser radical, pero la mayoría de las veces nos quedamos en los grises, unas veces más cerca otras veces más lejos, unas veces nos interesa cuidar el planeta pero otras veces no porque es menos cómodo, es más caro... ¿Seremos de los benditos o de los malditos? A cada decisión que tomamos tenemos oportunidad de posicionarnos. Hoy buscando información en clase para los alumnos sobre la sostenibilidad y la "triple cuenta de beneficios" en referencia a los resultados económicos, sociales y medioambientales, he encontrado un libro que se llama "caníbales con tenedores" de 1998, que refleja el salvajismo del capitalismo. Me chocó el título, pero al final les expliqué mi opinión de que refleja perfectamente el capitalismo más exacerbado, nosotros somos directamente responsables con nuestro consumo de la muerte de otros seres vivos, tanto animales como humanos. El mismo autor ha publicó en 2012 otro libro que se llama "Zeronautas", destacando la labor de la investigación para reducir a cero el consumo de carbono, la emisión de gases nocivos, los desechos y la pobreza. Seamos "zeronautas" y no caníbales. Algunas pequeñas maneras para reducir energía las podemos encontrar en https://www.aprendecomoahorrarenergia.es/. Recordemos que nuestros decisiones y actos pueden ayudar a mejorar o a empeorar la vida de los demás y del planeta en general. Bajemos nuestro ritmo y pidámosle al Señor ser consciente de ellos. Amén

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Te damos gracias, Señor:
Eres el pastor bueno,
nos buscas,
nos cuidas,
nos salvas…
nos comprendes,
nos llenas de misericordia,
nos santificas con tu bondad
en estos tiempos duros de pandemia,
de tanto miedo,
de tanta y tanta ansiedad…

Te damos gracias, Señor
por todos los que nos ayudan,
por todos los que nos consuelan,
por todos los que nos acompañan.
En ellos vemos tu mano amorosa,
tu presencia que nos sosiega,
tu luz tan humana en medio de estos tiempos
tan extraños y tan quebrados.

Te damos gracias, Señor
por todo lo que podemos hacer por los demás,
por todos los detalles
de bondad,
de fidelidad,
de amistad…
por todas las oportunidades
de sembrar luz,
de ofrecer camino,
de cuidar la vida compartida.

Te damos gracias, Señor
por todos los hombres y mujeres de bien
que se esfuerzan en construir
relaciones,
ambientes
y procesos
humanizantes,
liberadores,
gratificantes de verdad
porque ayudan a saciar
la sed de amar y ser amados
que hay en todos los corazones humanos.
Todos estos hombres y mujeres de bien
son el gran síntoma
de que tu Espíritu de Vida
sopla donde quiere,
como quiere,
cuando quiere
y nos sorprende y estimula
en la construcción de la comunión
entre todos los seres humanos.

Te damos gracias, Señor
porque estás lleno de paciencia
con nosotros y con toda la humanidad.
Somos como somos.
Hacemos lo que hacemos.
Deseamos lo que deseamos.
Somos complicados,
paradójicos,
inconsistentes.
Nos sabemos capaces
de detalles de santidad
que alegran sinceramente
la vida de los que nos encontramos
en los senderos de la vida que recorremos…
y de minucias de ruindad
que endurecen aún más
los extraños tiempos que vivimos.
Nos conocemos bien:
somos mezcla,
a veces caótica,
de codicia y de ternura…
de maldiciones y bendiciones,
de depravaciones y de santidad..
Somos así,
un misterio tenaz para nosotros,
un corazón abierto y suplicante a tu juicio de amor,
un destello luz recibida y de consciencia esperanzada
en medio del universo gélido,
en medio de las convulsiones de la historia,
en medio de los absurdos de las acciones humanas.

Sigue habiendo
demasiadas muertes evitables,
demasiados hambrientos evitables,
demasiados marginados evitables.
No somos del todo, de verdad, hijos tuyos
de pensamiento, palabra y obra.
No somos del todo, de verdad, hermanos
que comparten dinero, casa y compañía..
No queremos del todo que de verdad
reines en nuestras vidas,
en nuestras manos,
en nuestras cuentas bancarias.

Aun así, aun así, Señor,
esperamos confiados el final de los tiempos,
el final de nuestros tiempos,
el final de nuestra vida.
¡Ven Señor,
ven a salvarnos.!

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 5 hijos, ambos trabajan, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Agradece cada cosa que ocurre en tu vida. Tómate todo lo que te pasa como un regalo, incluso aquello que no ha salido como te esperas. Si te lamentas porque salió “torcido”, estás en manos del azar, de las circunstancias, y siempre tendrás motivos para quejarte. En cambio, agradece haber tenido en esa adversidad la oportunidad de desarrollar otras habilidades y de ver las cosas con otros ojos. ¡No pierdas el tiempo quejándote, que la vida no espera!. Si muestras gratitud estarás sin lastre, más libre, para abrir tus ojos y tender tus manos a las necesidades. La gratitud te da mucha fortaleza. Y si además añades a tu equipaje el buen humor, tu generosidad brillará con más luz. La generosidad supone dar más de lo que recibes. Esas cualidades no te llegan de fuera, nacen en ti si te dejas cambiar por el Señor. Lo dice el Papa Francisco en su exhortación apostólica Gaudete et Exultate: “El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es gozo en el Espíritu Santo”. Si te sabes acompañado por Dios, tienes garantizado un impulso especial en tu entrega, porque no será desde la obligación, sino desde la alegría de los hijos de Dios. Te animamos esta semana a que desarrolles en ti ese trinomio: gratitud, buen humor, generosidad. Te dará la fortaleza de dar, de vestir, de visitar, de asistir,… Con esa predisposición las ocasiones se te pondrán en el camino. Ahora más que nunca hemos de estar atentos a las necesidades y actuar. Y si la vida ahora no te sonríe porque estás pasando momentos de dificultades especiales, no dejes de tener presente que Dios, Rey del Universo, te acompaña y te asiste. Unas veces percibirás Su acción directa sobre ti y otras mediante tus hermanos.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.