Comentario al Evangelio de hoy viernes, 25 de abril de 2014

Enviar por email En PDF Imprimir
Luis Manuel Suarez, cmf

Queridos amigos y amigas:

La comida es algo más que ingerir alimentos para sobrevivir. Las personas hemos hecho de las comidas momentos de encuentro, de conversación, de comunión. En ese sentido tienen razón los dichos sapienciales de la Biblia que dicen que vale más comida humilde con buena compañía que grandes manjares sin amor. A comer en nuestra casa invitamos a los familiares, a los amigos, a aquellos con los que tenemos confianza.

A Jesús se le puede conocer de muchas maneras. Una de ellas es viendo con quién comió. Y aquí aparece, una vez más, su grandeza. Jesús se sentó a la mesa con gente muy variada –discípulos, fariseos, pecadores…- y haciéndolo vino a decir que su familia eran todos aquellos que estaban dispuestos a escuchar su Palabra y a ponerla en práctica, sin importarle otras cosas (origen, clase social… raza, color de la piel…).

Hoy el Resucitado organiza una comida con sus discípulos. La última vez que habían comido juntos había sido en la Última Cena. Podía estar enfadado, porque en “la hora” le habían dejado solo: les pudo el miedo a la confianza. Y sin embargo Él, que les conocía mejor que ellos mismos, les convoca de nuevo a una comida. Ha preparado las brasas y el lugar. Sólo falta el pescado. Por eso les pide a sus amigos que hagan lo que saben hacer: pescar. Aunque en adelante, como les había dicho, serán “pescadores de hombres”. Su ocupación y preocupación ya no serán los peces, sino las personas. Como hizo el Maestro…

Cada día, cada domingo, Jesús ha preparado el lugar y las brasas. Y nos invita a su mesa: a la Eucaristía. Cada uno debe llevarse a sí mismo, con su vida, sus preocupaciones, sus logros… Él promete darnos lo que tiene: su pan y su palabra. Y con eso podemos seguir haciendo camino.

La Pascua es el tiempo de la comunidad, el tiempo de la Eucaristía.

Señor Jesús,
gracias por invitarme a tu mesa.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, claretiano

icono comentarios 0 comentarios

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.

Palabra diaria

Viernes, 25 de abril de 2014

VIERNES DE LA OCTAVA DE PASCUA
Jn 21,1-14. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.

Lecturas Comentario
Liturgia Calendario
Ciudad Redonda en su email :

Últimos usuarios de Ciudad Redonda