Comentario al Evangelio de hoy

Juan Lozano, cmf

Querido amigo/a:

La Cuaresma es el tiempo de una vuelta decidida a Dios, o sea, a sus enseñanzas, a sus caminos, los que nos va mostrando cada día en su Palabra. Palabra que hay que acoger en su totalidad, sin seleccionar sólo aquello que nos gusta, porque todos tenemos partes del Evangelio que nos resultan áridas y a las que nos cuesta convertirnos, como los habitantes de Nínive a los que Jonás insistió una y otra vez hasta que lo consiguió.

Cuaresma es tiempo de obras, de cambio de vida. Nosotros escuchamos con frecuencia la Palabra de Dios. Cada día nos miramos a su espejo para ver si nos vamos configurando con lo que Dios nos pide. Cada día volvemos a la escuela, en la que el Maestro nos va ayudando. Es una de las consignas de la Cuaresma: poner más atención a esa Palabra para contrarrestar otras muchas palabras que luego escuchamos en este mundo, y que generalmente no coinciden con lo que nos ha dicho Dios.

En esto consiste la conversión, mucho más profundo e integrador que las actitudes piadosas que se conforman con exteriorizar lo que toca hacer. Convertirse es aceptar aquella Palabra de Dios que todavía no hemos hecho nuestra. Ese es el signo de que estamos en el camino. Muy distinto al signo que piden a Jesús en el Evangelio de hoy, porque el signo que le piden es exterior y superficial; quieren espectáculo y Jesús se niega. El signo que Jesús quiere es interno, real, que se ve sólo en sus efectos a largo plazo.

Hoy es un buen día para preguntarse:  ¿Señor qué Palabra tuya todavía no he hecho mía? Ayúdame a descubrir mis resistencias, mis frenos, mi negativa a llevar la vida aquellas Palabras del Evangelio que me cuesta creer y vivir. Quiero hacerlas mías, amarlas porque vienen de ti y por ello son para mi “palabras” de vida plena, de vida eterna. Esta es la actitud, este es el signo, esta es la conversión.

Vuestro hermano en la fe
Juan Lozano, cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

José Manuel
José Manuel

hace 17 horas, 9 minutos
"VÍA CRUCIS"
Aquí está el dolor de una Madre.

Segunda Estación: “Jesús carga con su Cruz”
Oh Madre Dolorosa…tú que has sentido el gran dolor de ver a tu Hijo con una corona de espinas enterrada en su tierna cabeza; tú que le has visto su cuerpo todo latigado, sangrando, y su carne toda llagada… Ahora tienes que ver cómo, sin ninguna consideración, en esa piel tan herida y adolorida, le colocan una cruz. Tú, Madre, sientes en tu corazón, el peso apremiante de ese madero que colocan sobre los hombros de tu amado Hijo. Y tú María, sin poder tomar su Cruz aunque eso era lo que tu corazón deseaba hacer. Y todo lo guardaste silenciosamente en tu Corazón… ¡Todo lo hiciste porque confiabas en el amor del Padre!

Vía Crucis los viernes de cuaresma a las 18:00, » ver comentario
Me gusta 0
HDO SANCHEZQUIN
HDO SANCHEZQUIN

hace 13 horas, 42 minutos
Per-Don: por encima del don!!!
Todos los hombres necesitamos ser perdonados, porque...
todos los hombres hemos fallado, hemos pecado.
Pide perdón.
No esperes que sean los otros los que te pidan perdón a ti.
Me gusta 1
manuel lopez gu
manuel lopez gu

hace 13 horas, 41 minutos
gracias por su comentario Dios y la Virgen lo bendigan
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

hace 12 horas, 25 minutos
En este 21 de febrero, el evangelio nos invita para que creamos en JESUCRISTO, el hijo de Dios que vino al mundo para perdonar nuestras faltas y pecados, como también para reconciliarnos con el Padre Eterno y así tener vida en abundancia, Dios nos ama infinitamente y nos ha dado siempre signos para asimilarlos y vivirlos sin miedo ni temor, hoy estamos llenos de infidelidad, de incredulidad, queremos que Dios sea un milagrero, un mago y un negociante, pero la verdad no es esto lo que debe suceder, somos sus hijos y siempre está dispuesto a darnos todo lo que necesitamos, pero si respondemos con amor y alegría, llevar a la práctica los mandamientos, preocuparnos por participar de sus sacramentos y frecuentar la Reconciliación y la Sagrada Eucaristía, desarmar nuestro corazón amando » ver comentario
Me gusta 0
Ignacio
Ignacio

hace 9 horas, 41 minutos
desafortunadamente .no vivimos como Lo ordena Dios nuestro señor atravez de su evangelio. Y las consecuencias son Muy tristes .pido oración Porfavor estoy viviendo una tormenta en mi matrimonio gracias..
Me gusta 0
antonia
antonia

hace 7 horas, 47 minutos
Gracias por el comentario, aunque a veces no es fácil, no es fácil por los escritos de los hombres que sin querer a veces y otras con intención de querer llevar su opinión y mando predican un mensaje de amenazas y coacciones que no es el verdadero Mensaje que Dios quiere para todos. Si con verdadera búsqueda y sencillez buscamos hacer la voluntad del Padre creo que El no nos va a abandonar
Me gusta 0
Silvia Hernande
Silvia Hernande

hace 5 horas, 27 minutos
amen
Me gusta 0
mariodeguillon
mariodeguillon

hace 4 horas, 17 minutos
La lectura de Jonás nos llama a todos los que conformamos la comunidad eclesial, a una conversión a fondo, partir del corazón de hijos de Dios y hermanos entre nosotros. Teniendo muy presente que Jesús nos dijo que oremos aún por los que nos persiguen. Cuando vemos el odio de los comentarios en las redes sociales, much as veces de miembros de nuestra Iglesia, no nos prendamos en la polémica al que el maligno nos quiere llevar.Recemos por ellos y también por los denostados. El Señor así lo pide, porque su Reino es Amor.Abrazo y bendición fraternal para todos.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 17 horas, 15 minutos
Hoy el Evangelio nos presenta a Cristo en uno de los momentos más airados, más duro en sus palabras hacia los que le escuchan. Podríamos decir que está reprendiendo con firmeza. Y esa “reprimenda” viene cargada de citas de las Escrituras y de ejemplos sencillos y fáciles de entender. ¿Queréis pruebas?, ¿queréis señales? Estoy delante de vosotros y no me veis ¿qué más señales? Y cita el pasaje de Jonás y de cómo fue atendido tan solo a través de sus palabras, sin “efectos especiales”. Carga duramente contra los que deberían ser ejemplo de la sociedad (los doctores de la Ley y los fariseos) y les pone ante un espejo para que se vean, para que conozcan sus errores... Cuántas veces hemos deseado una señal, cuántas veces hemos dicho o pensado “Dios mío si tú hic » ver comentario
Me gusta 1
antoniomirko
antoniomirko

hace 4 horas, 3 minutos
Alimentanos señor con tu palabra, bautizanos con tu lluvia, reprendemos con tu tormenta, sálvanos con tu amor, instrúyenos con tu sabiduría, enséñanos tu justicia, perdónanos con tu misericordia. Bendito eres Señor Dios del universo, que enviaste a tu hijo para enseñarnos todo esto y para mostrarnos en carne propia la verdadera entrega de amor por los demás; sólo tú mismo podrías convertirte en el mayor profeta de todos los tiempos. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.