Comentario al Evangelio de hoy

Ciudad Redonda

Queridos hermanos:

Nadie enciende un candil y lo pone debajo de la cama. Jesús ha venido a traer un mensaje de salvación, amor y esperanza para todos los hombres. No quiere ocultarlo, no quiere esconderlo. Su deseo es que todos lo lleguen a conocer, que todos sientan la potencia y la energía del amor de Dios, capaz de renovar sus vidas, de abrir nuevos horizontes, de llevarnos a una vida en plenitud. 

Lo que pasa es que siempre ha habido los que consciente o inconscientemente han querido ocultar ese mensaje. Han deseado que sólo fuese para un pequeño grupo de elegidos. Los mismos apóstoles se quejaron en un momento determinado a Jesús de que había otros que pretendían expulsar demonios en su nombre. Más adelante, a lo largo de la historia de la Iglesia también el Evangelio se ha ocultado bajo capas de tradiciones y costumbres, de moral y teología. Hasta la lectura de la Biblia se restringió durante mucho tiempo impidiendo que el pueblo cristiano accediese a la Palabra de Dios. 

Pero lo mejor es que la luz del candil sale siempre adelante. Siempre hay alguien que toma el candil y lo pone en el candelero para que todos lo vean. Pensemos en las grandes figuras del pasado. Un Francisco de Asís, por ejemplo. Con una vida muy sencilla hizo que todos viesen la potencia de la luz del Evangelio. 

La Iglesia no es sólo la jerarquía. Iglesia somos todos los creyentes. Iglesia es el Pueblo de Dios, los de arriba y los de abajo. Todos son responsables de hacer que la luz del Evangelio siga brillando en nuestro mundo y atrayendo a todos a la vida y a la esperanza. Todos somos responsables de hacer que el candil no quede oculto sino que brille en el candelero y que todos lo puedan ver. 

Nuestros pecados y limitaciones son muchos, como personas individuales y como institución. Pero tenemos en nuestras manos un tesoro y nuestro esfuerzo principal ha de ser no taparlo sino enseñarlo y mostrarlo al mundo. No se trata de fijarnos en nuestros pecados sino en el amor que Dios ha puesto en nuestros corazones para regalarlo, para vivirlo, para disfrutarlo. Ese es el regalo que Dios nos ha dado. Somos ricos y la única forma de incrementar esa riqueza es compartirla. Como la luz.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Ismael
Ismael

hace 5 horas, 2 minutos
Hoy la buena noticia de nuestro señor Jesús.
Nos dice que. Dios no nos faculta nada y si no que nos.demuestra y nos dice a diario q el amor q tiene por nosotros es infinito. De la misma nos invita a encender el candil y no ocultarlo si no que predicar a la sociedad a través de nuestras vidas y conversión que el Dios Padre ,Hijo y Espíritu Santo. Es el verdadero amor ,luz ,camino,verdad y vida
PAZ Y BIEN
Me gusta 0
antoniomirko
antoniomirko

hace 2 horas, 14 minutos
El que oculta el candil que ha encendido el mismo Señor, se guarda entre las sombras y su destino es tenebroso; en cambio, el que quiere ser luz se abre paso entre la gente para vivir bajo el sol, porque sabe que nada quedará oculto, ni siquiera bajo las sombras.
Me gusta 0
Isabel Valencia
Isabel Valencia

hace 7 horas, 48 minutos
Hay épocas en la vida, en que llorando hay que llevar las semillas, como dice el Salmo. Pero de pronto el Señor cambia nuestra suerte, y la boca se nos llena de cantos, entonces es el momento de ser agradecidos y colaborar, "En la construcción del templo". Dar lo mejor de nosotros mismos.Para que la luz se extienda en nuestro entorno cotidiano.
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

hace 10 horas, 29 minutos
El evangelio de hoy 25 de septiembre, nos invita para que seamos luz en la oscuridad de otros, somos el aliciente para nuestros hermanos más pobres y necesitados, Cristo viene al mundo a traer el mensaje de salvación, se despliega en amor y ternura, en compasión y misericordia, es la luz que ilumina nuestro camino lleno de tinieblas y oscuridad en nuestro diario caminar, el Señor con su presencia renueva y transforma nuestra vida, seamos esos instrumentos que el Señor necesita para que el Reino de los cielos sea extendido hacia los demás, caminemos con Cristo, quien es la luz, la claridad, quien nos guía por el sendero justo, hagamos que nuestra luz ilumine en valores éticos, morales, religiosos y sociales, despertemos en bien de la comunidad, fortalezcamos la esperanza, la fe, la » ver comentario
Me gusta 0
Federico
Federico

hace 10 horas, 52 minutos
Gracias por el comentario.
Me gusta 0
Oscar Hdez
Oscar Hdez

hace 10 horas, 50 minutos
Muchas gracias. Entendí mucho más con está explicación.
Me gusta 0
joseluisbonilla
joseluisbonilla

hace 13 horas, 26 minutos
Saludos.
Al difundir la buena nueva con nuestro accionar y mensaje, debemos ser como luz LED, Dios nos da talentos para utilizarlos al máximo.
Dios es amor.
Se les ama.
José Luis.
Me gusta 0
Miguel  Angel
Miguel Angel

hace 19 horas, 7 minutos
Nadie enciende un candil y lo esconde debajo de la cama. Jesucristo dice Sois la sal vosotros sois la luz. Jesucristo nos lo dice que somos luz toda la Iglesia porque Iglesia somos todos los cristianos no el templo de la primera lectura. Y si somos luz no podemos escondernos la luz la recibimos de Dios, el Amor lo recibimos de Dios. El Amor es esa luz de la que Jesucristo habla, nosotros tenemos que alumbrar a los demas
Amor , no esconder esa luz que es el Amor de Dios. Dice el Salmo EL SEÑOR A ESTADO GRANDE CON NOSOTROS, a estado grande en el momento en que nos regala el Amor que nos alumbra a la vida eterna. A estado grande con nosotros al regalarnos la Luz de la Vida, la cual no tenemos que esconder.
Me gusta 0
Pedro C.
Pedro C.

hace 1 día, 5 horas
"Amigo, no te hago ninguna injusticia. No nos ajustamos en un denario, . . . o es que tienes envidia porque soy bueno?
Semejante es el reino de los cielos a . . .

La envidia es un pecado capital, quiere decir de primera magnitud, pero al confundirlo con la celopatía, que muchos padecemos o padecimos, podríamos tener la impresión de que nos vamos a condenar. El celoso del bien ajeno, con frecuencia obtiene de ese sentimientoun estímulo para mejorar y no siente trizteza por el logro ajeno. Muchas veces junto a ese innoble sentimiento, prevalece una real admiración. No obstante el zarpazo de ese pensamiento negativo me ha sorprendido en ocasiones, de lo que me avergüenzo.
Tenemos citas o definiciones de la envidia, pecado capital: Dice el catecismo que la expulsión del paraíso f » ver comentario
Me gusta 0
Carmen
Carmen

hace 1 día, 6 horas
Gracias por la luz que nos dais todos los días. Que el un Señor los bendiga.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.