icono estrella Nº de votos: 0

En el 90 cumpleaños de Pedro Casaldáliga

Ciudad Redonda -

En su noventa cumpleaños, queremos hacer este pequeño homenaje a Mons. Pedro Casaldáliga, obispo misionero, poeta y testimonio del compromiso de la Iglesia con los más pobres.  Para ello recogemos unos brevas párrafos del P. Teofilo Cabestrero que fue hermano de congregacion y amigo cercano:

Así he visto y veo yo al Pedro “misionero claretiano”: como un actualizador vivencial de los rasgos esenciales de nuestro carisma misionero. Siendo catalán como Antonio María Claret, y cercano coterráneo suyo, Casaldáliga ha podido percibir con matices singulares la experiencia misionera de nuestro Fundador, para actualizarla en la Iglesia y el mundo de hoy. Está eso en la vocación personal de Pedro Casaldáliga. 

Con su sensibilidad tan llena de intuición y de inquietud, abierta de lleno a Dios Padre, a Jesús y a su Espíritu y su Causa del Reino, en la Iglesia bajo la influencia cordial de María, la fiel aliada del Espíritu. Y abriendo desde ahí su sensibilidad personal a los hombres y mujeres -‘primero a los últimos’, por la lógica del Reino- localmente, continentalmente, globalmente, Pedro ha vivenciado de manera actualizada, los grandes amores de Claret en su experiencia fundante de nuestro carisma.

En la sensibilidad de Pedro hay cualidades estructurantes de su personalidad, capaces de gestar esa actualización en la vida cotidiana. Cualidades como la radicalidad y, desde ella, la rebeldía de la libertad para ser creativo y hondamente fiel; la escucha de la Palabra de Dios en la Biblia y en los signos de los tiempos y de los lugares, siempre “al acecho del Reino” en la historia real de los hombres y mujeres de nuestro mundo; la insistente oración y la lectura de la mejor teología; y la obsesiva pasión de amor a Dios en Jesús por su Espíritu, y a la Iglesia -tan necesitada de radicarse en el verdadero Jesús como de actualizarse- y a los hombres y mujeres necesitados de humanizarse y divinizarse; con la necesaria ternura para ser jovial y ‘compasivo’ o capaz de sufrir con quien sufre; añadiendo siempre la intuición y la expresión poética con facilidad de palabra, de comunicación, de empatía, de amistad.

Cuando oigo a quienes han conocido bien a Pedro, hablar de su “exageración apostólica”; de su “intensidad en la contemplación y en la acción”; de su “austeridad” y su “mística” de “amistad con Cristo”; de su apasionado amor a Jesús, a María tan “llena de Dios y de los hombres” y a “la Iglesia que quiere renovarse”; de su vivir “del ímpetu del Espíritu, dejándose llevar del corazón hacia todas las miserias”; y de su “temprana y persistente aspiración a la Misión universal y al martirio”… y sobre todo al oír decir que Casaldáliga “es una llama que se parece a la zarza inconsumible”, pienso que Pedro actualiza la Definición del Misionero que Claret nos dejó en su Autobiografía, escrita así en el lenguaje espiritual de su época: “Yo me digo a mí mismo: Un Hijo del Inmaculado Corazón de María es un hombre que arde en caridad y que abrasa por donde pasa; que desea eficazmente y procura por todos los medios encender a todo el mundo en el fuego del divino amor. Nada le arredra; se goza en las privaciones; aborda los trabajos; abraza los sacrificios; se complace en las calumnias y se alegra en los tormentos. No piensa sino cómo seguirá e imitará a Jesucristo en trabajar, sufrir y en procurar siempre y únicamente la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas” (n. 494).

Y hay dos dichos de Claret muy significativos en su experiencia misionera, que veo vivencialmente actualizados en Pedro Casaldáliga: “Mi espíritu es para todo el mundo”; y “Para Dios quiero tener corazón de hijo; para mí mismo, corazón de juez; y para el prójimo, corazón de madre”.

 

 

Para saber más sobre Pedro Casaldáliga:

http://www.servicioskoinonia.org/Casaldaliga/

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Gustavo Quiceno Gustavo Quiceno
el 16/2/18
Pedro Casaldáliga, obispo y poeta, es una de las figuras más destacadas de la Teología de la Liberación. Desde su prelacía de São Felix de Araguaia (Mato Grosso, Brasil), se ha convertido, por su compromiso cristiano con los más pobres y excluidos, en un símbolo para todos los que creen que sigue teniendo sentido luchar por hacer este mundo algo más humano.

Qué bueno hacer homenajes en vida.
Pocas veces en mi blog y por lo general en mis escritos me detengo a escribir, reflexionar y de paso resaltar la vida y obra de alguien que aún viva...

Este 16 de febrero del 2018, cuando Don Pedro Casaldàliga celebra sus 90 años de vida , quiero con mucho gusto, satisfacción y admiración ofrecerle un espacio, un poco de tiempo para que mis amigos lectores, de paso (que no lo co ... » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.