Comentario al Evangelio de hoy

Fredy Cabrera, cmf

¡Queridos compañeros y compañeras de camino!, saludos pascuales y fraternos.

La Palabra de Dios para este día nos recuerda dos fundamentales características de los testigos de la resurrección: no dejarse dominar por el miedo y no silenciar el mensaje de Vida Nueva propuesto por Jesús.

Hemos venido acompañando a San Pablo en sus viajes y hemos descubierto tanto la receptividad como el rechazo a su mensaje. A pesar de las amenazas e intimidaciones buscando acallarlo, había una convicción que lo llevaba a superar el miedo. En el texto de hoy Dios lo respalda y acompaña con estas palabras: «No temas, sigue hablando y no te calles, pues yo estoy contigo, y nadie te pondrá la mano encima para hacerte daño…».

Recordemos que la Iglesia cuando vive su vocación profética y busca que su anuncio a favor de la vida vaya acompañado con la denuncia de las injusticas siempre terminará incomodando.

Hoy son muchos los que en distintas partes del mundo son amenazados y amedrentados por la defensa de la vida en todas sus formas. Podríamos elevar una oración pidiendo fortaleza para los que son perseguidos y comprometernos con el Dios del Vida resucitada para que, venciendo nosotros el miedo, nos sumemos a esas luchas que se realizan en contra de tanto proyecto de muerte (minería, cultivos transgénicos, acaparamiento del recurso hídrico, etc.). Proyectos de un mundo capitalista que no buscan el bien de las mayorías sino el abuso y exceso de los recursos para enriquecer a unos pocos.

El Evangelio nos presenta la figura de la mujer que sufre dolores de partos y con tristeza padece el sufrimiento, “pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre”. Así debemos de ser los cristianos en el desarrollo de nuestro espíritu profético, valientes para enfrentar lo que conlleva posicionarse a favor de la justicia, la paz y la vida, seguros de los frutos que cosecharemos. 

En el Corazón de María, su hermano:
Fredy Cabrera, cmf.

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
Miguel Angel Miguel Angel
hace 10 horas, 35 minutos
Jesús hoy nos vuelve a repetir Vuestra tristeza se convertirá en Alegria .El Salmo nos dice Dios es el Rey del Mundo. Dios nos a creado le pertenecemos, venimos de Dios y volvemos a Dios. Cristo a resucitado Aleluya Aleluya. Vuestra tristeza se convertirá en Alegría esto quiere decir que la muerte no existe la Vida esta por encima de la muerte. De tener que llevar una vida triste llevar la tristeza haciendo el bien dando frutos para conseguir la Alegría eterna.
Me gusta 0
Lucía Bernardit Lucía Bernardit
hace 9 horas, 5 minutos
No me asusta la maldad de los malos , me atemoriza la indica indiferencia de los buenos.
Pienso en el tiempo de hoy
Entre nosotros que nos amamos me atrevería a decir que somos así ,pero con ayuda de la oración ,muchos sacrificios por amor vamos a cambiar Dios nos ama somos sus hijos predilectos
Aunque sufra injusticias e indiferencia creeré en el amor del otro aunque lloré , y me deprima amo a mis hermanos los hombres.
Me gusta 0
Alicia Alicia
hace 8 horas, 55 minutos
Si Dios, en una visión le dijo a Pablo, «No temas, sigue hablando y no te calles. Es de entender que Pablo también sintió miedo, en ese momento.

Y si, el sintió miedo, con mayor razón nosotros, podemos sentirlo, pero al igual que a Pablo, nos dice también el Señor, Yo estoy contigo y nadie te pondrá la mano encima.

El mal puede hacernos creer que nos domina, pero ánimo, Jesús derroto todo mal en la cruz, y tiene todo el poder (Mt.28:18-20). Por lo tanto su palabra no será callada jamás.

Hoy, Jesús nos dice: vuestra tristeza se convertirá en gozo. Eso es lo importante, recordar siempre estas palabras alentadoras de Nuestro Señor, no estar tristes ni dejarnos llevar por el miedo, que todo lo malo pasara.
Nuestra misión es seguir sus enseñanzas » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.