icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 33 del Tiempo Ordinbario (14/11/2021)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Marcos 13, 24-32

Reunirá a los elegidos de los cuatro vientos.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte. Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Las señales en el cielo indican que se va a producir un cambio muy importante. Para los creyentes es señal de que Dios está cerca, así como las ramas tiernas con brotes de la higuera es señal de que el verano está cerca. Aunque Jesús no sabe cuándo va a pasar -sólo lo sabe el Padre-, afirma que será en su generación.
Emplea una imagen del profeta Daniel: un Humano (o, lo que es lo mismo, un «Hijo del hombre») vendrá como Dios, de la misma forma en que Dios descendía sobre el Sinaí: entre nubes. Jesús ya se ha referido antes a sí mismo como ese «Hijo de lo humano». Entonces reunirá a sus seguidores de los 4 puntos cardinales o vientos, del horizonte del cielo al de la tierra.
Es un anuncio de victoria para los cristianos que se han dispersado por todas partes a causa de la persecución de los poderes imperiales, -la estrellas que caen- adoradores de los dioses del sol y la luna, que se apagarán.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA (En el octubre Misionero)
(mujer, casada, trabaja, 2 hijas, responsable de ONG-D, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

Este tipo de pasajes del Evangelio, muchas veces se me hacen lejanos y ajenos. Pensar en lo que esta por venir, en una futuro "apocalíptico", en la venida final de Cristo... son temas que si bien para muchos pueden ser pilares de su fe, reconozco que a mí se me quedan grandes. Cuando esto ocurre hay dos opciones: creer en la tentación de decir "esto no me dice nada" o ahondar un poco más y orar sobre qué me quiere decir hoy Jesús con esta Palabra. Y optando por esta segunda opción, me resuenan dos mensajes.

El primero de ellos es el encuentro con Dios, después de momentos de angustia y tinieblas. Creo que todos en nuestra experiencia de fe hemos experimentado esa salvación y resurrección y que, desde ese convencimiento de que Dios nos salva y de que de la Cruz hace surgir la Vida; podemos evangelizar a nuestros hermanos y transmitirles un mensaje de Esperanza.

El segundo mensaje lo tomo como un mandato. Jesús nos anuncia que, aunque ya no esté entre nosotros, sus "palabras no pasarán"; y eso me invita a seguir siendo misionera y llevar la Buena Nueva a otros. Además, también nos adelanta el Adviento, un tiempo de especial preparación y oración para su llegada: "Preparemos el camino al Señor".

DESDE LA FAMILIA “En el año Familia Amoris Laetitia”
(mujer, casada, cuatro hijos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Jesús nos habla aquí de Su Parusía y nos exhorta a interpretar los signos de los tiempos, estamos llamados a interpretar los signos de los tiempos. El Señor nos quiere despiertos, no dormidos. Nos quiere alertas, no confiados en el mundo. Nuestra confianza sólo puesta en Él. Porque tenemos la esperanza de que tras la gran tribulación y los días de oscuridad, Su venida está cerca y la recompensa es grande para nosotros: queremos estar entre  Sus elegidos. No sabemos el día ni la hora pero tenemos que estar preparados y despiertos, orantes y vigilantes, apoyados en Su Palabra, que no pasará.

En la parábola de la higuera, que representa al pueblo judío, se trasluce el transcurrir de estos tiempos. Aunque, como en otras ocasiones, Jesús, nos lo deja velado. Hay muchas cosas que nos cuesta entender, pero si iluminamos con la luz de la Verdad, revelada en Su Palabra, la oscuridad de los acontecimientos, conseguiremos ver y seguir el camino que nos lleva a la salvación eterna. Siempre de la mano de nuestra queridísima Madre María, nuestra guía, que lo guardaba todo en su corazón.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, con 2 hijos)2009

Señor Jesús, Tus palabras no pasarán.
Que mi vida no sólo no estorbe el eco salvífico de tu presencia,
sino que sea un síntoma de la santidad, de la justicia y de la salvación
que ofreces a toda la humanidad.

Que me vacíe de mí, de tal modo que resuenen tus palabras salvadoras a través de mi presencia.

Que llore por los sufrimientos que veo y por los que causo,
que llore como Tú lloraste, desde tus entrañas conmovidas.

Que mis lágrimas me purifiquen de tal modo que mi convivir transparente tu presencia salvadora.

Que vea la realidad con corazón limpio, purificado, de tal modo que capte lo que hay,
sean las sombras de la injusticia que nos corroen y que nos que nos maltratan
o las luces de tu gracia que nos iluminan y nos fortalecen en la siembra cotidiana del Reino que nos regalas.

Que cargue compasivamente la realidad que veo y que vivo,
que la transforme en un ámbito de crecimiento de calidad humana,
como lo hiciste fascinantemente Tú,

Que me acerque a ser capaz de perdonar como Tú perdonaste.

Que sea pacífico porque sé que mi destino está en comunión contigo
y con los santos de todas las épocas,
de todas las culturas,
de todas las espiritualidades,
de todas las religiones.

Señor Jesús, Tus palabras no pasarán.
¿Cómo agradecerte ser discípulo tuyo?

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(hombre, 3 hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
 
Hoy vamos a aterrizar este evangelio con un cuento: “Hubo una inundación, y un hombre muy piadoso, quedo aislado en el tejado de una casa. Vinieron los de salvamento en Zodiac y le dijeron: – !Súbase, buen hombre, venimos a salvarlo!;  -él respondió- No hace falta, confío en el Señor, Él me salvará… Pasó más tarde un helicóptero con una escala colgando. Súbase! Le gritaron. No, confío en el Señor, ya me salvará, les volvió a decir él. Finalmente, tras otros intentos de salvamento desestimados, el hombre se ahogó.
Al llegar al cielo, se quejó amargamente al Señor, por haberse muerto y por no haberlo salvado. El Señor le dijo: por cuatro veces te mandé personas para ayudarte, y no me escuchaste…“ Estemos atentos por tanto a las señales y signos de los tiempos.

 


Si quieres recibir el Evangelio Seglar cada semana, pincha aquí
 

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios